Fandom

Wiki Errantes

Rembrand Montenor

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Alliance.png
Rembrand Montenor
Imagen de Rembrand Montenor
Información del personaje
Título Conde
Género Masculino
Raza Humano
Edad 46 años
Alineamiento Neutral-Bueno
Ocupación Patriarca de la Casa Montenor
Lugar de nacimiento Ciudad Capital, Lordaeron
Residencia Condado Montenor, Bosque de Elwynn, Reino de Ventormenta
Afiliación Condado de Montenor La Alianza
Estado Fallecido

TrasfondoEditar

Infancia: Editar

Rembrand nació en el año 14 antes de la Apertura del Portal Oscuro en Ciudad Capital, Lordaeron. Su nacimiento fue prematuro, de tal manera que matronas y doctores aconsejaron especiales cuidados para el que sería el heredero de Lord Henrich Montenor, un noble lordanés de linaje guerrero. Durante los tres primeros años de su vida Rembrand creció con algunos problemas de salud, pero sin nada destacable. Al igual que cualquier otro niño de la nobleza, el joven Montenor recibió una esmerada instrucción religiosa junto a una buena educación en letras y formación marcial. A la edad de doce años, recibió su primera espada de acero, con la cual se esperaba que aprendiese a completar los ejercicios militares más serios tras haber superado - con cierta dificultad - la etapa más básica.

Sin embargo, para decepción de su padre Henrich, Rembrand apenas era capaz de sostener la espada con dos manos y con un gran esfuerzo por unos instantes. La dolencia que lo aquejaba de pequeño nunca lo había abandonado del todo, y se estaba transformando en un muchacho débil y propenso a enfermar. En un invierno especialmente frío meses antes de la Segunda Guerra, Rembrand estuvo a punto de morir de una terrible gripe. Pero no solamente sobrevivió, sino que al año siguiente decidió acompañar a su padre a la batalla, para demostrar a todos los chismosos que él era un hombre joven y fuerte. Sin embargo, en su fuero interno sabía que para nada era esa la realidad. Rembrand empleaba una armadura incompleta, de ligero latón que pretendía ser de acero; mientras que se buscó una espada con estructura de madera revestida con un falso baño plateado que a distancia parecía de verdad. Por si eso no fuera poco, siempre iba escoltado por un nutrido grupo de guardias que le permitieron abstenerse de participar físicamente en el combate.

Una vez finalizada la Segunda Guerra, y ya con veinticuatro años de edad, la salud de Rembrand iba de mal en peor. Su padre Henrich llegó a pensar que el niño estaba hechizado, y le pidió a su nuevo consejero Morevius Velmora que investigase las afecciones de su hijo. Sin embargo, el Magus stromgardiano le refirió que sus dolencias no tenían que ver con la magia o la hechicería, sino con un fallo de nacimiento que lo hacía deteriorarse y degenerar de manera muy rápida. A la opinión de Morevius se sumaron las de otros médicos más tradicionales, que eran mucho más severos en su diagnóstico y no le daban a Rembrand Montenor más de cinco años más de vida.

Edad adulta: Editar

Tal como habían vaticinado los galenos, al lustro siguiente, Rembrand era un esqueleto más que un ser humano. El anciano Henrich Montenor le pidió a su consejero que prolongase su vida (sin emplear hechizos malignos), pero sí autorizando alguna pócima alquímica que al menos le permitiese recobrar algo de su salud y fuerza. Morevius siguió los dictados de su señor y elaboró un elixir que había aprendido en sus años de Dalaran, que los instructores desaconsejaban por sus fatales efectos secundarios. Sin embargo, el brujo desoyó cualquier advertencia del pasado y elaboró la poción para el doliente Rembrand. La solución del magus funcionó. Rembrand ganó kilos y logró dejar atrás el lecho donde se veía postrado de continuo; incluso logró cabalgar de nuevo sobre los lomos de su caballo. Empero, al año de tomar la pócima empezó a engordar mucho.  Para cuando la Tercera Guerra ya había estallado y los Montenor se retiraron hacia el Reino de Ventormenta al huir de la Plaga, Rembrand pesaba más de ciento ochenta kilos y había que desplazarlo en una carretilla especial.

Lord Rembrand Montenor joven.jpg

Rembrand Montenor a los veintitrés años de edad. Poco antes del colapso de su estado físico.

Una vez asentados en los que sería el Condado Montenor del Bosque de Elwynn tras la Tercera Guerra, Rembrand se hizo con la titularidad de su casa cuando su anciano padre murió a la edad de sesenta y siete años. La pérdida del patriarca convirtió a la Casa en un barco sin capitán en la que la nueva cabeza visible pasaba más tiempo aquejado de dolores que gobernando su tierra e impartiendo justicia. Sin embargo, debía reforzar su posición y para ello contrajo matrimonio con Cristhine Vernolde, una damita de quince años de la burguesía ventormentina que buscaba ennoblecerse. El día de la boda entre Rembrand y la jovencita Cristhine, fue como la bajada al más feroz de los infiernos para la muchachita, pues en aquella noche la mole enfermiza y grasienta que sería su marido la hizo mujer con ayuda especial de las pócimas del brujo Morevius. No obstante, el matrimonio no logró mantener a algunos campesinos descontentos, que dejaron sus casas por sentirse desprotegidos y fueron a jurarle fidelidad a señores más poderosos.

Por si eso no fuera poco, el aspecto físico de Rembrand cada vez se hacía más y más repulsivo. Sus otrora ojos marrones oscuros, profundos y hermosos, se habían convertido en dos agujeros glaucos que miraban de forma perdida allá donde se posaban. Sus labios gruesos lucían ahora descolgados en una mueca de dolor de los que emergen palabras entonadas de forma gutural. Por último, su espesa melena azabache se veía ahora descolocada mediante jirones de pelo ralo, como telarañas envejecidas que se pegaban con el sudor que rociaba la macilenta y grasienta cara de su dueño. Por todo ello, la joven esposa Cristhine Vernolde junto a Morevius Velmora fueron quienes se encargaron de la administración del Condado mientras Rembrand iba degenerando más y más.

Empero, no iban a ser todas noticias para el señor de los Montenor. Pues al año de casados, Cristhine tuvo para sorpresa de todo el mundo un niño pequeño, al que llamaron Víctor. Hubo muchos rumores de que el hijo no era de Rembrand, sino de algún amante de su tierna y joven esposa. Se sospechaba de un apuesto alabardero de musculosa figura, y del propio consejero Morevius, al que se creía un hombre de apenas treinta años de edad, pese a que ya superaba la centuria. Sea como fuere, nadie proclamó a los cuatro vientos lo que muchos pensaban y la vida siguió como siempre en el Condado Montenor.

La otra buena noticia que recibió Rembrand fue la llegada de Adkins Landcaster al reino de Ventormenta. Se trataba de un viejo amigo de su padre Henrich con el que tenían antiguas deudas de amistad y hospitalidad. Los Montenor habían dado cobijo a los Landcaster tras la destrucción de Ventormenta en la Primera Guerra. y como consecuencia, los Landcaster les devolvieron el favor a los lordaneses acogiéndoles cuando Lordaeron cayó por la Plaga. Sin embargo, todos sabían en el sur que Adkins había desaparecido años atrás dejando su baronía al colapso y al cargo de un regente demente al que conocían popularmente como Lancel el Loco. A pesar de la negra reputación de los Landcaster, Rembrand vio una oportunidad de oro para entregar a alguien de confianza sus tierras baldías que ningún campesino quería arar y hacer de su condado un centro de referencia del poder de su propia casa.

Apariencia:Editar

Lord Rembrand Montenor era antaño un joven bien parecido, pero de constitución demasiado esbelta, frágil. A día de hoy, se trata de una abominación. Con una altura de aproximadamente metro noventa de estatura, pesa más de doscientos kilos. Su rostro está surcado por arrugas prematuras, y da la sensación de que se está derritiendo en su propia grasa corporal. A causa de su enfermedad, huele muy mal, como a huevos podridos; hedor que trata de simular bajo toneladas de perfume. Cuando se presenta al público, suele llevar un sombrero largo que le tapa el rostro o una máscara con forma de jabalí de color pardo, para que nadie se asquee con su horripilante aspecto.

Fe: Editar

Rembrand es un apasionado de las religiones comparadas y de la filosofía. Pese a que se considera un creyente más o menos ortodoxo de la Luz Sagrada, conoce profundamente diversas creencias extranjeras y nuevos cultos crecientes, como el de los titanes. Tiene una colección de libros sagrados y le gusta debatir junto a su consejero sobre diversos temas metafísicos.

Carácter:Editar

Rembrand siempre ha sido un hombre muy afable, cariñoso y bonachón. Nunca le ha gustado la violencia, a pesar de haber tratado de montar la farsa de que era un gran guerrero en la Segura Guerra, para satisfacer a su padre. En secreto siempre ha amado la floristería y la pintura; cualidades heredadas de su madre. Aunque nadie lo sabe, ha escrito un libro de poesía y algún que otro cuento infantil para su hijo Víctor Montenor. A pesar de su enfermedad, o quizás debido a ella, Rembrand ha dedicado mucho tiempo a la lectura y al estudio, por lo que se trata de un hombre muy culto y curioso.

Por otra parte, tiene un profundo amor por los animales, por lo cual no come carne desde que era joven. Asimismo, tampoco se le conocen novias ni amantes, y es bastante conocido que nunca frencuenta a su mujer, Cristhine Vernolde; pese a ser joven y hermosa. Solamente su amigo y consejero Morevius Velmora sabe que Rembrand es asexual.

Familiares:Editar


Precedido por:
Henrich Montenor
Posición:
Patriarca de la Casa Montenor
Sucedido por:
---

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar