Fandom

Wiki Errantes

Restauración de Kalimdor

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Restauración de Kalimdor
Imagen de Restauración de Kalimdor
Información del evento
Fecha 08/03/2014 - ??/??/2014
Lugar Kalimdor
Participantes
Druidas
Promotores

TrasfondoEditar

La Guerra en Kalimdor ha dejado el continente en un estado que debemos reparar y examinar.

Debemos ver el estado de Kalimdor, el estado del continente y el estado de la naturaleza y la fauna tras la guerra que Grito Infernal ha dejado a su paso.

Es posible que nos encontremos peligros mientras restauramos el equilibrio de la naturaleza en el continente, Kor´kron rebeldes que aún creen que su jefe de Guerra no ha fracaso, en tal caso de recibir hostilidades, tendremos que luchar.

El centro de operaciones será en Claro de Luna y a partir de ahí, viajaremos a diferentes zonas de Kalimdor para ver el estado de la zona, el estado de la fauna y la flora y restaurarla: curar animales heridos, plantar árboles que hayan sido talado o destruidos... etcétera.

Necesitamos de todo: Sacerdotes, Chamanes, Paladines, Druidas... Todo aquél que quiera colaborar y ayudar será bienvenido

¡Kalimdor nos necesita!

Diario de la TramaEditar

VALLEFRESNO - DÍA 1. (08/03/2014)

Los druidas han acudido a la llamada, pese a que han sido pocos han partido hacia Vallefresno, donde Arcnarus se puso en contacto con una centinela en Astranaar. 

La Centinela le dijo a los recien llegados que los Fúrlogs, lobos y osos de la zona, estaban más agresivos de lo normal, que los ciervos enfermaban sin remedio y que algo oscuro había. Arcnarus, antes de la reunión ha mandado una mensajera con el mensaje de que acuda todo el mundo que pueda a intentar restaurar el continente, todo aquel que quiera y pueda, será bienvenido.

Nuestros amigos. en la reunión decidieron, ir directos al corazón del bosque en el Túmulo druídico, no sin antes echar un vistazo a toda la zona.La zona está desolada: zonas desforestadas, animales enfermando y cayendo y Fúrlogs intentando dominar varios puntos y atacando todo lo que se mueve.

Al entrar en el túmulo, notaron que unos cuantos Fúrlogs agresivos les seguían. Elyzara y Troia sanaban y restauraban la semilla corrompida del corazón del bosque, mientras que Ticktop puso una barrera arcana que los Fúrlogs intentaban debilitar y destruir.

Finalmente, en colaboración de todos, sanaron la semilla y los Fúrlogs huyeron, volvieron a Astranaar victoriosos, pero aún quedan cosas por hacer en Vallefresno, investigar el origen de la agresividad de algunos animales y Fúrlogs, sanar los animales enfermos y repoblar los árboles desaparecidos...

Por hoy, los druidas se retiran a descansar en la posada de Astranaar, ya que, mañana será otro duro día, mientras esperan la llegada de todo aquel que quiera colaborar...


VALLEFRESNO - DÍA 2. (09/03/2014)

Hoy, Arcnarus ha dividido los grupos en dos: Uno de ellos ha ido a sanar los animales enfermos y a repoblar los árboles caídos en la parte este de Vallefresno y el otro a sanar a los Fúrlogs en el poblado al lado de Astranaar, el cuál sufrio un pequeño ataque durante esa noche, que fue repelido con éxito.

El aspecto de Vallefresno, ha mejorado, conforme al día anterior, gracias a las acciones del día anterior y gracias a que, el corazón del bosque fue limpiado de la corrupción

Mientras el grupo de la parte este hacía su trabajo con éxito y sin problemas: Arcnarus y Elyzara fueron al poblado Fúrlog donde, presenciaron un combate en una mini-arena en el poblado Fúrlog.

En cuanto tuvieron oportunidad, intentaron atacar al líder, el cual llamo a sus súbditos. Tuvieron que actuar rápidamente y entre Elyzara y Arcnarus pudieron reducirlo y sanarlo. Mientras intentaban huír del poblado, el otro grupo, llego justo a tiempo, pues llevaban desde que salio el sol trabajando duramente, entre todos consiguieron sanar el pueblo Fúrlog y antes de volver a casa... descubrieron que una parte de Vallefresno ardía y un elemental de fuego era el causante.

La zona, totalmente inendiada, fue un auténtico lugar de lucha contra el fuego y los elementales de fuego que yacían allí. Tras un rato de batalla, el líder. Lord Magmathar, aparecio. Algunos de los viajeros sufrieron heridas leves, no muy graves, y el elemental fue destruido.

Esa zona, tendra que esperar para ser restaurada, los viajeros se retiraron a la posada de Astranaar para hablar de su próximo movimiento y a esperar a más personas que quieran ayudar en la Restauración de Kalimdor.


VALLEFRESNO-LOS BALDÍOS DEL SUR (LLEGADA) - (14/03/2014)

Toda una semana llevan los que se han unido a la causa de Kalimdor, examinando la mejoría de los animales que enfermaban y el brote del renacimiento de la zona desforestada de Vallefresno. Esa noche, Arcnarus y los que le acompañan en su causa, han abandonado Vallefresno, tras una reunión, su siguiente objetivo es Los Baldíos del Sur, una zona que la guerra ha consumido y que necesita ayuda.

Durante el viaje, el grupo iba charlando y conociéndose más, pero también alerta, pues tenían que cruzar una zona de la Horda en misión de paz. El viaje por los Baldíos fue algo tenso y peliagudo, el grupo tenía todos los sentidos puestos en todos los sitios. También sufrieron las dificultades del terreno que el cataclismo produjo y al llegar al Alto del Honor, esta estaba siendo atacada por un grupo de Kor´Kron que aún resisten y que no saben que Grito Infernal fue derrotado y capturado.

El grupo lucho con fiereza y los orcos se retiraron, aunque muchos de los suyos cayeron. Esta noche el grupo ha dormido en el Alto del Honor y hoy hablarán con los que están allí para saber la situación de la zona, pero, se siente un aura oscura en la zona...


LOS BALDÍOS DEL SUR - DÍA 1. (16/03/2014).

El Alto del Honor permanece tranquilo, las edificiacioens dañadas son reparadas, y el grupo se pone en marcha. Sobrevuelan una pequeña zona de esa parte de los Baldíos y descubren que la zona de Hojarasca, lugar donde la naturaleza comenzó a crecer sin control durante el Cataclismo, tiene marcas oscuras en el suelo y los elementales están siendo esclavizados, teniendo una furia tremenda y dañando la naturaleza. Más al sur, en el quemado Campamento Taurajo, un pequeño grupo de Kor´Kron que aún son fieles a Garrosh están establecidos allí y atacan todo lo que no sea orco. En la grieta que hay entre el Bastión de la Desolación y el Fuerte del Triunfo, se ha detectado elementales desatados y furiosos que atacan ambas fortalezas. 

El grupo, ha ayudado a reparar parte que fue dañada del Alto del Honor y haciendo planes para empezar la restauración en dicha zona.

Al caer la noche, Arcnarus se encontraba cansado, algunos ya dormían cuando más personas se han unido a su causa: una Pandaren chamana muy mona y graciosa llamada Lyvia, una joven Elfa de la Noche Druida llamada Alarield, un Huargen Guerrero que va donde ella va llamado Klegaine, un Humano mago llamado Jaener, que quiere observar y estudiar la magia Druídica y un Elfo de la Noche Sacerdote llamado Lannel.

Mientras Arcnarus se presentaba a los nuevos, Ticktop que andaba por allí y Lyvia comenzaron a charlar, al igual que el resto del grupo, por un momento aquello parecia un paseo por el campo entre amigos que una campaña de restauración, cosa que a Arcnarus le molesto un poco, ya que, mientras ellos reían y charlaban entre ellos... la naturaleza y el equilibrio elemental pedía ayuda.

Por fin se pusieron en marcha, observaron que la zona de la Hojarasca estaba bastante dañada, misteriosas grietas en el suelo y los elementales rondando por la zona, al ver pasar al grupo intentaban atacarlos furiosamente.

El grupo protegía a Lyvia mientras ella se comunicaba con ellos y los calmaba, conforme avanzaban notaban como una gran oscuridad se cernía sobre la zona... y de repente... un terremoto sacudio la zona, seguido de un gran estruendo de dolor que estremecio al grupo... seguido de pequeños temblores de tierra con ese estruendo de dolor.

El grupo volvio rápidamente al Alto del Honor para hacer un plan, ya que no saben lo que es y quieren estar preparados para todo, los temblores en el Alto del Honor son menores que los de la Hojarasca, descansarán por hoy pues ha sido un día duro, pero deben averiguar que es eso y cuanto antes...


LOS BALDÍOS DEL SUR - DÍA 2. (20/03/2014).

El grupo, tras ayudar al Alto del Honor ha partido hacia la Hojarasca, los temblores eran más fuertes conforme avanzaban, los lamentos de tristeza y dolor se han escuchado durante esta noche como si de un alma en pena en sufrimiento se tratase.

Antes de partir, ha llegado alguien nuevo que se ha unido al grupo, una bella Draenei Chamana llamada Mithys, el resto del grupo se presento, allí faltaba Lyvia quién aún dormía como una niña pequeña, tan mona y achuchable que, decidieron no despertarla.

Fueron a la Hojarasca, la zona pintaba con mejor aspecto que el día anterior, aunque la tierra estaba muerta por el lamento de lo que fuera que estaba provocando esos temblores y esos lamentos, continuaron avanzando guiándose por los lamentos de dolor y agonía, siguiendose por los temblores de tierra, los cuales eran más fuertes y largos hasta que lo descubrieron, descubrieron el causante de tanto temblor y tanta devastación...

Un gran elemental de tierra, que estaba descontrolado y aplastando todo a su paso, era el causante de los lamentos y los temblores, todos se quedaron asombrados mirando tal elemental y rápidamente decidieorn actuar yendo tras él para intentar calmarlo. Pero, en ese instante, aparecieron cuatro figuras encapuchadas que comenzaron a usar energías elementales oscuras en él, los gritos de agonía del elemental eran más fuertes, se movía rápidamente y con violencia, lleno de dolor intentando dañar a sus enemigos y los temblores empezaban a ser más violentos. Uno de ellos se giró y se percato de la presencia del grupo alertando a los demás y preparandose para la batalla.

La batalla comenzó, el elemental estaba atado en el sitio sufriendo, no podía escapar así que eso facilitaría las cosas para luego. La batalal fue dura, saliendo herido dos personas del grupo: Arcnarus, quién sufrio una ráfada de lava oscura en todo su cuerpo y Mithys una descarga de relámpago que le acertó al cuerpo, pero finalmente lograron acabar con ellos y Mithys pudo comenzar a intentar comunicarse con el elemental, en ese momento, llego Lyvia poniendo morritos y algo enfadada porque la habíamos dejado dormir, al darse cuenta del trabajo que estaba realizando Mithys, se le unio rápidamente y el elemental fue calmado. En agradecimiento, el gran elemental les metio un gran achuchón a ambas y se unio a la tierra una vez más, feliz, los temblores cesaron aunque no la devastación que había dejado a su paso.

Arcnarus y el grupo caminaron por la Hojarasca, mirando la naturaleza descontrolada y teniendo que luchar contra algunos brotes o hienas hambrientas que buscaban darles un cariñoso mordisquito donde le pillase. Caminaron hasta llegar a un lugar específico de la zona, Arcnarus y Alarield hicieron un pequeño ritual druídico para poder hacer que la naturaleza se equilibrase, aunque sabían que no hacían mucho, el esfuerzo y la constancia por ayudar a la naturaleza de la zona eran más fuertes que cualquier otra cosa.

El ritual acabo y se dirigían al sur, al Fuerte del Triunfo como su siguiente objetivo, mientras caminaban, notaban como la oscuridad que sigue cubriendo la zona era más y más fuerte ,algo que no le gusto al grupo y que le preocupaba, además de un silencio inquietante, cosa que le parecía muy raro al grupo.

De repente... un aullido infernal sacudio la zona, se encontraban cerca de las ruinas de Taurajo el cual ahora es la última fortaleza que queda en pie de los Kor´Kron. Los aullidos venían de dentro, canes infernales aullaban y la fortaleza parecía muy vigilada, intentaron pasar en silencio y con cuidado pero uno de los francotiradores Kor´Kron vio al grupo y comenzo a abrir fuego contra ellos.

En el interior, los aullidos infernales seguían el sonido de los disparos como si estuviesen anunciando algo tenebroso y terrorífico, más guardias corrieron hacia su compañero disparando al grupo que actuo rápidamente y se alejaba a toda prisa de la fortaleza esquivando como podían las balas y flechas escuchando sus silbidos pasar cerca de ellos y viendo las flechas caer sin éxito.

La gran brecha que había dejado la guerra en los Baldíos del Sur entre la Alianza y la Horda se descubría ante ellos, pero, lo que allí pasaba era más asombroso y terrorífico aún: Canes de llamas atacando a los miembros de la Alianza y de la Horda, los cadáveres de ambas faccioens yacían, algunos canes los estaban devorando cruelmente cenandose a los caídos, también habían  Kor´Kron de la fortaleza de Taurajo luchando contra los miembros de ambas facciones. Los elementales de llamas y tierra estaban desatados y atacaban todo lo que veían y los chamanes oscuros los intentaban dominar y controlar haciéndolos sufrir. Era un auténtico campo de batalla de todos contra todos y un auténtico infierno que el grupo observaba con asombro y horror aquel campo de batalla hasta que... desde el cielo, dos poderosos meteoritos cayeron desde el cielo e impactaron en el Bastión de la Desolación y en el Fuerte del Triunfo casi a la vez.

El caos y el horror se sumaron más aún y algunos miembros del grupo gritaron de horror, corrieron hacia el Fuerte del Triunfo, las torres habían quedado totalmente destruidas y en llamas, el humo y el polvo se esparcían por todos lados y Arcnarus logró alcanzar a una superviviente del Fuerte del Triunfo, mientras el resto del grupo se disponían a mover piedras para rescatar a los supervivientes que pedían ayuda a gritos entre quejidos de dolor y confusión.

Tras recuperarse la chica del aturdimiento y la confusión se presento como la Oficial de Logística Salista quién miro a Arcnarus con una mirada desconfiada, luego miro a su alrededor, todo destruido y lleno de polvo entre las acciones y los gritos de los miembros del grupo por intentar rescatar a los supervivientes.

Lyvia y Mithys intentaban sanar y ayudar a los heridos, Klegainne levantaba piedras para rescatar a los supervivientes y descubrir a los fallecidos y Alarield lo ayudaba como podía.

Esta noche, tras un agotador y eterno intento de rescate en el Fuerte del Triunfo, han logrado conciliar el sueño a medias... ¿Cuál es su próximo objetivo? ¿A qué se enfrentan? Fuerzas oscuras invaden Los Baldíos dañando la naturaleza y desequilibrando a los elemento y han de ser detenidos... La Fortaleza Kor´Kron dodne estaba Taurajo, la cicatriz que tienen cerca... son sus próximos objetivos... pero antes, deben hablar con los supervivientes, para intentar ayudar en la zona y curar a los que aún queden heridos.


LOS BALDÍOS DEL SUR.- DÍA 3 (22/03/2014).

Al amanecer del caos de la noche anterior, el grupo, junto a los supervivientes de la zona se pusieron a reforzar las murallas y repararlos, Arcnarus estaba junto a la Oficial de Logística Salista y ella, estaba muy callada, centrada en su trabajo sin pensar en nada, como si su vida dependiera de ella junto a otros obreros, hasta que, Arcnarus interrumpio el silencio.


"-Arcnarus: Veo que... no eres muy habladora mientras trabajamos ¿eh? *dijo mientras descansaba un poco y se secaba las gotas del sudor de su cara*

Salista dirigió un momento la vista hacia el Huargen, parecía que lo examinaba, sus cabellos pelirrojos le cubrían toda la cara y gotas de sudor caían por su frente y mejillas, estaba algo exhausta de tanto trabajo sin parar. Finalmente... abrio la boca.

-Salista: Aún no me habéis dicho que hacéis un grupo de aventureros por aquí, Huargen, esto no es una zona nada segura, ya pudísteis ver anoche que.... *dijo con un gran pesar y rabia y sus ojos de empezaron a inundar de lágrimas, sumándose a las gotas de sudor que recorrian su rostro de apariencia tan delicada y bella a la vez.

-Arcnarus: Soy Arcnarus Lunasangrante, se muy bien lo que ocurrió, y no, no estamos de excursión, estamos restaurando el equilibrio natural y elemental de las zonas de este continente que han quedado destrozadas o siguen siendo esclavizadas, es nuestro trabajo y nuestro deber.

Salista dirigio su mirada directamente a los ojos verdes del Huargen y pareció esbozar una leve sonrisa, luego dijo su nombre presentandose y a continuación añadió:

-Salista: Vuestro deber... *dijo soltando un leve suspiro y secándose las lágrimas y el sudor* Todos tenemos algo que hacer, y un deber que cumplir sí, incluso los que se han ido *dirigio su mirada hacia donde había una de las torres que quedó totalmente destruída en el ataque de la noche anterior, allí se estaban cavando tumbas y enterrando a los fallecidos y dejo su mirada fijada en las acciones de los demás, como hipnotizada*

Arcnarus se fijo en las tumbas también, sus compañeros colaboraban o bien en reconstruir y reforzar el muro o en ayudar a transportar cadáveres y enterrarlos, Klegaine era uno de lso encargados de transportar cadáveres, Alarield había traído flores para las tumbas y mientras las ponía parecia decir algo en Darnassiano tras un pequeño rezo en silencio, Lyvia, intentaba ayudar con el refuerzo del muro, Mithys parecía también rezarle a los fallecidos y bendecirles hablando en Draenei. Todo el grupo estaba bastante ocupado, había sido una noche agotadora, pero el día de hoy los mantenía ocupado en otras cosas, para tener la mente despejada, de repente, Salista interrumpió el silencio diciendo...

-Salista: Los Kor´Kron que resisten, se han llevado prisioneros a algunos derrotados en combate y que no han asesinado, pero, nunca han regresado *miró al cielo oscuro, que impedía ver del todo el sol que se hallaba en el cielo, por el aura oscura que cubría la zona mientras suspiraba agotada y luego continuo* quién sabe, que tipo de torturas sufren, quizás son comida para los canes de las llamas o los usan de tiro al blanco o algo peor...

Arcnarus abrió los ojos como platos e intento tranquilizarla, luego le dijo:

-Arcnarus: Estamos aqui para ayudaros también, si necesitais hacer un asalto a su fortaleza lo ahremos, fíjate en este aura oscura que rodea toda la zona sur... ¿qué pretenden? esclavizan elementales, los torturan, dañan la naturaleza como si nada les importase, la tierra y los elementos sufren, sólo porque creen que es mentira que su Jefe de Guerra haya sido derrotado *dijo soltando un gruñido*

Salista le miró y le sonrío algo más animada y luego continuo con el trabajo".

Tras almorzar, se celebró un pequeño homenaje y una pequeña misa para recordar a los que fallecieron, durante la tarde siguieron trabajando y recibiendo noticias de la brecha del norte de la fortaleza. Al parecer, los elementales desatados seguían sufriendo y la batalla encarnizada se hacía más cruel y sanguinaria con el paso de los días.

Al caer la noche, los aullidos infernales comenzaron a poder oírse por la zona, Arcnarus se encontraba sentado junto al fuego mientras los demás descansaban en sus tiendas, cuando vio llegar a Ticktop con cuatro nuevas figuras: Un humano y una humana, un Huargen Druida y una Elfa de la Noche Druida con un aura algo misteriosa.

"- Arcnarus: Soy Arcnarus Lunasangrante y ¿vosotros sois? *miro a los nuevos con una sonrísa feliz aunque cansada con todo el día de trabajo, primero dirigió su mirada al humano, que parecía un cruzado*

-Proudmore: Cruzado Proudmore, he oído tu llamada de ayuda en este continente y lo he cruzado para ayudar con la luz *dijo haciendo una leve reverencia*

La chica, parecía estar asustada y sin saber que hacer, hasta que comenzó a hablar poco a poco:

-Chica: No recuerdo nada, no se ni quién soy ni que hago aquí, me encontré con Proudmore por casualidad y... luego con en gnomo... *dijo en tono triste y llorando*

-Ticktop: Niña, no llores, poco a poco tendrás recuerdos otra vez, tus viejos recuerdos aunque... ¡siempre puedes guardar nuevos recuerdos! *dijo asintiendo mientras la animaba y le sonreía*

-Arcnarus: Yo, también perdí la memoria hace tiempo, iba recordando poco a poco con recuerdos fugaces y... *fue interrumpido por La Chica*

-Chica: ¿Y los recuperó, recuperó su memoria? *su mirada fija y con un haz esperanzador hacia Arcnarus, que había puesto en esa pregunta la llenaba de vida y esperanza*

-Arcnarus: Por supuesto *le sonrío amistosamente y luego dirigió su mirada al Huargen* ¿Y tú que puedes contarnos?

-Redack: Mi nombre es Redack... soy un Druida y he acudido a tu llamada, Señor Lunasangrante *dijo en un tono algo seco, con voz firme y seria, luego le hizo una leve reverencia a la cual Arcnarus devolvió y la Elfa comenzó a hablar*

-Mimi: Mi nombre es Mimmi, y he acudido también a la llamada de la naturaleza sobre mi bello continente, y a quién también ha formado el grupo, *dijo mirando directamente a Arcnarus desde su capucha y esbozando lo que sería una sonrísa agradable*

Durante una charla agradable con el fuego, durante parte de la noche hizo que llegaran a descubrir que la chica, era una sacerdotisa de la luz y que recordaba parte de sus poderes, aunque no muchos."

Los aullidos infernales se escuchaban más cerca, hasta que se dio la voz de alarma y un grupo de Kor´Krons comenzaron un asalto al Fuerte Del Triunfo, rápidamente los soldados acudieron a defender su Fuerte en una lucha encarnizada, al igual que el grupo.

Durante la batalla, que duró sobre unas 3 horas le costo daños acasi todo el grupo, a pesar de que La Chica, apoyaba con su magia de luz y la Druida también, en un momento, cuando casi todo estaba perdido, Jaener apareció intentando mostrarles apoyo, pero apareció algo tarde. Ticktop había quedado KO, Proudmore, por defender a la chica también estaba fuera de combate, y La Chica, finalmente también cayo inconsciente y fuera de combate. Redack había sufrido heridas, y se tambaleaba herido, pero consiguió mantenerse firme, hasta el final del combate, Jaener no fue muy herido, Mimi tampoco sufrió graves heridas y Arcnarus, sufrió un intento de asfixia por parte de un orco, recibió 3 flechazos en el costado e iba perdiendo sangre poco a poco...

Finalmente, la defensa del Fuerte del Triunfo tuvo éxito con soldados no muy heridos, fue un éxito, que les paso factura a los nuevos del grupo, Mimi y Redack sanaron a los heridos y mientras el resto del grupo sonreía de haber sobrevivido y sentían alivio por las heridas restauradas, Arcnarus se fue a su tienda en solitario a intentar sanarse. Se quitó las 3 flechas en un aullido de dolor con cada flecha que se quitaba, había perdido mucha sangre, y no pudo hacer nada, cayo totalmente desmayado y sólo mientras perdía más sangre aún...


LOS BALDÍOS DEL SUR .- DÍA 4 (23/03/2014).

Arcnarus yacía perdiendo sangre poco a poco, Kaldoreis llegaron al desolado Fuerte del Triunfo, buscando al líder o alguien que llevase el grupo. Jaener dijo que no sabía donde estaba Arcnarus, hasta que... Salista dio la voz de alarma.

Una joven Elfa de la Noche sacerdotisa y un Druida entraron en la tienda y se encontraron la escena asombrados: Arcnarus yacía inconsciente en un pequeño charco de sangre, junto a él, en el suelo habían tres flechas que el mismo se había conseguido extraer antes de caer desmayado.

La Sacerdotisa hizo ungüentos y pociones, mientras el Druida le buscaba las heridas e intentaba calmárselas sin éxito alguno. La sacerdotisa vendo y consiguio sanar con éxito a Arcnarus quién despertó algo aturdido...

"-Arcnarus: Ugh... quién... ¿quienes... sois? *dijo mirando a la Elfa, la cual le recordaba mucho a su esposa que está en Ventormenta; Mithine*

-Druida: Salgamos fuera, el aire te vendrá bien *dijo ayudándole, y sacándolo fuera*

Arcnarus se fijo en la elfa y luego miró a los nuevos y se presentó:

-Arcnarus: Soy Arcnarus Lunasangrante, y estoy con este pequeño grupo que cada día crece más y más ¿venís ayudar a la restauración?

Los dos elfos que le habían ayudado asintieron, se le acerco un tercero presentándose, él estaba junto a Mimi y se dirigio al grupo de elfos y al Huargen.

-Galadh: Soy Galadh, un Druida, he venido para ayudar a Kalimdor y viendo el estado de esta zona, necesitamos que Elune nos ayude.

-Aelnas: Yo soy Aelnas Faunaespsa el Restaurador, mucho gusto volver a verte Arcnarus *le sonrío ampliamente y su viejo amigo, Arcnarus le devolvio la sonrísa y miro a la Elfa*

-Darathiel: Mi nombre es Darathiel del Alba, vengo siguiendo vuestro grupo, a solas desde hace días, llegue dos días tarde a Vallefresno, ya habíais marchado, soy una Sacerdotisa de la Luna y es un gusto poder estar con vosotros *hizo una leve reverencia y le sonrío muy cariñosamente a Arcnarus, él le devolvio la sonrísa y al poco los aullidos empezaron a oírse*

El Capitán de la Fuerte aviso de un ataque, ¡los elementales desatados, habían cruzado la brecha e intentaban tomar la fortaleza! entre el caos que se empezó a formar y la batalla, el grupo consiguio escapar, viendo como la batalla, parecía que la ganaban los elementales, Aelnas, voló hacia otro lado separándose del grupo, Jaener, se quedo dentro resistiendo.

Fuerta sólo quedaba un misterioso Humano Caballero de la Muerte, de nombre Mauro, que se les unió y cuando el grupo observó la brecha... la desolación y desesperación se apoderaron de ellos, pero también el corage y el valor.

La batalla dentro de la brecha había finalizado, cadáveres por todas partes, los elementales de fuego caminando a sus anchas... y algunos Kor´Kron a lo lejos que luchaban contra la Horda y la Alianza y hacían prisioneros...

Entre los elementales había uno más grande, el que se podría decir que era el líder, Arcnarus no se lo pensó dos veces y saltó, sus compañeros le siguieron y pronto, los elementales les rodearon.

Galadh y Arcnarus intentaron calmar al elemental grande, sus ojos se iluminaron y empezaron a canalizar magia para calamrlo, mientras Darathiel, intentaba proteger al grupo y Mimi y Mauro luchaban por protegerse a ellos y al grupo.

Con cada elemental derrotado, este explotaba intentando dañar al grupo, algo peligroso, puesto que casi al final del combate los dos últimos elementales se autoinmolaron, dejando fuera de combate a Galadh y Mauro, el resto salieron con heridas no muy graves y Arcnarus sólo, en un último esfuerzo e intento logró calmar al elemental.

Al haberse calmado el gran elemental de fuego, el resto se calmo y desaparecio, dejando paz y silencio en la zona... el sonido de lucha y del acero golpear los enemigos, los gritos de la batalla y sonidos de placas al camianr o caer... todo se había desvanecido ya.

Antes de que Darathiel pudiese hacer algo, llegó un carromato lleno de prisioneros y Kor´Krons que se fijaron en el grupo y los caídos, sonrieron con malícia y se llevaron a la fuerza a Galadh y Mauro a su fortaleza, en el interior del carromato se podía ver muchos prisioneros conscientes e inconscientes.

La furia de Arcnarus y Darathiel aumentó, ella quiso ir inmediatamente pero... el capitan con la escolta llegaron:

"-Darathiel: Arcnarus, ¡no podemos dejarlos en manos del enemigo! ¡Tenemos que ir ya! *sus ojos estaban lacrimosos por la impotencia que sentía*

-Arcnarus: *La abrazó para reconfortarla y darle fuerzas y le acarició el pelo suavemente, luego la miró a los ojos y añadió* Darathiel, es muy peligroso que vayas tu sóla, tenemos que volver, nos piden volver... entra en razones, atacaremos esa base, te lo prometo y liberaremso a todos los prisioneros, esos Kor´Kron son los causantes de todo esto *sus ojos se encendían de ver y recordar todo lo ocurrido en días anteriores*

Darathiel entró en razones y por fin volvieron, allí se encontraron con Aelnas que había regresado y ambos se pusieron a hablar en Darnassiano, de repente, un ciervo con aspecto blanco como la nueve y aspecto fantasmal, llegó y se apareció ante Arcnarus, le imponía mucho respeto y el ciervo comenzó a hablar mirando a Arcnarus directamente a los ojos:

-Ciervo: Se que uno de los que siguen nuestro ancestral círculo ha sido llevado ante el enemigo, ten... toma este cuerno, te servirá para el asalto, tócalo cuando lo necesitéis y una bandada de grifos acudirá en vuestra ayuda... mucha suerte.

El misterioso ciervo se fue sin mediar, palabra alguna, sin dejar a Arcnarus preguntarle nada siquiera, desapareció cual fantasma mientras se lajeaba del Fuerte y Arcnarus se quedo mirando un rato el cuerno, luego fue a hablar con el capitán:

-Arcnarus: Capitán ¿ibáis a asaltar la Fortaleza Kor´Kron?

El capitán dirigió una mirada al Huargen y se dispuso a hablar agachando la cabeza:

-Capitán: ibamos... no tenemos operativos suficientes como para realizar un ataque con éxito, con los ataque casi diarios y el gran asalto de hoy... quedamos muy pocos en el Fuerte *dijo suspirando con tristeza*

-Arcnarus: Me han dado esto *le enseña el cuerno* son refuerzos por decirlo así, si colaboraos entre todos podremos realizar un ataque con éxito.

El Capitán examinó el cuerno con curiosidad y al poco se lo devolvió a Arcnarus con mirada decidida y con valor infundido dentro de él, le asintió y le dijo:

-Capitán: Dentro de dos días atacaremos, avisa a los de tu grupo y preparaos.

Arcnarus asintió y se volvió hacia Aelnas y Darathiel, quienes hablaban junto al fuego de la hoguera, les explico todo y Darathiel fue a prepararse mientras que el resto se retiraban a descansar, había sido un día duro, y dentro de dos días lo sería más aún...

La Fortaleza Kor´Kron se encuentra donde estaban las ruians del Capamento Taurajo, casi impenetrable, con guardias vigilando la zona y canes de llamas sedientos de carne viva para satisfacer su apetito. ¿Cómo entrarán, lograrán el asalto con éxito?

Mientras Arcnarus se tumba en su tienda a descansar, en su mente se dibujan posibilidades de ataque, coge el cuerno y lo examina mientras sonríe confiado y con esperanza de que ese ataque saldrá con éxito...

LOS BALDÍOS DEL SUR .- DÍA 5 (25/03/2014).

El grupo corrió hacía la fortaleza Kor´Kron, el ataque de la Alianza y la Horda hacía dicha fortaleza ya había comenzado hacía apenas escasos minutos y la furia de la batalla se palpaba. Una máquina de asedio de la Alianza intento derruir uno de los muros sin éxito alguno en un primer intento. Mientras los tiradores de la Alianza intentaban derrotar a los tiradores y magos oscuros quese encontraban en uno de los muros, Arcnarus y el grupo esperaban impacientemente su oportunidad de ataque.

Arcnarus, notó que se habían unido nuevas personas al ataque desconocidas, dos gnomos, una Kaldorei que portaba un arco, una humana Paladina de cabello pelirrojo y expresión impasible, portaba armaduras de luz bastante llamativas ¿acaso sería alguna Alta Señora envíada de algún sitio? a su derecha estaba un Huargen que protaba grandes armaduras y un sombrero de copa ¿algún tipo de noble de Gilneas? y por último, una chica que portaba dagas.

Mientras esperaban pacientemente, Arcnarus, observó que las fuerzas del Fuerte sufrían bajas rápidamente, no quería más muertes y observó el cuerno, no lo dudo y lo alzó haciéndolo sonar.  El sonido del cuerno se escuchó por toda la zona, como una pedida de ayuda, del cielo aparecieron los Grifos, tal y como le había dicho el misterioso ciervo... mientras los grifos derrotaban a los Kor´Kron del muro, la máquina de asedio logró destruir una pequeña parte del muro, era su oportunidad y no la debían desaprovechar. Los soldados activos del Fuerte entraban, el grupo se coló entre ellos y vieron, como los operativos de la Horda entraban también para liberar a los suyos cautivos.

Mientras la lucha comenzaba dentro, el grupo se disponía a buscar a los prisioneros dentro de la base. Habían 2 edificios grandes y uno pequeño, probablemente, en los edificios grandes estarían los prisioneros, aunque habían algunas jaulas fuera, algunas contenían canes infernales sedientos de sangre, que comenzaban a intentar embestir sus jaulas, otras contenían cadáveres que se pudrían dentro de la jaula y otras prisioneros pidiendo ayuda.

El grupo derrotó a cada Kor´Kron que salía a su paso intentando atacarles, de uno de los edificios, salieron dos orcos de aspecto terrorífico e imponente: uno vestía togas oscuras, el otro, armadura de mallas con estilo chamanístico y hachas. Uno de los Orcos se dirigió al otro diciendole:

"-Brujo Kor´Gromsh: Acaba con estos insensatos, que sus cuerpos sean alimento de los canes *decía sonriéndo con malicia y luego soltó una carcajada mientras se alejaba y abría las jaulas de los canes*

-Chamán Oscuro Gromm´thor: Así que vosotros sois los qué habéis calmado nuestros bellso elementales y asesinado a nuestros compañeros, vuestros gritos de horror, agonía y desesperación lo oíra todo Azeroth... sentirán que nunca debieron plantarle cara a Grito Infernal *dijo soltando un gruñido de batalla y preparándose para la batalla*

-Arcnarus: ¿Crees que habéis ganado? Este es vuestro fin, hoy pagaréis todo lo el daño que le habéis hecho a los elementos y la naturaleza"

La Batalla comenzó, algunos miembros del grupo se centraban en los canes, que eran un total de 15, pero atacaban en grupo haciéndolos peligrosos, mientras tanto el Chamán Oscuro intentaba herir a los miembros del grupo con ataques bastante potentes. La batalla en la fortaleza, se inclinaba de parte de los asaltante, cayendo los Kor´Kron como moscas, acto seguido, los soldados comenzaban a liberar a los prisioneros de las jaulas, en una de ellas se encontraban los dos miembros secuestrados del grupo de Arcnarus, yacían inconscientes y algo heridos, como sí hubiesen sufrido algún tipo de tortura o algo parecido.

La batalla contra el Chamán Oscuro finalizó pasado un buen rato de intenso combate, algunos miembros habían sido heridos por el Chamán o por los canes, los cuales, algunos salieron huyendo al ver caer a sus compañeros.

Arcnarus y su grupo se unieron al rescate y liberación de los capturados, habían bastantes y miraban horrorizados los que habían caído. El sonido de un carro con algunos prisioneros se escuchó, el Brujo Kor´Gromsh huía rápidamente hacia el sur, todos miraron paralizados como huían, nadie pudo seguirlo y la furia e impotencia llenaron a todo aquel que lo vio.

El capitán dió la orden de regresar, todos regresaron al fuerte donde se había quedado Darathiel para curar a los heridos, cuando vió al grupo regresar con los compañeros secuestrados su mirada fue de emoción y alegría al ver el triunfo. Se puso a atenderlos, mientras la Paladina se sentaba junto al fuego, Arcnarus se puso junto a ella e intercambio algunas palabras con ella.

"Arcnarus: Gracias por haber venido, pero ¿quién sois? *pregunto con curiosidad mirándola de arriba a abajo, examinándola bien*

La Paladina dirigió su mirada hacia el Huargen y tras mirarlo unos segundos añadio:

-Lady Shallya Dorvan, Alta Paladina de la Capilla de la Luz, para servirle, Lunasangrante *hizo una leve reverencia y continuo hablando* las noticias de la Restauración, han lelgado hasta allí, he decidido seguirle y ayudarle con el poder de la luz, si me lo permite...

-Arcnarus: Encantado *le sonrío* es un honor tener a alguien tan... importante entre nuestro grupo *dirigió la mirada hacía el Huargen y le pregunto* ¿Y usted es...?

-Andrei: Soy Lord Andrei Vasilovich Borislov, de la casa Borislov, Aristrócrata y noble Gilneano *se quitó el sombrero haciendo una leve reverencia*

Arcnarus le devolvió la reverencia, el capitán se sentó con ellos y les dijo que los que se habían quedado vigilando la Fortaleza, habían visto pasar el carromato con el orco pasar cerca y la pista de las huellas se perdía en el Marjal Revolcafango.

Todos asintieron, Los Baldíos necesitan algo más de restauración, que le dedicarán esta semana tras acabar este infierno del cual han salido victoriosos. El aura oscura que cubría la zona, se desvanece, pero mientras restauran el equilibrio natural y elemental de la zona, el capitán ha enviado varios exploradores al Marjal, aunque Arcnarus ya sabe su próximo destino para visitar... El Marjal Revolcafango, espera al grupo para acabar con ese orco y ver el estado de la zona...


LOS BALDÍOS DEL SUR - MARJAL REVOLCAFANGO (LLEGADA Y PRIMERA NOCHE) - (29/03/2014)

Arcnarus y el grupo llevan estos 4 días, ayudando a crecer y restaurar vida nueva, en la desolación de los Baldíos del Sur. Pero hoy, es cuando parten hacia el Marjal Revolcafango, en busca de pistas. Darathiel ha estado ocupada curando a los heridos durante estos días, el grupo, parte de él descasa, la otra parte, han partido en busca de ayuda.

Un enano apareció en la Fortaleza, miró a Darathiel y un nuevo Elfo que había llegado y comenzó a hablar a los Kaldoreis:

-Valtheim: ¡Necesito ir al baño, que me meo! ¿Dónde puedo ir en este sitio dejado de la mano de los titanes?

Darathiel y el Kaldorei guerrero, se le quedaron mirando con cara de no saber que responder, luego el guerrero le respondió amablemente:

-Kaio: Mi nombre es Kaio, soy amigo de Darathiel, la protejo en este viaje peligroso, que su fin es benévolo y restaurador *se inclinó y prosiguio* como tiene prisa, hay unas letrinas allí atrás *señalo un punto cerca de la torre que quedo que pie tras el ataque*

El enano fue corriendo a hacer sus necesidades, en ese instante, Arcnarus salio de su tienda, con todas las cosas recogidas para partir, se dirigió a los Elfos que conversaban entre ellos y les comunicó que ya partían. El enano llegó y se presentó como Valtheim Thandruinsom.

Durante el viaje, que todos iban en sus sables, excepto Valtheim que había llamado a su Carnero y no aparecía, decidió ir andadno. Los Kaldoreis y el enano hablaban sobre Elune y los Titanes, el humos del enano era muy verde, y también era algo malhablado, cosa que hacía que los viajeros se rieran de algunos de sus comentarios, pues tenían gracia. Al poco de adentrarse al Marjal, teniendo los Baldíos aún cerca encotnraron el cádaver de un Jabalí, su muerte era reciente, aunque tenía un gesto de haber muerto sufriendo de alguna manera no muy normal. No había signos de violencia en él, ni de ataque, ese cadáver parecía un aviso de algo. El enano se acerco y examinó el cadáver, posándose cerca de él, Arcnarus, iba distraído y se empotró contra un árbol, saliendo su colgante por los aires.

"-Valtheim: Pobre Jabalí, era tan joven y hermoso, ¡Ningún Jabalí merece morir de ninguna de las maneras!

Darathiel y Kaio se posaron cerca del enano mirando el cadáver, mientras tanto, Arcnarus logró encontrar su alianza de boda, pero no su colgante:

-Arcnarus: ¿Habéis visto mi colgante? *se fijó en el Jabalí* ¿De qué ha muerto?

-Darathiel: No lo sabemos, de todas formas merece un entierro, te ayudaré a encontrar el colgante, aunque no se ve mucho, pero tengo una antorcha. *Encendió una antorcha y comenzó a caminar por las cercanías, sus descalzos pies topaban con la tierra seca y fría, si tocaba algo fuera de lo normal lo notaría enseguida*

Arcnarus comenzó a cavar en forma felina un agujero en el suelo, cuando había cavado lo suficiente, entre Kaio y Valtheim lo metieorn en el agujero y Arcnarus lo tapó. Darathiel piso algo y miró con su antorcha, un colgante en forma de luna y con un lobo aullando yacía bajo sus pies. Lo cogio y observó, el grupo ya iba hacia ella cuando ella le dio el colgante a Arcnarus, este le dio las gracias y decidieron seguir los caminos del misterioso Marjal a pie, llevando las riendas de los sables en las manos."

Conforme avanzaban, se notaban observados y comenzaban a notar un cansancio repentino, los sables, estaban asustados por algo y se mostraban nerviosos. Conforme avanzaban, el cansancio aumentaba un poco más, comenzaban a oír susurros, muchos susurros a la vez que no decían nada coherente o audible totalmente, pero comenzaban a escucharlo. Darathiel, caminaba con su traje algo levantado, el enano hacía chistes que no enseñara los tobillos mucho, Arcnarus, le dejó una toga suya para que no pasara frío ya que, la temperatura allí era más baja de lo habitual. Ella le dio las gracias y continuaron andando todos, el enano sabía de una torre que usaba la Alianza antes del ataque a Theramore.

Llegaron a la torre, el aspecto de todo el Marjal daba la sensación de que todo estaba como suspendido en el tiempo, el aspecto de la torre era una torre en ruinas, cerrada y abandonada. 

"-Valtheim: ¡Yo abriré esta puerta, apartad elfitos! *cogio la puerta con fuerza y tiró de ella, la puerta cedió haciendo un chirrido que resonó en toda la zona, haciendo un eco que amplifico todo el sonido*. Y a ver si se callan ya esas putas voces ¡COJONES!

-Kaio: será mejor que entremos con los Sables, parecen nerviosos.

Todos entraron y cerraron la puerta, el enano subio a comprobar si había algo o alguien arriba, mientras tanto. Encendieron una hoguera abajo y comprobaron el estado de la torre. Una torre abandonada, almas cogiendo polvo en un lado, unas cuantas cajas vacías a su lado y poco más había en la torre.

-Valtheim: Arriba no hay nada, ni naide, tenemos la torre para nosotros.

-Darathiel: Yo estoy tranquilizando a mi sable, está muy nervioso y... 

Su grito, se vio interrumpido por un escalofriante grito que se escuchó en toda la torre, todos se quedaron helados, los sables se pusieron a maullar tristemente mientras sus dueños los calmaban, una caja fue empujada por las escaleras, cayendo escaleras bajo rodando y rompiéndose de repente.

-Kaio: Por Elune, este sitio está maldito..

Arriba, comenzaron a oírse murmullos y pasos, pasos violentos, de repente una figura oscura pasó por delante del grupo y ascendía las escaleras, al poco desaparecio dejando al grupo menos al enano, algo sorprendidos y asustados.

-Arcnarus: ¿No oís las voces? ¡CALLAOS! *se tapó las orejas para dejar de oír los susurros, que seguían escuchándose*

-Kaio: Si prestáis atención lo podéis escuchar, creo que es hora de que subamos arriba.

Darathiel ya se disponía a subir armándose de valor, todos la siguieron para que no fuese sóla, la sensación de cansancio era mayor pero resistían como podían. Cuando llegaron todo estaba tan normal arriba, no había nadie. Observaron con asombro el escenario desde lo alto de la torre: Lamentos que se escuchaban pro todas partes y almas en pena gimoteando y poblando toda la zona que estaba vacía del Marjal.

-Darathiel: Por Elune, pobres almas en pena... siempre escuché que este sitio estaba maldito pero, ahora veo que es verdad.

-Kaio: No debemos estar por aquí mucho más tiempo, corremos el riesgo de quedar apresados.

-Arcnarus: ¿Y qué hay del Brujo y los que se ha llevado? ¿Debemos abandonarlos a su suerte?

-Valtheim: No, simplemente debemos pasar de la fiesta de los fantasmas y punto.

De repente, se escucho un sonido fuerte, procedente de algún lugar no muy lejano de la torre, seguido de un gran rugido que parecía proceder de una bestia o un orco, tras eso muchos gritos de terror y agonía les siguieron sumándose a los lamentos de las almas en pena. Bajaron todos corriendo, los susurros ya eran algo audibles, decían cosas como "...ayudadnos... venid hasta nosotros... os necesitamos...".

Abajo, cuando el grupo ya estaba casi rendido al sueño, empezaron a oírse golpes violentos en la puerta, pasos otra vez arriba y algunas sombras pasaban. El grupo miraba con asombro, intentando calmar a los sables e intentando no hacer caso a las voces.

De repente, una de las lanzas que descansaba en el suelo, salió disparada hacia la puerta con violencia.

-Darathiel: Me parece que esta noche no vamos a... dormir *dijo totalmente aterrada*

-Valtheim: Bobadas, esto es de lo más normal entre no-muertos ¡No se de qué os asustáis chicos!

-Kaio: Yo ya... me siento muy cansado... *se echó a dormir entrando en un sueño profundo*

Arcnarus quitó la lanza y la puso en el sitio, abrio la puerta y no vio a nadie, la cosa se calmo, al cerrar la puerta, toda la actividad volvió a escucharse y oírse, el grupo se durmió poco después, rendidos ya por el misterioso cansancio que les rodeaba.

Mientras tanto, los lamentos de almas en pena rodearon la torre y las afueras toda la noche, y las actividades paranormales también, fuera, a lo lejos, se divisa un grupo de los prisioneros que han logrado escapar, llegar a una misteriosa casa, que no parece abandonada, en tal lugar maldito..."


MARJAL REVOLCAFANGO (ÚNICO DÍA) - (05/04/2014)



Spotlights de otros wikis

Wiki al azar