Fandom

Wiki Errantes

Linev Sombrardiente

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Neutral.png
Linev Sombrardiente
Imagen de Linev Sombrardiente
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Apodo Lin
Género Femenino
Raza Sin'dorei
Edad 136 años
Clase Pícara
Alineamiento Neutral bueno
Lugar de nacimiento Aldea Brisaveloz
Afiliación Quel'thalas, Feria de la Luna Negra
Estado Viva

TrasfondoEditar

Infancia y adolescenciaEditar

Linev es la hija menor de la familia Sombrardiente, una familia humilde de la Aldea Brisaveloz. Aunque fue criada como su hermana, jamás parecía encajar en el estilo de vida para el que estaba siendo educada. Solía escabullirse y pasear por los bosques de las ahora llamadas Tierras Fantasma. Agradecía que su hermana Thaelissa llamara siempre la atención de todo el mundo para poder pasar desapercibida. No hay mucho que destacar de su infancia o de sus primeros años, a excepción de que solía meterse en líos, acompañada por un muchacho mayor que ella, Athaniar.

Linev y Athaniar solían hacerle jugarretas a Thaelissa, quien rápidamente se enfurecía por cualquier cosa, o jugar a ver quién trepaba antes un árbol. Era difícil separarles, se pasaban el día entero juntos. Aunque ella jamás se dio cuenta, el amor afloró en el corazón del joven Quel'dorei desde una temprana edad. Ambos practicaban juntos con palos de madera, lo cual empezó siendo un juego. Con los años, los juegos fueron haciéndose realidad y combatían hasta el agotamiento. Eran completamente inseparables, aunque a los padres de Linev no les hacía ninguna gracia. Por ello, y por el comportamiento soberbio y egoísta de Thaelissa, prometieron a Linev con un joven del que su hermana mayor estaba enamorada, Garek. Sin embargo, Linev no les tomó en serio y siguió viéndose a escondidas con Athaniar. A ella le gustaba leer historia y poco le importaba que a él no, la escuchaba leer en voz alta por las noches hasta quedarse dormidos. Por las mañanas, Linev regresaba silenciosamente con los primeros rayos de sol. Pasarían meses hasta que sus padres descubrieran sus escapadas, las cuales dejaron de ser diarias dado a que Athaniar había ingresado en la academia de forestales.


La Segunda GuerraEditar

La Segunda Guerra llevó a Martillo Maldito y a los trols Amani por los bosques Canción Eterna. Las hermanas Sombrardiente se quedaron en Lunargenta, protegidas tras los muros de la ciudad y acompañadas por el nuevo prometido de Linev. El tiempo pasaba lento y la joven se negaba a ver a su hermana o a su prometido. Prefería quedarse en la zona de entrenamiento, practicando, a estar simulando ser una señorita. Ella hubiera preferido participar en batalla, pero por desgracia su familia se negaba a darle el entrenamiento militar necesario y ella carecía de la experiencia necesaria. No sería más que un estorbo para los demás combatientes y un blanco fácil para el enemigo.

Cuando los primeros soldados comenzaban a regresar, Linev estaba en las puertas de la ciudad, esperando ver algún rostro familiar. Su padre y Athaniar regresaron, pero su madre había caído. Aquello rompió el corazón de la joven. Temiendo por su hija y sabiendo que, de haber otro ataque, su prometido debería participar en batalla, Tharama comenzó con los preparativos de la boda entre su hija pequeña y el joven. Se casarían en los meses venideros. Garek, aprovechando la noticia y que Athaniar había regresado, preparó una cena para celebrarlo. Aunque a Linev le parecía de mal gusto un acto como ese, habiendo perdido a su madre y a sabiendas de que su prometido quería molestar a Athaniar, terminó aceptando la invitación. La cena fue sobre ruedas. Comieron, charlaron y bebieron. Tras la cena, Linev salió a uno de los balcones a los que daba el salón. Para su sorpresa, Garek salió junto a ella. Había bebido demasiado y cada vez acortaba más las distancias con la joven. Palabras obscenas salieron de sus labios y sus manos acariciaron el cuerpo de Linev, arrinconándola. Los gritos de la Quel'dorei alertaron a Athaniar, quien apartó a Garek y le propinó un fuerte derechazo en la mandíbula. Cogió de la mano a Linev y ambos salieron del salón ante la sorprendida mirada de Thaelissa, quien atendió rápidamente a Garek.

La noticia no tardó en llegar a oídos de su padre. Tharama abofeteó a Linev y le regañó por haberse negado a complacer a su prometido. Esa misma noche se escapó, como tantas otras, pero esta vez con algo de equipaje. Se encontró con Athaniar a las puertas de la ciudad y ambos abandonaron tierras Quel'dorei. Marcharon lentos hacia el sur de Quel'thalas, deteniéndose unos meses en el Refugio Quel'Lithien. Tiempo más tarde se dirigieron al oeste, hasta que casi un año más tarde llegaron al reino de Lordaeron. El tiempo pasaba lento, pero a Linev no parecía importarle. Se había marchado lejos de su padre, de su molesta hermana y su boda se había cancelado con su desaparición. Los años pasaban e iban yendo de un sitio a otro. La joven disfrutaba viajando y estar rodeada de los suyos en el Refugio Quel'Lithien.


La Tercera GuerraEditar

Corrían rumores de que cadáveres putrefactos comenzaban a amenazar el reino de Lordaeron. Kel'Thuzad y su Culto de los Malditos se abrían paso junto a su plaga. Los paladines, guiados por Uther, investigaron las regiones infectadas por la plaga para intentar detenerla. Athaniar logró convencer a Linev para regresar a Quel'Thalas, pues temía que una nueva guerra les atrapara. Galoparon tras robar en mitad de la noche un par de caballos hacia su hogar. La sola idea de volver con su familia disgustaba a la joven, pero allí estarían seguros... o eso era lo que creían. Cuando los exploradores anunciaron la llegada de la Plaga a tierras Quel'Dorei, lideradas por el príncipe Arthas Menethil, Athaniar se encargó de poner a salvo a las hermanas y a su padre. Aunque Tharama deseaba luchar y defender su tierra, el joven le aseguró que obtendrían la victoria y de que él debía quedarse con ellas por si acaso.

El entrechocar de espadas, los gritos agonizantes de dolor y el olor a putrefacción les llegó. No sabían si les encontrarían en las montañas, y tampoco sabían si sería la Plaga de Arthas o los trols Amani. Tharama salía de vez en cuando a ver si había alguna novedad y, cuando la calma hubo llegado a Quel'Thalas, hizo salir a sus hijas. Su ciudad había sido destruida y el paisaje era desolador. No tardaron en comprender que algo iba mal con la Fuente del Sol cuando comenzaron a notar la abstinencia. Su fuente de poder había sido corrompida y su líder marchaba hacia tierras desconocidas. Nada se volvió a saber de Garek o Athaniar. Ambos habían caído en batalla, aunque sus cuerpos jamás se encontraron. Muchos cadáveres estaban irreconocibles. Pronto les llegó una nueva fuente que aliviaba su abstinencia. Kael'Thas enviaba desde Terrallende cristales de energía vil para su pueblo y Tharama no tardó en hacerse con unos cuantos, con miedo de que se acabaran algún día. Aunque Thaelissa usaba a diario dichos cristales, Linev prefería intentar aguantar la abstinencia, aunque no podía evitar usar dichos cristales. Su pueblo pasó a llamarse Sin'dorei en honor a los caídos y, con el tiempo, el brillo azulado de sus ojos había desaparecido para dejar paso a un brillo verde intenso, tal y como el de los cristales viles que habían llegado desde el otro lado del Portal Oscuro. Ahora, los aliados de los Sin'dorei era la Horda.

Linev, decepcionada con los acontecimientos, abandonó una vez más a su familia. No sabía adónde ir, pero tampoco le importaba. Viajaba sin rumbo fijo y sin compañía. Añoraba viajar con Athaniar y lamentaba su muerte. En uno de sus viajes, dio con la Feria de la Luna Negra. Al ver la gente que acudía, decidió que tal vez le sirviera para ganarse la vida. Sus habilidades eran pocas, pero hacía malabarismos con sus dagas. Preguntaba tenderete por tenderete si alguien necesitaba ayuda, pero todos se negaron a excepción de un goblin. Tenía mercancía importante y decidió pagarle por vigilar la mercancía que vendía. Aprovechando el aspecto de Linev, atraía a posibles clientes a su pequeña tienda repleta de diversas joyas, cuadros y curiosidades de todo tipo. Casi parecía estar exponiéndola a ella mientras intentaba convencerles de que compraran alguno de sus artículos.


La Ira del Rey Exánime y el CataclismoEditar

El tiempo pasaba y a Linev le gustaba viajar con la Feria y trabajar allí. Se había acostumbrado a las extrañas miradas de algunos y las lascivas ojeadas de otros. Con la partida de las fuerzas de la Alianza y de la Horda a Rasganorte, la Feria notó una bajada de visitantes. Linev aprovechaba para enfrascarse en la lectura de los libros que el goblin tenía. Éste, queriendo aprovechar la escasez de visitantes, propuso a Linev un nuevo tipo de negocio que les ayudaría a conseguir más dinero. La Sin'dorei rechazó la idea, repugnada. Aunque él insistió unas cuantas veces más, terminó dándose por vencido.

Con el fin de la guerra contra el Rey Exánime y la caída de éste, volvieron a levantar cabeza. El negocio iba bien para el goblin y Linev había logrado ahorrar dinero, pues gastaba para lo justo. Ya había pasado suficiente hambre cuando huyó con Athaniar tras la Segunda Guerra y jamás podían dar por seguro dormir bajo un techo o asegurarse un bocado para el día siguiente. Era hora de disfrutar un poco y no privarse.

Afortunadamente para ella y para sus compañeros, estaban en la Isla Luna Negra cuando el Cataclismo despedazaba por doquier Azeroth. Volvieron a sufrir un bajón de visitantes debido al miedo por si Alamuerte se presentaba, pero con el paso del tiempo volvieron a recibir las visitas de costumbre. Sin embargo, eran muchos los que aprovechaban y bebían hasta la embriaguez. Muchos no soportaban las pérdidas sufridas en Rasganorte y ahora las del Cataclismo. La joven ya estaba cansada de estar trabajando para el goblin y de hacer siempre los mismos viajes junto a la Feria, de modo que decidió marcharse de allí y ver mundo por su cuenta. En los viajes en que la Feria iba de un lado a otro se había encargado de ayudar contra malhechores, así que pensó en poner sus habilidades a la venta si necesitaba dinero. Pero, antes de ir a ninguna parte, deseaba volver a ver a su hermana, por lo que puso rumbo hacia Lunargenta.

AparienciaEditar

Alta y esbelta. De cabellos negro azabache que descienden hasta media espalda, raramente recogidos. Sus ojos almendrados de color violeta se ven iluminados por un brillo verdoso, aunque débil. De nariz fina y labios cereza.

Viste y actúa dependiendo de la ocasión, prefiriendo togas sencillas o ropas cómodas.

CarácterEditar

Por lo general es una persona alegre que vive el día a día como si fuera el último, viviendo lo mejor que le permite su estilo de vida. No suele hablar de sí misma y difícilmente se sabe en qué piensa. Defiende aquello que cree que es correcto y justo, y lucha contra lo que no lo es... si tiene que ver con ella.

OcupaciónEditar

Ha trabajado anteriormente prospectando minerales y estuvo unos cuantos años trabajando en la Feria de la Luna Negra, haciendo diversas tareas. Actualmente está al servicio de la casa Brisalbor.

FamiliaresEditar

  • Elfo de sangre.jpg Tharama Sombrardiente (padre)
  • Alta Elfa.gif Driana Cantosombrío (madre, fallecida)
  • Elfa de Sangre.gif Thaelissa Sombrardiente (hermana)
  • Elfo de sangre.jpg Garek Luzáurea (cuñado)
  • Elfo de sangre.jpg Athaniar Llamasolar (antigua pareja, fallecido)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar