Fandom

Wiki Errantes

San Taldemar Nacámbar

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Neutral.png
San Taldermar Nacámbar
Imagen de San Taldermar Nacámbar
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Género Masculino
Raza Sin'dorei
Edad 185 años
Alineamiento Legal Bueno
Lugar de nacimiento Aldea Corona del Sol, Quel'Thalas
Residencia Reducto de la Tradición, Tierras Fasntasma
Afiliación Los Santos Vivientes de Belore Emperador
Estado Fallecido

Trasfondo:Editar

Taldemar nació en la Aldea Corona del Sol en las Marcas del Sur de Quel'Thalas, hoy en día en ruinas. Fue entrenado desde su infancia como rompehechizos en la Isla de Quel'Danas, donde conoció a la que sería su futura esposa, Divaria Esmeldis. Con ella contrajo matrimonio al completar su formación y marcharon a residir cerca del Desfiladero Thalassiano.

En el estallido de la Segunda Guerra una compañía de orcos penetró en la frontera thalassiana causando la destrucción de la zona. Durante el ataque Divaria fue mutilada por los invasores, los cuales le arrancaron parte de la cara con el objeto de arrebatarle su belleza. Desde ese momento, Taldemar, que nada pudo hacer contra los atacantes, juró que vengaría el ultraje contra su esposa (quien empezaría a llevar una máscara dorada a partir de ese día) matando a todos los orcos que pudiese.

Junto a su padre, Nasfael Nacámbar, luchó en la Segunda Guerra, en la cual perdió a su progenitor en un combate contra los orcos de la Horda, aumentando así el odio que sentía por esa raza. Durante el Azote que devastó el Alto Reino de los elfos, logró salvar su vida y la de su mujer.

Acompañando a las tropas del Príncipe Kael'Thas viajaron a la Tierra Prometida de Terrallende, para regresar a Quel'Thalas poco después cuando Voren'thal se negó a conquistar Shattrath y formó la organización de los Arúspices.

De nuevo en la patria se dedicó a cuidar de su familia, para la que construyó una casita en el Bosque de Canción Eterna y comenzó a invertir parte de su tiempo en el estudio de las sagradas escrituras belorianas. Es en este capítulo de su vida cuando la hagiografía del Culto al Sol Eterno narra varios episodios milagrosos de San Nacámbar, que de tal modo es conocido. Se tiene constancia que es en esta época cuando conoció al predicador Ashel Soldras, el cual le introdujo en un grupo de oración que posteriormente con la entrada de Vindar Ruedasolar se convirtió en la Comunión de Los Santos Vivientes de Belore Emperador. En ella ingresó también su esposa, que había entrado en la Orden de Sangre recientemente.

Como nuevos Santos Vivientes, el matrimonio se trasladó al Reducto de la Tradición, un antiguo enclave fronterizo thalassiano en las montañas cerca del Desfiladero Thalassiano que estaba siendo fortificado por los Apóstoles Perfectos de la Orden. Desde allí renegaron de la Regencia que gobernaba el Alto Reino y tomaron las armas para defender la patria de la Horda y de los "enemigos de la Tradición". Durante más de un año y medio protagonizaron matanzas contra patrullas de renegados, caza de brujos y apóstatas, de filósofos de la Luz Sagrada, pero también de combates contra los amani, reductos de la Plaga y de protección de viajeros thalassianos que se perdían en los bosques muertos de las Tierras Fantasma.

Cuando finalmente Los Santos Vivientes se aliaron con el Ala de Fénix para dar un golpe de Estado contra el Lord Regente en la ciudad de Lunargenta, tanto Taldemar como Divaria participaron en el mismo y fueron muertos durante la toma de la Aguja Furia del Sol, momento en el cual sus hagiógrafos señalan el instante de su martirio y ascensión a la santidad espiritual.

Milagros:Editar

1-. Devolución de la fe a un descreído:

"Caminaba sosegadamente San Nacámbar por los bosques de la Canción Eterna cuando escuchó un triste quejido procedente de un anciano que se ocultaba cabizbajo entre una bóveda de árboles, a la sombra. El Santo fue a hablar con él y le dijo: - ¿Por qué lloras, infeliz? A lo que contestóle el acuitado: - Que he perdido todas mis posesiones y ya no me queda nada. No tengo nada en mi vida de valor, más me valdría morirme aquí y ahora.

- ¿Pero no sabes, desdichado, que lo más valioso que tienes no lo has perdido y que al quedar ahora solo y sin rivalidad luce brillante como el Sol? Ante esta consideración de San Nacámbar alzó sus ojos lagrimosos el anciano, contemplando al Santo. Fue entonces cuando se agarró  a sus piernas y exclamó rompiendo a llorar: - Pues en verdad hoy he encontrado lo que creía perdido y ya no hay más que gozo en mi espíritu.

Tras la revelación, San Nacámbar le impuso las manos sobre la cabeza y le despidió: - Ciertamente te digo que es en los momentos de desesperación, cuando estamos humillados cuando Él se nos muestra. Ten fé, pues con ella, eres rico, dichoso y salvo.

Ante lo dicho, el anciano se recostó sonriente entre los árboles y abrazó allí la muerte en estado de gracia junto al Santo que lo había devuelto al redil en su hora más crucial."

Soldras 2,15.

2-. Aparición en los Baldíos:

Durante el Alzamiento de los rebeldes contra la Horda Garroshista, un grupo de cinco elfos de sangre muy devotos de San Nacámbar se extraviaron de su unidad de la Venganza del Sol. Con los últimos rayos del atardecer y siendo perseguidos por unos malvados jinetes orcos se ocultaron en un pequeño oasis que por fortuna hallaron. Allí empezaron a rezar al caer la noche con intensidad hasta que fueron alcanzados por sus persecutores, más de treinta. Sabiendo que no tenían ninguna oportunidad se aferraron a la imagen del Santo e imploraron su ayuda. Justo en el momento en el que las bestias de piel verde se lanzaban hacia ellos apareció de la oscuridad de la noche un caballo blanco cuyo jinete élfico portaba un mandoble de plata que comenzó a batallar contra los orcos, dando muerte a varios de ellos y haciendo huir al resto.

Identificando a San Nacámbar los sin'dorei se arrodillaron y entre lágrimas lo alabaron, mas cuando quisieron contemplar su divino rostro se percataron de que ya no estaba allí. Los dichosos testigos de este milagro todavía viven y los informes oficiales de la Rebelión notifican que en efecto aparecieron portando las cabezas de orco en El Cruce, donde se observó con asombro que los cortes eran limpios y que habían dejado un rastro de fuego en lugar de una herida sanguinolenta.

Apariencia:Editar

Taldemar era el prototipo perfecto de elfo de sangre. Alto como una torre, poseía un cuerpo hercúleo, de músculos cincelados y mandíbula masculina, prominente pero no intrusiva. El cabello largo y salvaje se asimilaba al fulgor del sol y los ojos radiantes de un color verdoso eran serios e inflexibles. Durante el combate portaba una espada larga y un inmenso escudo clásico que lo identificaba como rompehechizos. Cuando ingresó en los Santos se cubría con una túnica blanca de cabeza a los pies y portaba un mandoble de plata.

Carácter:Editar

Taldemar fue en vida un elfo de sangre cariñoso con su familia, su esposa y sus seres queridos. Atento y servicial, tenía un marcado sentido de la justicia. Detestaba especialmente a los no-muertos, trols y orcos, por lo cual sintió una fuerte animadversión hacia la Horda desde el primer momento en el que Quel'Thalas entró a formar parte de ella. Su carácter era intransigente con estas especies y marcadamente bélico contra aquellos de su raza que habían abandonado el Culto al Sol Eterno o abrazado prácticas extranjeras en su ideología. Él nunca se definió como fanático o radical, sino como un humilde servidor dispuesto a sacrificar cualquier cosa por el bienestar de sus compatriotas y por la gloria de Belore.

Ocupación:Editar

Rompehechizos, Santo Guerrero de la Comunión de los Santos Vivientes de Belore Emperador, Santo Beloriano.

Actualidad:Editar

Desde su martirio en golpe de Estado contra la Regencia, Taldemar ha ganado mucha popularidad entre las tropas del ejército. Su historial militar en la Segunda Guerra y durante la campaña de Terrallende lo han llevado a que sea considerado como Protector de los Soldados por los guerreros belorianos tradicionalistas de Quel'Thalas. Cada vez es más frecuente encontrar imágenes entre estos, que se emplean como salvaguarda durante la batalla en la que aparece San Nacámbar vestido con una túnica blanca y derrotando a un orco de color marrón con su mandoble plateado, el cual es situado a sus pies, exánime. También hay imágenes de él y su esposa bajo la forma de la Santa Pareja, que es empleada por los sacerdotes tradicionalistas como paradigma de la perfecta unión matrimonial. En ella salen representados Taldemar y Divaria - esta con su máscara dorada - con las manos unidas, vestidos con inmaculadas togas blancas y siendo bendecidos por Belore en forma de Sol Coronado encima de ellos.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar