Fandom

Wiki Errantes

Moradores de la Niebla

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentario1 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Neutral.png
Moradores de la Niebla
Imagen de Moradores de la Niebla
Información de la hermandad
Servidor Los Errantes
Estado Inactiva
Raza Pandarem
Categoría Aventurera
Líder Zhurong
Base Bosque de Jade
Afiliación Pandaria

Los Moradores de la Niebla no es una hermandad física, sino un grupo de rol.

TrasfondoEditar

Para el pueblo pandaren, la niebla es un fenómeno repleto de magia y de misticismo.

Ya desde los albores de nuestra historia, la niebla ha sido la fuente de la fuerza espiritual de nuestra raza y el símbolo de nuestra existencia apacible.

Hace doce mil años, el Emperador de Pandaria conjuró la niebla para salvar a nuestro pueblo de la extinción. Los demonios que se precipitaban a Azeroth desde el Pozo de la Eternidad atentaban con devastar el mundo entero, así que Shaohao impuso una medida drástica: separaría Pandaria del continente y aislaría a sus gentes a fin de que pudieran asistir a un nuevo amanecer.

Desde entonces, la niebla ha sido omnipresente en la mitología y en la cultura antigua de nuestro pueblo. Los tejedores de niebla que se entrenan en los monasterios de Pandaria y de la Isla Errante son maestros en aliviar el sufrimiento por medio del chi, que toma cuerpo vaporoso en honor y memoria de nuestro Emperador.

No obstante, el poder de la niebla no solo se usa para sanar a los afligidos. Como nos demostró el Emperador, la niebla también puede utilizarse para proteger y para ocultar de la vista de los enemigos aquello que debe permanecer en secreto.

Tal ha sido la misión silenciosa de los Moradores de la Niebla a lo largo de las eras, tal ha sido la carga que los condenó. Y ahora nosotros, como su último legado, debemos rescatar su recuerdo del olvido y conservar viva su esencia en este momento de necesidad.

Maestro Zhurong, eremita de los Huojin.

Creación de la orden

La historia de los Moradores de la Niebla se remonta al tiempo de las leyendas: otrora, cuando Pandaria estaba unida al continente común, había entre los nuestros quienes mostraban una tendencia natural para el dominio del chi y de las brumas; a estos hombres y mujeres talentosos, tejedores de la niebla en su mayoría, se les encargó un acerbo cometido: mantendrían invisible, alejado de los ojos de la gente común, aquello que era demasiado peligroso para permanecer expuesto.

No sabemos la fecha exacta en que se gestó la orden, ya que su esmerada labor se ha regido siempre por los principios de la discreción y de la prudencia. Tampoco conocemos con precisión cuáles fueron los acontecimientos que dieron origen a su pacto: el primero de sus mitos de fundación refiere a la época del primer Cataclismo, a un obsequio del Imperio Kaldorei que fue considerado embrujado y, por ende, sepultado por orden del Emperador por mor de que nadie padeciera los estragos de su influjo; el segundo mito apunta a los mogu y a sus terribles armas de sometimiento, pues alguien tuvo que ocuparse de ponerlas a buen recaudo con objeto de que el pasado no volviera a repetirse; el tercero menciona a los mántides y a las obras de los sha, condenadas a una eterna maldición; e incluso un cuarto mito informa de los trols Zandalari y de las hechicerías que trajeron a Pandaria, y de cómo estos bravos hombres encerraron sus fetiches y sus tótems groseros en baúles para que nadie los descubriera jamás.

Con tantas versiones a nuestra disposición, es imposible determinar con certeza cuál fue la causa del nacimiento de los Moradores de la Niebla. No obstante, hay algo que sí nos queda claro: su unión se forjó en el yunque del deber y se basó en el sacrificio, un sacrificio que aún a día de hoy muy pocos comprenden.

La orden a lo largo de los milenios

Los eremitas estudiamos la historia pretérita de nuestro pueblo con la esperanza de entender las claves que nos permitan anticiparnos al futuro. La obligación de los Moradores de la Niebla era similar: eran guardianes y carceleros de antiguos arcanos, solo que a diferencia de los eremitas, sus inclinaciones escolares les cedían terreno a otras de un orden más práctico y frecuentemente marcial.

Mientras que los Shadopan defendían a las gentes de Pandaria de las amenazas tangibles por medio de sus puños y de su increíble tenacidad, los Moradores de la Niebla eran celadores, vigilantes de otros riesgos más furtivos e impalpables. Ellos debían custodiar toda reliquia que no pudiera ser destruida, y a dicho objetivo plegaban su fuerza y su voluntad; a tal fin aplicaban su erudición.

Aclarada cuál fue la función de la orden en otra era y cómo se distinguió de estas venerables agrupaciones, es importante que apunte las características que la dotaban de singularidad y de sentido:

Los Moradores de la Niebla edificaban sus santuarios en montañas elevadas donde las nubes apenas si frisaban sus cimas; a menudo, los propios miembros de la orden invocaban esas nieblas para oscurecer su presencia, de modo que pudiesen llevar a cabo su sigiloso trabajo sin interferencias. Y mientras que un grueso de la orden se enclavaba en estos lugares y se instruía y residía allí, una división de la misma viajaba de incógnito por Pandaria en busca nuevos anatemas que poner bajo control.

Sabemos que tenían despensas donde almacenaban la comida y pagodas desde las que adoraban a los Augustos Celestiales, así que podemos deducir que se componían de un buen número de artesanos y de sacerdotes que no participaban en las tareas guerreras. Asimismo, seguramente contasen con sabios y con otros tipos de luchadores con los que engrosaban sus filas, aparte de los consabidos tejedores de la niebla. Cómo conseguían nuevos miembros para su orden es algo que aún ignoro.

Por un tiempo se pensó que el baluarte de estos pandaren era itinerante, y que su templo se trasladaba con las brumas. Sin embargo, aquello no era más que una superstición sin fundamento: hemos encontrado pruebas de la solidez y la longevidad de los monasterios de la orden, luego todas las evidencias indican que esta creencia debió de partir de un rumor. Quizá fueran los Moradores de la Niebla quienes se dedicaran a esparcirlo, a propósito de mistificar todavía más la naturaleza de su asociación.

A estas alturas cabe plantearse la siguiente cuestión: ¿había una justificación real para toda esta sutileza? Pandaria es una tierra que reacciona a los sentimientos de sus habitantes, así que quizá estas personas quisieran impedir que se propagase el temor hacia los horrores milenarios que alojaban en sus cámaras. Un buen eremita no debe valorar las decisiones del ayer según los criterios de hoy día, pero aunque obrasen con corrección en sus inicios, es inevitable preguntarse si ese hermetismo no fue el factor determinante que condujo a los Moradores de la Niebla al filo de la extinción.

Tal vez nunca obtengamos respuesta a este interrogante.

La orden en la actualidad

Los Moradores de la Niebla originales han dejado de existir. Es un hecho, y enmascarar la verdad ahora solo atendería a la razón de paliar nuestro arrepentimiento.

Uno de los objetos míticos que esta orden guardaba, el Espejo de las Almas, ha sido el desafortunado autor de su desaparición. En nuestra ingenuidad, unos pandaren de la Isla Errante liberamos por accidente un anciano mal en el Bosque de Jade; dicho mal, atado a la existencia del espejo, localizó la sede de los Moradores de la Niebla y acabó con la vida de todos antes de que pudiéramos detenerlo.

Hemos perdido a muchos pandaren buenos, héroes a quienes todavía somos incapaces de rendir homenaje como se merecen debido a la escasez de nuestros conocimientos. Por ese motivo, algunos pandaren de la escuela Huojin y otros nativos de Pandaria hemos pronunciado un juramento: recogeremos su testigo y preservaremos su tradición; nos aseguraremos de que aquello que cuidaban con tanta atención y miramiento no extiende más miseria por nuestro mundo.

Eso es lo único que podemos hacer para honrarlos. Y espero que así sus espíritus descansen en paz.

FilosofíaEditar

«La niebla es un síntoma del cambio, y está en todas partes. No es algo sólido, y aun así existe; no puede observarse, pero siempre está presente.

Eso somos los Moradores de la Niebla y esas son las palabras consignan nuestra vida y nuestra doctrina, el juramento que consagra nuestra misión ancestral.

Igual que la niebla, nos esparcimos por Pandaria vigilantes. No existe terror que escape a nuestra mirada; no hay mal que no podamos contener, ni tampoco enemigo que tenga alguna posibilidad de eliminarnos.

Los pilares de nuestro templo no los forman ni el mármol ni la madera, porque nuestro santuario no existe en el espacio ni en el tiempo, ya que es un estado del alma. ¿Y cómo aquellos que carecen de alma pueden acabar con quienes sí la tenemos? ¿Cómo los agentes de la maldad, de la ira y de la soberbia pueden atacar a lo que no tiene forma, a lo que no produce sonido, a lo que ni siquiera se puede ver?

Quizá mutilen nuestras extremidades y laceren nuestra carne, pero nuestro espíritu es inquebrantable y nadie lo puede domesticar. Por eso perviviremos, aunque se nos prive de un cuerpo en el que hospedarnos; por esa razón prevaleceremos, aunque el paso del tiempo nos erradique de la memoria de nuestro pueblo.

Porque a la niebla no se la puede vencer. Y nuestra alma es inmortal como la niebla.»

—El Caminante en la Niebla, guardián del santuario de los Moradores de la Niebla.

OrganizaciónEditar

Los Moradores de la Niebla se organizaban de manera similar a la de cualquier otra orden pandaren, teniendo en cuenta la peculiaridad de sus circunstancias.

Discípulo: Los discípulos eran el cimiento de los Moradores de la Niebla. Eran semillas que acababan de brotar, recientemente arraigadas a la tierra y a la espera de recibir los nutrientes, el sol y el agua con los que finalmente germinarían. Un maestro los monitorizaba y se ocupaba de inculcarles la filosofía de la orden, dándoles los alimentos adecuados con los que llegarían a fijar sus raíces y a florecer. Antiguamente cada mentor se ocupaba de enseñar a un solo estudiante; en los últimos tiempos, no obstante, aquella tradición se relajó a favor del adiestramiento en grupo.

Morador: Los moradores podían haber pasado por un proceso de formación regular o, en cambio, haberse iniciado directamente en aquel escalafón en reconocimiento a sus habilidades. Algunos eran artesanos o mercaderes que permanecían junto a los Moradores de la Niebla para proveerlos de bienes indispensables con los que subsistir. Otros eran escolares o guerreros de alguna clase: tallos que habían adquirido la robustez suficiente para realizar su cometido sin el amparo de un maestro.

Maestro: Ser maestro era un gran honor para los Moradores de la Niebla. El maestro era alguien docto en un estilo de lucha, en un arte o en un área del conocimiento. La nómina de maestros podía ser ilimitada, como las hojas de un árbol en primavera, pero todos se debían a la docencia: un maestro era un morador que había adoptado a un discípulo. Extraordinariamente, alguien podía ser nombrado maestro honorario en virtud de sus méritos, aun sin poseer alumnos bajo su magisterio.

La libertad de los moradores era máxima a la hora de desplazarse por Pandaria. Los maestros, sin embargo, solían quedarse en los santuarios que estaban bajo su jurisdicción, pues desde allí educaban a una nueva generación de Moradores de la Niebla. Los discípulos se trasladaban con su maestro: si este emprendía un viaje, era su deber acompañarlo, al menos hasta que completasen el proceso de instrucción.

CostumbresEditar

Un gran número de tradiciones de los Moradores de la Niebla giraban alrededor de los entrenamientos, las sesiones de introspección y las clases de filosofía. No obstante, había acontecimientos cargados de magia y de simbolismo: fiestas estacionales, conmemoraciones a los próceres de la orden y otra serie de eventos.

Aquí iré compilando todas las costumbres que vaya hallando durante mi investigación.

Ritual del té y las birras

«Para los pandaren, la cerveza y el té no son simples bebidas gustosas al paladar. El té es la manifestación bebestible del chi: aúna el elemento acuático y el vaporoso de los que se nutre el chi, el aliento de vida. Así pues, el té es maná refinado: es un alimento no solo de la mente, sino también del alma. En el pasado, cuando nuestros abuelos languidecían bajo el látigo del opresor, las tisanas medicinales los mantenían sanos y a salvo: restauraban su chi y destrababan los nudos que se habían formado en sus almas a causa del odio, el dolor y la ira…

Los orígenes de la cerveza están envueltos en el misterio, al igual que los del té. El té templa las pasiones y suaviza los afectos más ásperos, pero un corazón no puede latir si no se le brinda motivación. De este modo, los pandaren denominamos «bebidas espirituosas» a la cerveza y a los licores: algunos discuten que este nombre proviene de la idea de que lo que se destila es el espíritu del lúpulo y del resto de ingredientes que componen la cerveza, de manera que lo que consumiríamos sería la esencia, lo más básico de cada una de esas mieses; otros opinan que el nombre se deriva de los efectos de la cerveza en la moral y de su impresionante labor histórica: la cerveza fue el néctar que dotó de ánimo a los pandaren para enfrentarse a la tiranía de los mogu, y que, en definitiva, enardeció sus espíritus y les insufló coraje.

A lo largo de las eras, muchos monasterios pandaren se han consagrado a estos dos líquidos divinos: la ceremonia del té es una invitación a la amistad entre los participantes, pues agudiza la claridad con la que se identifican los problemas y armoniza los recelos y las malas emociones; el ritual de la birra, en cambio, es una liturgia hermética de iniciación al gremio cervecero. Ni siquiera yo conozco con exactitud todos los pormenores que implican estas prácticas, así que me temo que tendréis que averiguarlos a través de vuestras propias experiencias.

Té y cerveza, cerveza y té, son los dos pilares que sostienen en pie a nuestro pueblo. Sus cimientos son sólidos, como os acabo de enseñar, de tal forma que difícilmente se entendería lo que supone ser un pandaren sin pasar antes por el corazón de nuestra cultura: un corazón que curiosamente coincide con nuestro estómago…»

—Lecciones del maestro Zhurong, eremita de los Huojin.

Ritual de iniciaciónEditar

Aún no hemos descubierto lo suficiente como para recrear el ritual de iniciación de los Moradores de la Niebla con fidelidad. Debido al carácter hermético de la orden, muy probablemente nos será imposible descifrar el significado de todas sus prácticas, aunque aspiro a lograr una mayor comprensión de la materia con el tiempo.

Basándome en lo que he indagado hasta la fecha, puedo señalar que este rito involucraba la ingesta de ciertas bebidas espirituosas, la recitación de mantras sagrados y una prueba de fe.

Ojalá el futuro se pruebe revelador y nos desvele pronto estos enigmas.

Precisiones fuera del rolEditar

Con respecto al trasfondo

Los Moradores de la Niebla son una orden envuelta en el misterio: en la actualidad, no se sabe gran cosa de ellos. Por eso, la esencia del trasfondo del grupo radica en ir reconstruyendo su pasado al tiempo que labramos su futuro, y en observar cómo se entrelazan los distintos estados temporales entre sí.

El trasfondo está sujeto a ampliación y se irá matizando a medida que transcurran las tramas y los eventos.

Con respecto a la inclusión

Dado que el grupo existe al margen de las mecánicas de hermandad, es posible que haya miembros que pertenezcan a varias hermandades diferentes.

La única condición para integrarse es ponerse en contacto con el grupo; tras esto, seguramente se os anime a que participéis en dos o tres encuentros de rol. Cumplido esto, podremos valorar por ambos lados si nos interesa seguir interpretando juntos.

Contacto

Puedes acceder a nuestro foro siguiendo este enlace: http://refugiodellobato.foroactivo.com/

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar