Fandom

Wiki Errantes

Operación Tormenta en los Claros

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Operación Tormenta en los Claros
Imagen de Operación Tormenta en los Claros
Información de la Batalla
Fecha 07/06/2016 - 09/06/2016
Lugar Claros de Tirisfal
Resultado Los campamentos humanos de la Hacienda Solliden y la Vega Venerácnidas son arrasados y sus habitantes muertos o esclavizados.
Beligerantes
Refugiados humanos en Tirisfal
Comandantes
----
Alcalde Lull
Capitán Melchett
Capitán Duffgort
Jefe de tramperos Mayer

Trasfondo:Editar

A los hermanos y hermanas del Gremio de las Sombras. Circular del Sumo Ejecutor sir Bastien de Rais:

Queridos hermanos en la Sombra:

Tras los sucesivos asaltos de las tropas renegadas al Monasterio Escarlata y la muerte de Sally Melenablanca a manos de las tropas de nuestra Reina, la Cruzada Escarlata en Tirisfal se encuentra al borde de la extinción, incapaz de formar alguna fuerza significativa y acosada por el hambre y nuestros camaradas Renegados. No obstante, guiados por su inquebrantable fanatismo en los dogmas de la Luz Sagrada, varios grupos dispersos se afanan por sobrevivir por su cuenta, negando la cruda realidad: que la Cruzada Escarlata forma parte del pasado del reino de Lordaeron. Estos grupos de supervivientes, a pesar de no suponer una amenaza directa contra el reino de Lordaeron se han convertido en un insulto al creciente poder de los Renegados: es impensable que a día de hoy existan focos humanos relativamente cerca de la ciudad de Entrañas. Y lo que es peor: en una hipotética guerra entre la Horda y la Alianza, estos seres podrían aliarse con nuestros enemigos, siendo sus escasas y maltrechas tierras el puente para una nueva invasión de nuestra ciudad.

Es por ello que desde Gremio de las Sombras hemos decidido actuar, luchar contra la lacra viva que ensucia las tierras que nos pertenecen por derecho como dignos depositarios del legado de Lordaeron. Moveremos a nuestras tropas hacia las madrigueras donde se encuentran los humanos; los sacaremos de sus cuevas y los entregaremos a nuestra Reina Alma en Pena para que puedan expiar los pecados cometidos por sus antecesores contra los Renegados. Y también a nuestros boticarios, todo hay que decirlo, pues las muestras vivas con las que experimentar son en estas tierras baldías cada vez más escasas. La sangre de los humanos será el tributo que rendiremos a nuestra Reina, el obsequio que selle nuestro vasallaje a lady Sylvanas, la muestra definitiva de que repudiamos al Traidor y que nos debemos en cuerpo y alma a los Renegados.

Los humanos de la Cruzada Escarlata se encuentran dispersos por la región, en pequeñas comunidades agrícolas o en viejas ruinas de torres militares desde donde sus antecesores presionaban sobre Entrañas. Aunque las bases de estas comunidades son civiles sin preparación militar, cuentan entre sus filas con algunos restos de unidades de combate escarlatas, por lo que hay que extremar las precauciones y no escatimar esfuerzos para lograr la total y aplastante derrota de los humanos. Nuestra querida Arzobispa ha decretado la movilización general, por lo que nuestros sacerdotes de la Sombra están puestos sobre aviso, prestos para conjurar las más siniestras formas con las que la Sombra Olvidada les ha bendecido; nuestros boticarios preparan sin cesar nuevas mezclas químicas para facilitar la destrucción de campos y edificios; nuestros magos estudian nuevos hechizos que hagan temblar a nuestros enemigos, dispuestos a dar hasta la última gota de maná por la extinción de la Humanidad de Tirisfal; y nuestros militares afilan sus armas, deseosos de atravesar con ellas las fina piel de nuestro débil enemigo…

Preparaos, hermanos. En breve dará comienzo la “Operación Tormenta en los Claros”.

Gloria a todos en la Sombra.

Precendentes:Editar

Tras la refundación de Gremio de las Sombras tras el sacrificio de lady Dhaedra Redsun, el Culto ha estado bajo la estrecha vigilancia de las autoridades de Entrañas y de la misma Reina Alma en Pena. La necesidad de demostrar que la traición del obispo era asunto ajeno al Culto llevó al Sumo Ejecutor del Gremio de las Sombras, sir Bastien de Rais, a organizar una campaña de persecución y captura de grupos humanos en Tirisfal para ofrecerlos como tributo a lady Sylvanas. Nació así la Operación Tormenta en los Claros, plan de ataque y caza de humanos.

Desarrollo:Editar

Día: 07/06

La jornada comenzó con una marcha desde Rémol hacia la Hacienda Solliden, durante la cual los miembros de Gremio de las Sombras tuvieron acceso a los planes de batalla: Derrotarían a los enemigos armados para luego capturar a los supervivientes humanos, tras lo que los llevarían a Entrañas.

Lograron acercarse a la Hacienda sin ser vistos, pero al intentar entrar en los cultivos, dos granjeros dieron la voz de alarma. En seguida los humanos tomaron sus hoces, sus horquillas y sus guadañas y se dispusieron a defender sus tierras, pero la superioridad tanto táctica como logística decantó la refriega del lado de los Renegados. Los humanos mandaron un mensajero a la cercana base del Acantilado Escarlata, pero no se obtuvo ninguna respuesta.

Cuando la batalla estaba prácticamente decantada para el lado renegado apareció el líder civil de la comunidad: el alcalde Lull, un mago arcano que ejercía las funciones de magistrado en el grupo de refugiados, y que lleno de ira por la destrucción de su comunidad intentó sin éxito acabar con los hombres del Gremio, hasta que fue derrotado y asesinado mientras intentaba conjurar varias descargas arcanas.

Cuando los granjeros armados fueron derrotados, los miembros del Culto a la Sombra Olvidada fueron registrando las casas y el granero en busca de supervivientes, a los que fueron sacando uno por uno al centro de la plaza. Allí iban siendo encadenados a un gran carro, que los llevaría a Rémol como prisioneros para los campos de trabajo de Trabalomas, como tributo a la Reina Alma en Pena.

De los 39 humanos que se tomaron como prisioneros, dos fueron entregados a los boticarios del Gremio, para ser utilizados como conejillos de indias en sus experimentos. Cinco chicas, de las más jóvenes, fueron asesinadas por Daelran Shadowsin, con objeto de extraer sus almas con un artefacto poderoso. El resto, mujeres, niños y ancianos, fueron recluidos en Rémol.

Tras observar el desarrollo de la operación, y tras dejar la Atalaya Escarlata bajo la vigilancia de los Asesinos de las Sombras, los miembros del Gremio se retiraron a Rémol a descansar.

Día: 08/06

La jornada comenzaba con noticias preocupantes: los Asesinos de la Luz pendientes de la vigilancia del asentamiento humano informaron de que no se encontraba signo alguno de vida en la Atalaya Escarlata. Los hombres de Gremio de las Sombras decidieron entrar, solo para encontrarse el campamento vació, tanto de humanos como de víveres. Esto confirmaba los peores temores de los renegados: los humanos habían huido durante la noche, conscientes de que no podían defender la posición. La presencia de luces de fogatas en la lejanía, en las montañas, confirmaron que al menos una parte de los supervivientes habían huido con éxito.

No obstante, un ruido ahogado alertó al explorador Yarvi Blaender, que descubrío tras escabullirse por un desfiladero a un grupo de humanos que intentaban salir al mar en una barcaza. Al fondo, a la luz clara de las lunas, se veían varias barcazas más, atestadas de refugiados que pugnaban por huir por mar abierto. Los miembros de Gremio de las Sombras acabaron con los humanos que protegían la barca y se hicieron con lo que ella transportaba: alimentos, agua, armas, armaduras y un pesado fardo envuelto en tela. La sorpresa fue mayúscula al encontrar envuelto en la tela un pequeño cañón, que los renegados utilizaron para derribar con éxito dos de las tres barcas. Sus ocupantes corrieron distinta suerte: los que iban vestidos con sus pesadas armaduras se hundieron en el mar para nunca más salir; en cuanto a los que lograban nadar, inmediatamente eran atacados por los salvajes murlocs de la Costa Oeste de Tirisfal, que acabaron con su vida. Extraordinario fue el caso de una chica que logró llegar hasta el explorador Blaender, el cual la capturó con vida, atándola de pies y manos para llevarla a Entrañas.

Después, los miembros del Gremio de las Sombras acudieron a la torre escarlata, que se encontraba cerrada a cal y canto. Tras volar la puerta con un potente explosivo, cortesía de los Boticarios, se encontró un sótano plagado de restos de cadáveres no muertos, horriblemente mutilados y torturados por la acción de algún sádico inquisidor. Por suerte entre tanto miembro amputado se pudo encontrar a una renegada que se mantenía en la no muerte: una chica con el rostro relativamente bien conservado y una desgastada armadura de Stromgarde que fue llevada a Rémol para que descansase.

La jornada finalizó con los boticarios al mando de James Bone prendiendo fuego a los campos con productos químicos, para asegurar que a los humanos no se les ocurría volver en una temporada.

Día: 09/06

Los hermanos de Gremio de las Sombras se dirigieron al norte, a la Vega Venerácnidas, donde los Asesinos de la Luz habían encontrado un campamento habitado por humanos. El camino hacia allí se produjo sin sobresaltos, pues los miembros del Culto extremaron las precauciones. Al llegar a la Vega escucharon el sonido de una batalla lejana, donde destacaban el rugir de perros mastines: fue una refriega breve que terminó en el más absoluto silencio.

Los renegados siguieron con su camino, a través del bosque, solo para encontrarse de frente con dos cruzados escarlata armados hasta las cejas y una chica con ropas de cuero y un enorme rifle en sus manos: era la jefe de tramperos Mayer, que se encontraba huyendo de algo o de alguien y terminó encontrándose con la muerte cara a cara. Los miembros del Gremio de las Sombras cargaron contra ellos, pero antes de consumar el ataque una fuerza sombría surgió de los bosques y mató a los humanos, para después volver a desaparecer.

Continuaron entonces hacia la espesura, tras la cual se vislumbraban unas construcciones: en efecto, había un campamento humano en la Vega, pero alguien o algo se había encargado de arrasarlo ya, pues estaba sembrado de cadáveres. Los miembros del Culto intentaron buscar pistas sobre qué había ocurrido, sin éxito. Solo pudieron contentarse con la destrucción de un altar que emanaba Luz Sagrada, destrucción que se produjo de manos de la hermana Analiz Wendar y de sir Gerard de Mortombre. Cuando los hermanos del Gremio de las Sombras se disponían a retirarse, algo los detuvo.

La imagen de un mago de apariencia humana se materializó ante ellos, presentándose como Tudmir el Profanador. Les contó la historia de su grupo, la Orden Antigua de Tirisfal, un grupo de fanáticos de la Sombra Olvidada que tenían por herejes a los miembros del Gremio de las Sombras. Eran ellos los que habían asesinado a los humanos del campamento para evitar que el sacrificio fuese cometido por los herejes. Tras un intercambio verbal con los miembros del Gremio, y el correspondiente ataque, la figura del mago desapareció sin dejar rastro, lo cual fue achacado a que era un reflejo.

Preocupado por este giro de los acontecimientos, pero satisfechos por el desarrollo de la operación contra los humanos, el Gremio de las Sombras vuelve a Entrañas para seguir guardando lealtad a la Sombra Olvidada.

ResultadoEditar

Tras el desarrollo y el posterior éxito de la campaña contra los campamentos humanos, el Gremio de las Sombras ha visto en parte recuperado el prestigio del que gozaba antes de la disolución del Culto, tras la traición del Obispo Shadiness. Las autoridades de Entrañas miran con menos recelo a la organización de la Arzobispa, que con este tributo a su reina ha dado un paso enorme para su redención.

Tanto el noreste como el oeste de Tirisfal quedaron tras la Tormenta en los Claros libres de infestación humana, aunque los bosques siguen albergando grupos errantes hasta hoy día.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar