Fandom

Wiki Errantes

La Guerra del Norte

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

La Guerra del Norte
Imagen de La Guerra del Norte
Información de la Batalla
Fecha 23/04/2012 - 14/05/2012
Lugar Tierras Altas de Arathi
Resultado Statu quo ante bellum
Beligerantes
La Alianza
La Horda
Comandantes
Aedan Taerysian

TrasfondoEditar

Alianza

¡Norteños,norteños,escuchad mis palabra!

Nos estamos movilizando,después de tanto tiempo volveremos al norte con un ejército,un gran ejército y aplastaremos a todo aquel que se interponga ya sea la horda u otro enemigo,todos caerán a nuestros píes.

¡Subiremos del sur al norte,pasando por el puente Thandol,donde poco a poco tomaremos las tierras Altas.Mas tarde con nuestras posiciones aseguradas marcharemos a las Laderas Trabalomas donde nuestros enemigos caerán presos del terror de nuestro acero y así,poco a poco tomaremos de nuevo el norte y recuperaremos nuestros legítimos territorios que nos pertenecen por derecho!

Da igual si eres gilneano,lordanés o arathoriano,eres norteño y en esta campaña todos seremos hermanos de armas por un bien común,el bien de expulsar a esos malditos de nuestras tierras,el bien de purgar todo mal del norte.¡La guerra en el norte esta próxima,únete a nuestras filas,juntos por la victoria!

El reclutamiento se tendrá que enviar una carta on-rol a Lautom ¿Quieres luchar por la justicia? ¿Quieres volver a pisar tu tierra,la tierra que te pertenece por derecho? únete y juntos enarbolaremos nuestros estandartes con orgullo y lucharemos con honor por nuestra tierra.

Se os mantendrá informados.

¡Por el Norte!

Horda

¡Habitantes de la Horda, si estais leyendo este cartel es porque vuestro deseo es ayudar a la Horda!, se ha avistado una marcha de la Alianza contra las Tierras Altas de Arathi, en Reinos del Este

Quieren asediar ese terreno que nos pertenece, Stromgarde la antigua ciudad de los reinos de los humanos, pertenecerá a la Horda para siempre, expulsaremos a esos malditos humanos de estas tierras que tratan de conquistar con fervor.

¡Guerreros de la Horda, coged vuestras armas y empuñarlas contra el enemigo, tenemos que defender, nuestras tierras con sangre y fuerza!

Nuestra fuerza marcha hacia el poblado de Sentencia y Caida de Galen, eso son nuestros puntos estrategicos mas fuertes.

Si quereis participar en la batalla que se decidirá en las Tierras Altas de Arathi solo teneis que llevar un arma, vuestro tabardo de la Horda y, ¡vuestro honor!

¿A que esparais para sacrificaros por vuestra gente y por vuestro pueblo?

¡Por la Horda!

Desarrollo del eventoEditar

Resumen 23/04/2012:

Informes de la Cruzada Dilaura Sueñosolar para el Alto Mando de la Cruzada Argenta en la Vega del Amparo

El pasado lunes día 23 del mes de Abril, un pequeño contingente de Cruzados, Caballeros, Hechiceros y Escuderos Argenta partimos desde la Vega del Amparo hasta las Tierras Altas de Arathi para mediar en el conflicto entre la horda y la alianza que se prevé en el lugar. Tras mas de dos horas de marcha cruzando el bosque de Argenteos, Tirisfal y Trabalomas llegamos a la ciudad de Stromgarde donde tuvimos nuestro primer acercamiento con la guardia estacionada en dicha ciudad.

En un ambiente de cordialidad pudimos hablar con ellos y escuchar sus razones para dicho enfrentamiento, posteriormente decidimos establecer nuestro campamento base en una colina a las afueras de Stromgarde.

Tuvimos un pequeño altercado con los trolls de la tribu Secacorteza donde por fortuna y gracias a la luz sagrada que vela por nosotros no tuvimos que lamentar ninguna baja y tras dialogar con estos descubrimos que nos habian confundido, citare textualmente según lo que dijo el chamán troll con "Los de Rojo", los cuales les estaban hostigando tiempo atrás.

Esperaremos ordenes si se quiere o solicita que investiguemos dicho asunto, aunque no sea nuestro principal cometido. Establecimos también un turno de guardias y de vigilancia del campamento y las principales zonas de conflicto, la ciudad de Stromgarde y el campamento militar Renegado de la muralla.

El día posterior, martes 24 de Abril comenzaron las labores de parlamento tanto con los renegados como con las fuerzas de Stromgarde para seguir mediando en dicho conflicto, si bien las condiciones de uno y otro bando invitan a la guerra, pensamos que ambos bandos están esperando a que uno de estos provoque el definitivo conflicto que lleve a la guerra.

Así pues, intensificamos las patrullas, tuvimos un altercado con los renegados pero que se supo atajar a tiempo. Al caer el atardecer, llegaron al campamento de la Cruzada Argenta, informes de que en una granja cercana se podían ver cultores infectando el grano que sirve de suministro a los humanos de Stromgarde y llegamos a la conclusión de que teníamos que intervenir rápidamente para evitarlo.

Si esta grano hubiese sido repartido en Stromgarde, las fuerzas de la Alianza lo podrían haber interpretado como un ataque de los renegados y con esto provocar el inicio de la guerra. No pudimos atrapar con vida a ningún cultor, así que extrajimos dos muestras del grano infectado y quemamos las granjas, pudimos salvar a un gran redil de vacas en perfectas condiciones que servirán como suministro para nuestro contingente durante largo tiempo.

Mandamos nuevamente emisarios al campamento Renegado y la ciudadela de Stromgarde, si bien nuestro gesto fue motivo de agradecimiento y genero una gran aceptación y confianza hacia nuestra causa por el alto mando de la Alianza en Stromgarde, los renegados no mostraron agradecimiento alguno y se limitaron a guardar las muestras de grano infectado que fueron entregadas.

Ciertamente, nuestra confianza en los renegados mengua y los vigilaremos muy de cerca, aunque no tenemos pruebas fehacientes para acusarles por lo sucedido en las granjas.

Por lo demás agradecemos las nuevos refuerzos que nos mandais para reforzar nuestro contingente.

Seguiré informando de toda novedad ocurrida en nuestro frente, se despide atentamente la Cruzada Dilaura Sueñosolar.

Campamento Base de la Cruzada Argenta en las Tierras Altas de Arathi.


Resumen 24/04/2012:

Informes de la Cruzada Dilaura Sueñosolar para el Alto Mando de la Cruzada Argenta en la Vega del Amparo

Nos encontramos en el día Miércoles 24 de mes de Abril, debido a nuestra desconfianza en los renegados hemos mandando espías a su asentamiento en las Tierras Altas de Arathi, la jornada por lo demás transcurrió con normal tranquilidad hasta la llegada de nuestros espías.

Una de ellas, Aramus Solnegro nos relato como era un renegado, un tal "Principe Galen Aterratrols" el que dirigía dicho campamento, por lo visto era el antiguo y legítimo heredero de Arathor antes de pasar a la no-muerte y reclamaba su ciudad y una espada llamada Trol'Kalar. Una pequeña expedición partió a la Vega del Amparo, para buscar información acerca de todo esto.

Aramus haciendose pasar por uno de ellos descubrio que este aún tenia una reminiscencia de su luz interior y acariciaba un imaginario retrato de su madre el cual estaba dentro de Stromgarde por que Galen se lo dijo. Hemos pensado que recuperando dicho retrato ganaríamos mas tiempo para tratar de impedir esta guerra, tratando de llegar con el a esa luz interior que aún se vislumbra en el principe. También sabemos que las fuerzas de Stromgarde no nos entregaran el retrato asi que usando técnicas de subterfugio, hemos recorrido la ciudad y localizado el retrato. Con dicho retrato en posesión de Brarghiia fuimos a entregarlo al campamento renegado.

A Galen Aterratrols le cambio repentinamente el gesto de su cara al ver el restrato de su madre, aunque nos tememos que este tal Galen no necesita motivos para empezar la guerra y aunque nos a dado su palabra de que no habrá ya ataques sobre Stromgarde, no sabemos cuanto tiempo la mantendrá.


Resumen 26/04/2012:

Informes de la Cruzada Dilaura Sueñosolar para el Alto Mando de la Cruzada Argenta en la Vega del Amparo

Informe del Jueves 26 de Abril del presente año.

La guerra parece inevitable y tenemos el tiempo justo para evacuar a los civiles de todas las posibles zonas de conflicto. Nada más hemos recibido vuestro permiso, hemos empezado las evacuaciones con suerte muy dispar, dirigidas por la Cruzada Brarghiia. En un gran asentamiento de tierra de cultivo conocido como la Granja Dabyrie hemos tenido éxito, un centenar de civiles serán escoltados hasta la Vega del Amparo, donde espero que ya esté preparado el campamento de refugiados.

Por el contrario, tanto los trolls del poblado Secacorteza, como la horda de Sentencia y los humanos de Stromgarde se niegan a abandonar sus asentamientos. Por parte de los trolls Secacorteza, son los propios civiles los que dicen que morirán allí si la guerra llega a sus tierras y que no se marcharan.

En Sentencia, el encargado de la parte civil, un tal Doctor Gregory, no le importa que evacuemos a los civiles a cambio de algún tipo de compensación. Vamos a investigar sobre el asunto para tratar de salvar el mayor numero de vidas inocentes posible.

En Stromgarde, su lider humano un tal Lord Aedan, se niega a que los civiles abandonen la ciudad y confía en su poder belico para derrotar a la horda de un plumazo. Sin embargo hemos observado miles de barriles de añublo profano en el campamento renegado del Principe Aterratrols, que seguramente sean lanzados sobre Stromgarde, matando con ellos a miles de civiles... tenéis que hacer algo Lord Tirion, ruego por que la luz sagrada os ilumine para medíar en este asunto, ya que los humanos parecen tan convencidos de su victoria que expondrán a los suyos a una posible y lamentable muerte.

Sin más, se despide vuestra servidora desde el Campamento de la Cruzada Argenta en las Tierras Altas de Arathi.


Resumen 27/04/2012:

Mensaje urgente para el Lord Comandante Aedan Taerysian de Stromgarde

Estimado Lord Comandante, me dirijo a vos para suplicaros que reconsideréis vuestra postura de cara a permitir que miles de civiles inocentes abandonen la Ciudadela de Stromgarde ante la más que palpable amenaza de la guerra.

Mis informes son que los renegados tienen una gran fuerza desplegada en la zona y miles de barriles de añublo profano que muy posiblemente harán colisión en Stromgarde, expandiéndose y acabando con toda vida tanto civil como militar. Ese veneno no tiene sentido del honor en el campo de batalla y acabara con todo lo que este a su paso, nosotros ya hemos conocido en Rasganorte como actúa y son demoledores sus efectos, a causa de ello perdí a un gran compañero y querido amigo que a buen seguro vos mismo también recordareis, Lord Bolvar Fordragon.

Personalmente me gustaría que se pudiera evitar esta contienda pero dado la imposibilidad de este deseo, os vuelvo a suplicar para que permitáis que los ciudadanos civiles de Stromgarde abandonen la ciudad y podamos montar campos de refugiados tanto en Forjaz, como Ventormenta o mismamente aquí en la Vega del Amparo.

No lo veáis como un acto de derrota antes del comienzo de la batalla, sino como la aptitud de un líder responsable ante una posible amenaza que afecte a aquellos que no se pueden defender, pensar en los niños inocentes que pueden morir durante la contienda.

Espero pues que toméis una decisión final respecto a este asunto.

Desde la Vega del Amparo
Viernes 27 de Abril
Alto Señor de la Cruzada Argenta
Lord Tirion Vadín

. . .

A su Eminencia el Obispo DeLavey.

Monseñor, Luz mediante y tras un día navegando por las costas de los Reinos del Este, hayamos nuestro destino en la bahía de Baradin, donde encabezamos la marcha para unir nuestras armas y almas a la defensa de la noble tierra de Stromgarde, junto al batallón Gilneano de la Dama Jeynen y el las tropas familiares de la casa noble Gilneana que abandera el buen Barón von Kharstein.

La llegada nos deparaba sorpresas por doquier. El Lord Comandante y sus hombres se mostraron respetuosos a pesar de las diferencias con los hijos e hijas de Alterac que entre los nuestros forman parte. Rezo a la Luz por su buen juicio, dejando de lado sus diferencias, pudo hacernos un lugar a todos, como hijos e hijas de una causa común.

Hemos predispuesto y comenzado el montaje de un hospital de campaña y una forja, así como hemos unido nuestros suministros a los de las tropas ahí ya afincadas, por ahora el ambiente es favorable, colaboraremos con cuantas labores defensivas sean necesarias, centrando nuestro foco contra la infamia Renegada, los hermanos saben que es una blasfemia que debe responder ante la justicia de la Luz, y por ello sus corazones se preparan para una batalla larga y costosa, pero no por ello injusta.

Sabe Su Eminencia que mientras el mal que el norte consume sea una amenaza, con sus retorcidas armas negando la libertad de los hombres y mujeres libres, no hallaremos descanso en nuestro cometido, combatiremos por defender esta buena tierra y a su gente cuyos inocentes sufren bajo el yugo de la tiranía de los hijos del Azote, que lejos de buscar la redención en sus actos, se regodean en sus actos. Pero llevaremos la Justicia de la Luz ante todos esos seres, y su veredicto será inapelable.

Cuentan los soldados que los representantes de la Cruzada Argenta, tratan de mediar por la contienda en busca de la Paz. He oído rumores de todo tipo, desde que han robado y herido a los soldados de Stromgarde, como que trabajan para la Horda, usando los tabardos de los nobles Caballeros de Lord Tirion Vadin. Dos de ellos se acercaron a parlamentar, alegando que la Horda contaba con una decena de carros de Añublo y estaban dispuestos a usarlos, para retirar a los civiles de la fortaleza. Por ahora confiaré en su honor, no obstante le tendré informado y sin duda desoiré tan tergiversados rumores hasta que halle una prueba de su certeza.

Con tal me despido, monseñor, mis oraciones están con los hombres y mujeres que han caído defendiendo sus hogares en Strom. Que la Luz le acompañe,

Atentamente y en nombre de la Luz,
Sir Tristan de la Tour.

. . .

La situación en Arathi cada vez es mas tensa, estamos tratando de salvar todas la vidas civiles del conflicto, finalmente conseguimos evacuar a los civiles de Sentencia, pero no hemos logrado la evacuación de civiles en la ciudadela de Stromgarde.

Agradecemos al alto mando, el envió de nuevos efectivos a la zona, aunque la situación se esta volviendo incontrolable. El principe Galen Aterratrols, alega que solo acabara la guerra cuando los humanos abandonen lo que legitimante le pertenece, acusa de ladrones y usurpadores a los mismos, y que si no abandonan Stromgarde la ira de los renegados caera sobre todos ellos, la verdad es que no sabemos como manejar exactamente esta situación, será una masacre.

Por otro lado, seguimos con nuestras labores de patrullar todas las zonas del conflicto... Sentencia, la Caída de Galen y Stromgarde como meros observadores.

Caída la noche, un numeroso grupo de humanos provenientes de Stromgarde con un tal Lord Tristan a la cabeza se presentaron en nuestro campamento base para dialogar. Sentados a luz del fuego debatimos sobre la contienda, sobre la evacuación de civiles, sobre lo que los renegados pretenden hacer. Debo confesar personalmente que estoy a favor de estos defensores de la ciudad y que me parece un crimen lo que los renegados pretenden hacer. me costaba explicar nuestra posición con tan contundentes argumentos, pero no entiendo muy bien la situación política del conflicto y respetare nuestra neutralidad como se nos a ordenado, para no provocar males mayores. El tal Lord Tristan, nos prometió que haría lo posible para interceder en la evacuación de civiles hacia el puerto de Menethil, ruego a la luz sagrada que entre nuestro alto Señor Tirion y este Lord Tristan hagán entrar en razón al Lord Comandante de Stromgarde. Les hemos ofrecido nuestra ayuda para las labores de evacuación.

Durante el resto de la noche, se han sucedidos numerosos avisos de ataque y hemos patrullado activamente la zona para prologar un poco mas el inicio de la guerra, esperando una milagrosa solución diplomatica donde el Lord Comandante u otro representante de la Alianza se sienten con Galen para tratar por la via diplomatica de encontrar otra solución al conflicto.

Ahora mas que nunca desde que estamos aqui... tenemos que tener fe en la Luz Sagrada, y que esta influya positivamente en todos los seres donde esta se hace presente.

Sin más, se despide vuestra servidora desde el Campamento de la Cruzada Argenta en las Tierras Altas de Arathi.


Resumen 28/04/2012:

A su Eminencia el Obispo DeLavey.

En el Norte, parece haberse instalado una tensa calma a raíz de la llegada de los efectivos de la campaña. A lo largo de la mañana se ha dado con una mujer, que se ha identificado como miembro de una de las bandas de Ventormenta que tanto desorden han causado en la misma, por lo que se ha procedido a su arresto y está a la espera de la Justicia de Stromgarde, aunque me gustaría abogar por su extradición a Ventormenta, dado que allí fue donde cometió los crímenes.

Por otro lado, la estrategia de la Horda, hemos visto que se basa en el acoso y la guerra de guerrillas. A lo largo de todo el día, ha habido intentos frustrados de atacar a los residentes de la fortaleza, así que con toda premura se intentarán cerrar las brechas de la misma para poder evitar mas intrusiones, especialmente en el campamento de los heridos. Ha llegado del mismo modo vuestro emisario sano y salvo, el señor Schrodinger. Lo presentaré al consejo de comandantes y a los Stromgardianos como representante de la Sacrosanta Catedral de la Luz Sagrada confío en que su presencia inspire los corazones de los hombres y mujeres aquí apostados, a pesar de que por ahora, la moral sigue alta.

A lo largo de la noche, hemos observado los ires y venires de los miembro de la Cruzada Argenta en las cercanías del castillo, y lo cierto es que muchos de los defensores ahí reunidos sospechan de ello, dado que no dan parte a nadie, de modo que decidí entrevistarme con ellos en su campamento. Tras informar a nuestros anfitriones, que tomaron parte, junto a parte del batallón gilneano, nos dispusimos a partir hacia las colinas donde se encuentran hospedados.

Lo cierto es que sus palabras, en cierto modo causaron confusión. Por un lado, veo correcto que deban evacuarse los civiles a un puerto mas seguro, aseguran que los Renegados, ávidos de conquista desean gasear todo lo que no sea de los suyos que se reúna bajo el estandarte de la Alianza. .Estamos hablando de añublo, monseñor, esa gente pretende actuar como la misma Plaga, que tanto sufrimos para derrotar, y no contentos con eso, estos Cruzados Argenta aún dicen que no pueden tomar ninguna medida. De modo que por su parte, solo podemos recibir peticiones de evacuar a los civiles y ya está. No defenderán a los hombres y mujeres que no quieran abandonar su buen hogar, esa tarea recaerá en nuestros hombros una vez mas. Por otro lado, querían llevar al Lord Comandante ante la justicia por no querer evacuar lo s civiles, irónico que no se lleve a los Renegados por las masacres que pretenden cometer con total impunidad. Esas palabras despertaron el recelo de los asistentes, que han acusado a la Cruzada de proteger mas los intereses de la Horda que la misma justicia. Le mantendré informado monseñor sobre este último tema. Quiera la Luz que sea solo fruto de la tensión entre ambas facciones.

Por último, tuvieron a bien advertirnos que era posible que la noche deparara algún ataque, así que se ha preparado una defensa, que al parecer ha disuadido a los atacantes. Le escribiré con la frecuencia que me permita la evolución del conflicto, pero le mantendré informado.

Que la Luz esté con vos, moseñor. Os ruego que recéis por los valientes luchadores que se niegan a permitir que la Oscuridad de un paso mas y devore el Alma de la alianza, y la cuna de la Humanidad.

Atentamnete,
Sir Tristan de la Tour.

. . .

28 de Abril - Sentencia

Informe médico del orco 371: Anoche un grupo de mensajeros renegados trajeron un orco que se habían encontrado de camino a Sentencia. El sujeto presenta diversas quemaduras y heridas profundas hechas por un arma cortante de gran tamaño. Posiblemente una espada bastarda o un mandoble. He pasado a suministrarle suero y realizarle cataplasmas tras coserle las heridas más profundas. No lleva ningún tipo de identificación que pueda suministrarnos ideas de quién puede ser o qué hace aquí. Su estado es muy grave, no sabemos si pasará de esta noche.

Doctor Gregory Victor


Resumen 29/04/2012:

Informes de la Cruzada Dilaura Sueñosolar para el Alto Mando de la Cruzada Argenta en la Vega del Amparo

Informe del Sabado 29 de Abril del presente año.

El día a transcurrido con mas calma que el anterior dentro de lo que se podía prever. Lo mas destacado es el incontable numero de tropas de la Alianza que van llegando para defender Stromgarde como pulso a Galen Aterratrols, el cual a buen seguro y después de ver esto, se pensara el iniciar cualquier acción hostil contra la Alianza.

Recemos a la luz sagrada, porque este equilibrio de poderes, haga que finalmente no se produzca batalla alguna, por si acaso, nos han comunicado que la mayoria de civiles final y alegremente abandonaron Stromgarde y se encuentran en un campamento de refugiados en el Puerto de Menethil.

Sin más, se despide vuestra servidora desde el Campamento de la Cruzada Argenta en las Tierras Altas de Arathi.

. . .

29 de Abril - Sentencia

Informe médico del orco Targok Tuercedraco: Hoy al ocaso el orco 371 se ha despertado. Al parecer se llama Targok y era un explorador que husmeaba las ruinas de Stromgarde. Pese a su estado ha dicho que tiene información de vital importancia para la guerra del Norte. Le he hecho guardar cama, pero he enviado a un mensajero para que hable con algún oficial para corroborar su historia, y si es cierta, que pueda ser transmitida. Sus heridas van mejorando, pero el corte de la espalda es muy profundo y lo voy a tener que abrir otra vez para drenarlo. Sin duda el que le hizo esta herida se la hizo a traición.

Doctor Gregory Victor


Resumen 30/04/2012:

30 de Abril - Sentencia

Informe médico del orco Targok Tuercedraco: Las heridas van remitiendo gracias a la cataplasma y el corte de la espalda ha dejado de supurar. Mientras he ido supervisando el estado del orco, este me ha contado como fue dejado inconsciente y en estado lamentable. Al parecer escapaba de un druida y un humano camino de Caida de Galen cuando este último, montando en un grifo, lo derribo de su montura dejándolo incapacitado. Antes de este suceso, estuvo infiltrado en la parte occidental de la fortaleza, averiguando donde estaba el almacén y el "baluarte" de los humanos. Sin duda, y si esta información es cierta, será de gran importancia para sacar a esa chusma de allí.

Doctor Gregory Victor

. . .

A su Eminencia el Obispo DeLavey.

“Ante la adversidad, todo hombre debe mostrar su mejor alma, y con ella permanecer de pié, firme ante la adversidad.” Recuerdo esas palabras de vuestros propios sermones, y bien es cierto que las hemos necesitado más que nunca en estos dos días pasados. Sabe la Luz que la situación es complicada, pero no imposible.

Durante hace dos tardes, recibimos un fuerte ataque por parte de una avanzada de la Horda, contundente y organizado, debimos retroceder bajo el resguardo de los muros para poder empujarlos fuera, finalmente y con una costosa defensa, acabaron con tener que retirarse. Lo más chocante de todo eso, fue encontrar entre los cuerpos muertos, a combatientes de la Horda, que se habían pertrechado el tabardo de la Cruzada Argenta, para desconcertarnos, pero no eran sino mas siervos de la Horda, que lejos de tener honor alguno, se guarecieron en el armisticio para que no los atacasen. Pero revelando su verdadero rostro, han firmado su sentencia. Hemos recogido los tabardos y dado un ritual de purificación a los caídos, para que sus almas puedan ser juzgadas junto a la Luz. Los tabardos han sido llevados por el Templario Kailant a la Vega del Amparo, para devolverlos y explicar lo sucedido.

La cosa se va a poner peor, es inevitable, voy a hablar sin demora con el Lord Comandante, para que nos de su permiso para retirar a los civiles que lo deseen lo antes posible, antes de que se convierta en una retirada caótica si la Horda vuelve. Debo decir que hasta ahora su comportamiento ha demostrado ser duro, pero justo. Se han celebrado dos juicios en relación al apresamiento de dos criminales. La primera de ellas, fue acusada de crímenes que no le correspondían, la segunda no contenta con menospreciar la autoridad de los Stromgardianos, parecía no tener una declaración en firme, además se presentaron pruebas contra ella. Por ello fue juzgada y ejecutada, según la justicia de Stromgarde.

Los ataques se han ido sucediendo a lo largo del día, en un goteo constante, hemos tenido que ir cambiando los centinelas con cierta regularidad, porque ha sido duro. Los muchachos de la fortaleza, parecían languidecer defendiendo una y otra vez, así que el Lord Comandante ha preparado una ofensiva, para hacer retroceder a los Renegados, y como advertencia a sus posibles ataques futuros, se ha convocado a todo voluntario posible para asaltar un puesto avanzado, cercano a Stromgarde, el cual parece que pretende ser un avance significativo para llegar hacia las murallas.

La batalla ha sido larga, y costosa, se ha prolongado a lo largo de una buena porción de noche. Los resistentes, a pesar de la inferioridad numérica, se atrincheraron con audacia y resistían uno tras otro los embates, aunque finalmente el desgaste fue decisivo y Luz mediante pudimos hacer arder sus maquiavélicas creaciones. Lo cierto es que las tropas estaban particularmente inspiradas, gracias a las oraciones del Señor Schrodinger, la Luz lo guarde.

Sea pues la voluntad de la Luz, amada por todos. Espero poder dedicar más tiempo a las misivas a lo largo del día de mañana. A nuestra marcha hacia la fortaleza, hemos sido emboscados, y aún me resiento de las heridas, lamento no poder darle más detalles, Monseñor.

Que la Luz sea con vos,
Sir Tristan de la Tour


Resumen 01/05/2012:

Diario de la Campaña del Norte.

La Horda no nos deja respirar, ataca constantemente la ciudad pero logramos expulsarlos. Esta situación comienza a superarme, mi hermana esta gravemente herida y no logro concentrarme lo suficiente, solo pienso si estará bien. Aún no hemos sido derrotados, pero de cada batalla me llevo una cicatriz nueva e incluso un trofeo, medio colmillo de trol.

Los días pasan y no puedo dormir, pensando en si la Horda atacará o si mi hermana morirá esta noche por las graves heridas. No debí llevarla al combate conmigo, este error ha sido caro... Ser de la Tour me ha pedido que saque a los civiles de la ciudad, con los barcos de los Gilneanos y he decidido aceptar, pues no quiero más victimas civiles, pero alejarlos de su hogar creo que es mas duro que cualquier peligro, pues todo hombre o mujer añora siempre morir en su hogar.

Creo que por ahora lo dejare, ya escribiré mas tarde.

Aedan, desde Stromgarde.

. . .

Una noche calmada. En medio de una densa selva, el anciano Cazador de las Sombras se sienta frente a una hoguera que chisporrotea en el velo de la noche. A su alrededor, muchas crías se acercan a escucharle hablar, incluso algún adulto se sienta cerca aparentemente fumando pipa. El Cazador de las Sombras comienza a hablar. Su voz raspando su garganta pronuncia las palabras en Zandali antiguo, mientras todos los oyentes se ciñen a un dulce trance. Otra noche más. Otra historia más

Aquella noche, si, esa noche. En esa noche muchos de aquellos que llevaban la insignia. Si, si, mucho antes de cuando vencimos. Allí estaban. Veía en sus ojos las ganas de hacer justicia en aquellas tierras. ¿Qué donde estabamos? Allí donde viven los Secacorteza... ¿Sabéis quien es Jamjao? Si, él es de ahí.

El Cazador de las Sombras, hace una pausa. Mira al fuego. Respira hondo y continúa

¿Por donde iba?... Ya me acuerdo... ¡Ojo por ojo, diente por diente! Mientras estaba en la colina los veía, como cerdos en su pocilga. Cerdos que en su ignorancia no sabían que iban a desangrarse. De repente, tras nosotros, nos sobresaltaron aquellos que luchaban con la Horda. ¡Hace mucho tiempo de aquello! Entonces Ogoun clamó sangre. Y junto a aquellos esclavos de la Horda luchamos. ¡Codo con codo! No se lo esperaban. Y como cerdos, muchos sangraron para los loa. Atravesamos sus corazones al tiempo que entramos en su fortaleza. Los muertos me rodeaban, pero yo solo cogía el arco así.

El cazador hace un gesto con las manos como si utilizase un arco

¡Así hacía! ¡Si!... Mucha sangre enemiga se había vertido. ¡Y el loa consideró que nuestra sangre fuese ofrenda en aquella tierra! Muchos de los nuestros cayeron. Muchos más heridos. Abandonamos el lugar. Estabamos contentos, gritabamos a los loa, agradeciamos en nuestros pensamientos a los espíritus la sangre vertida.

El fuego ilumina la rajada máscara dibujando una macabra sonrisa en la sombra, mientras dos colmillos astillados asoman por los lados. El viejo Cazador de las Sombras desprende vitalidad y cuenta con ahínco el cuento, mientras los niños le miran extasiados.

¡Aquella noche recibieron su advertencia! ¡Sabían que esas tierras no estaban solas! ¡Que nuestros hermanos no estaban solos! ¡No iban a profanar más nuestro pasado! ¡No iban a vagar por nuestras tierras! ¡Estas son tierras trol! ¡Somos el Trol Kalar! ¡Somos quienes traemos la unión! ¡Somos el Trol Kalar!

Esa noche fue especialmente húmeda, y los árboles susurraban más de lo normal golpeados por el viento nocturno. La selva se fundía con los edificios. En algún lugar de aquella gigantesca ciudad, el Cazador de las Sombras permanecía en el fondo de su guarida. Sonreía mientras miraba un hajado harapo marrón colgado en la pared. “Somos el Trol Kalar”

. . .

1 de Mayo - Sentencia

Informe médico del orco Targok Tuercedraco: Esta mañana, y con la herida de la espalda aun sin terminar de cerrar, el orco Targok se ha levantado al escuchar que un oficial de la Horda estaba en Sentencia. Han tenido una acalorada discursión, pero al final le han hecho guardar cama hasta que la herida se cierre. Mientras le inpeccionaba las heridas y quemaduras, el orco no ha parado de musitar cosas incomprensibles. Temo por que salga sin permiso de Sentencia y la herida vuelva a abrirse.

Doctor Gregory Victor


Resumen 02/05/2012:

Carta a Mr. K. Remitente: Kotae.

Estimado señor:

La mision de desestabilizar la paz de la avanzada de Stormgarde sigue su curso. Como se indico en los datos basicos de la mision, se ha procedido a lanzar navajazos, puñaladas y todo tipo de incomodidades a humanos, gnomos y demas seres de la Alianza.

Es impresionante el aguante de estos soldados humanos, corren persiguiendome durante horas con su equipo completo, sin embargo las ruinas de la propia ciudad me dan muchos lugares donde ocultarme. Deben ser sometidos a un entrenamiento muy duro para ello.

Como objetivo secundario de la mision he lanzado un breve intercambio injusto de golpes con sus principales lideres en situaciones expuestas. Injusto, porque he evitado en todo momento darles oportunidad de replicar sus ataques, que no es nada facil tienen guerreros muy competentes y peligrosos, tenga esto en cuenta.

Finalmente, la Horda ha montado un escandalo a las puertas de la ciudad, les he indicado que se retirasen de ahi, dado que era una zona demasiado a la vista para agruparse, no hicieron caso y tuvieron que salir por piernas.

En cuanto sea posible, volvere a infiltrarme en la ciudad.

Kotae, la respuesta.

. . .

Diario de la Campaña del Norte.

¿Es posible lo que ha pasado, que la Horda nos flanqueara y tener que retirarnos al distrito?. Sí lo fue, los hombres rompieron la formación y se desperdigaron y muchas cayeron y otros muchos están heridos.

Esos trols se han unido con las pocas fuerzas de la Horda que había y planea golpear fuerte. Yo no olvido...Y aún tienen que pagar por lo de mi hermana...

Lo pagaran caro...

Aedan, desde Stromgarde.

. . .

"¡Samedi trae la muerte! ¡Samedi trae el dolor! ¡Samedi trae la perdición!" cantaba en pleno fragor de la batalla el drogado Cazador de las Sombras. Tras intensos intentos condenados al fracaso y el coste de muchas vidas, al fín lo habían conseguido. El Trol Kalar, con ayuda de algunas fuerzas Hordas, había conseguido tirar abajo las barricadas exteriores, y habían obligado a los defensores de la ciudad a parapetarse en su distrito.

El Cazador de las Sombras tensaba en arco y miraba a sus hermanos, a aquellos que yacían en el suelo con el tabardo ensangrentado, y a aquellos que lo ensangrentaban con sangre del enemigo. Algunas flechas eran golpes mortales, otras no. Sangraba copiosamente por ambos costados, producto de alguna daga funesta que no había podido esquivar. Pero él solo tensaba el arco y disparaba. Tensar, disparar, matar. Sangrar.

Los loa bendecían complacidos aquella sangrienta trifulca. Ogoun ostentaba una macabra sonrisa ante el caudaloso derramamiento de sangre, mientras Samedi se relamía al agenciarse las almas de los caídos. Contemplaban el combate, divertidos, jugando con los hilos del destino.

Resumen 03/05/2012:

La noche había sido dura para Targok. La herida de la espalda, que cada vez picaba más no le dejaba tranquilo. Pero esa no era la razón de su insomnio. Aquellas palabra del oficial renegado resonaban una y otra vez en su cabeza... "Has hecho un buen trabajo orco, pero ahora tienes que retirarte y dejarnos a nosotros". Tratado como un vulgar peón, había sido apartado del combate y dejado sus restos para los lobos. Con un gruñido, volvió a voltearse en la cama mientras se intentaba rascar la herida, cuando de pronto una mano huesuda abofeteó su cara.

-Deja de rascarte la herida o tendré que atarte. -Dijo el Doctor Gregory Victor-. ¡Y duérmete ya! No dejas dormir al resto de pacientes.

Targok se quedo estupefacto ante la reacción del Doctor, pero le hizo caso. No tenían que pagar los demás sus fallos.

A la mañana siguiente, por primera vez se levantó de su cama y salió del barracón. El día estaba encapotado y seguramente lloviese. Desde el marco de la puerta veia claramente la imagen del oficial renegado que le había hablado la otra tarde. Sabía lo que tenía que hacer. La herida estaba casi cerrada y ya no pintaba nada en esas tierras, así que se dirigió a lo alto del asentamiento a preparar un dracoleón para su viaje al Norte.

-Has hecho lo que tenías que hacer orco. -Le dijo el cuidador de dracoleones-. Pero es mejor que no le sigas dando vueltas.

Targok miró al cuidador durante un instante sin emoción en sus ojos. Luego, cogio unas bolsas de cuero y comenzó a cargar a la bestia alada.

-¡PRISIONEROS EN LA PUERTA!

Un destacamento renegado entró rápido por la puerta principal llevando consigo y casi a rastras a cuatro humanos, tres de ellos guardias por sus armaduras. Al verlos, el oficial al cargo señaló una parte de la empalizada mientras el destacamento entraba en el barracón de armas y un grupo de orcos disponían en lineas a los humanos. Frente a ellos, uno a uno los renegados volvían con armas de fuego que preparaban rápidamente. Targok se quedó mirándolos fijamente. Los guardias, seguramente de la zanja de la Zaga permanecían serios y firmes. En cambio, el cuarto humano temblaba y lloriqueaba mientras los orcos le obligaban a estar de pié.

-Humanos, habéis sido condenados a muerte por enfrentaros a los propósitos de la Dama oscura. ¿Algo que decir?. -Sentenció el oficial renegado. -¡Noo!! ¡NO! ¡No quiero morir... ¡No!

El cuarto humano era sin duda un labriego, pensó Targok. Pero eso no le quitaría el rodillazo propinado por el oficial al avalanzarse este a sus pies. Ante el silenció de los demás prisioneros, el oficial asintió y se apartó, dejándo escuchar solo el sollozo de aquél peón que terminó con un sordo estallido de rifle.

-Empaquetadlos y que sean enviados al Norte. La Dama oscura tiene aun planes para ellos.

Targok, al escuchar esto último, bajó lentamente de la percha de dracoleón bajo la atenta mirada del oficial que se acercó hasta estar uno frente al otro.

-¿Tienes algo que decir orco?

El silencio fue lo único que se respondió bajo la sonrisa macabra del renegado.

-Ya me lo parecía. Ahora, si eres listo, sube a esa percha, monta esa cosa parasitaria que llamáis montura y lárgate de aquí. Esta no es tu guerra.

Targok apretó sus puños mientras el resto de orcos de Sentencia lo observaban atentamente. La agresión a un oficial era un castigo severo en la Horda. Pero nadie de allí sabía lo que ocurriría si el oficial era un Renegado. Así que Targok alzó su puño y golpeó fuertemente su propio pecho mientras se ponía firme frente a la orden.

Uno a uno, todos volvieron a sus quehaceres. Y aquel orco, que todos creían casi muerto, se montó en su dracoleón y volvió la vista atrás para ver como metían a los cuerpos de los humanos en cajas que posteriormente se convertirían en esclavos de la voluntad de la Dama oscura.

-Los humanos son bestias débiles y lloricas. Pero hasta los perros se merecen un destino mejor.

Dicho esto, espoleó a su montura y se alejó volando por los nublados cielos de Arathi.

---

Dedicado a los fusilamientos del 2 de mayo y a la Horda que persiste roleando en Las tierras altas de Arathi.


Resumen 04/05/2012:

La Trol miró sus heridas concentrando su odio en ellas como si ello pudiera hacer que las heridas sanaran más rapido. Uno de los médicos-brujo de la tribu se le acercó con una pócima que rechazó distraída. Había cosas más importantes que sanarse. Suspiró y salió de la cueva donde los Secacorteza habían establecido su aldea hacia milenios. Varios pilares de piedra desgastados marcaban la entrada, con imagenes del Loa local protector. Todavía mostraban las señales del combate. Desde la cueva vió como la tribu Secacorteza trataba de recomponerse, tras el ataque del día anterior. Le dolía que tantos trols hubieran muerto, pero una parte de su mente sonreía. Con el ataque de la Alianza al poblado, los antes renuentes trols habían abrazado con fanatismo el llamamiento de Trol'Kalar con el fin de vengarse y expulsar a los invasores de sus tierras. Aquí y allá, por entre las hogueras de los supervivientes podía escuchar los cánticos rituales a Ogoun y las plegarias a Lukou. La mayoría de los guerreros que aún podían empuñar un arma se habían pintado la cara en honor a Samedi, el Loa de los muertos, y de rojo por Ogoun, el Loa de la guerra. Asintió pesadamente apoyada en su bastón ceremonial de 'Jinn. Sí, el ataque no había sido tan desastroso como había pensado.

-"Nuevas almas para Trol'Kalar. Nuevas almas para los Loas"-

La jugada de Arathi no había salido exactamente como había previsto, pero al menos habían ganado trofeos para los Loas y sellado un pacto con el líder de los Secacorteza. Recordó complacida como se habían infiltrado por la muralla trasera de la ciudad y hecho retroceder a la Alianza. Una prueba más si se quería de que los Trols unidos eran una fuerza imparable. Aunque desde que había hecho sus votos a Lukou ya no podía volver a matar, recordaba complacida como sus guerreros habían derramado sangre con el nombre de los Loas en sus labios y como incluso habían logrado derribar al líder de la temida tribu de Alba de Plata. Eso si, habían sido siempre rechazados y ya había perdido un buen número de guerreros irreemplazables. Ella misma había salido con vida a duras penas del ataque al poblado.

Sabía que apenas podía permitirse perder un solo guerrero, y aunque estaba dispuesta a sacrificar a todo el poblado, e incluso a su amada tribu con tal de alcanzar la victoria, tenía un plan para evitar más derramamiento de sangre trol. Al menos sin que ello le beneficiara....

. . .

Tzami abrió pesadamente los ojos, se incorporo con lentamente de su lecho de pieles mientras trataba de enfocar alrededor, todo le daba vueltas y las sombras danzantes de sus que la hermanos que la hoguera proyectaba sobre la paredes no contribuían a mejorar la sensación.

No tardo en darse cuenta que estaban en una de las cuevas de los Secacorteza, no recordaba cómo había llegado allí, los suyos debían de haberla trasportado después del brutal ataque de los humanos de Stromgarde al poblado.

Sentía los numerosos cortes que surcaban su cuerpo con cada movimiento, cosa que extrañamente la reconforto, salvo la terrible herida sufrida en la espalda horas antes de la batalla a causa de un incursor Gilneano y que había provocado que tuviera que recurrir a uno de los brebajes de su Jinn para aguantar en pie, tan repugnante como efectivo, aunque fue el orgullo lo que le permitió no sucumbir en batalla.

Se levanto con dolor sin emitir queja alguna a pesar de su malestar, los de su raza no tenían derecho a quejarse, se acerco a la entrada y vio multitud de cuerpos cubriendo el campamento afligida pero sin derramar una lagrima, los suyos no podía permitirse mostrar debilidad, apretó los dientes mientras prometía venganza, la tribu no permitiría el derramamiento de la sangre de sus hermanos en vano, ojo por ojo, diente por diente y sangre por sangre, Ogoun así lo exigiría.

Volvió a refugiarse en la cueva mientras imaginaba como quedaría la piel del Gilneano colgada en su tienda...

. . .

A Su Eminencia el Obispo DeLavey.

Monseñor, lamento la demora en las misivas, pero la situación aquí no ha permitido un instante de reposo. Mientras escribo estas líneas, reposo de las heridas en el Hospital de Campaña, en lo que parece una noche tranquila, poco abundan por aquí ese tipo de noches.
La situación empeoró tras el ataque de la Horda tras mi última misiva, se convirtió en un combate casi permanente, en el que tuvimos que pagar el desgaste de sus incursiones con un buen número de heridos. Sabe la Luz que han sido días duros, los contraataques no tardaron en hacerse latentes, y sangramos en nombre de la Luz y la libertad de Stromgarde, en varias ocasiones, sangramos mucho. Acosados fuera de los muros por guerrilleros bien preparados convertían cualquier intento de avanzar al campo de batalla en una emboscada. La situación se ha ido recrudeciendo a lo largo de los días, hasta el punto que la enfermería no daba abasto, a pesar de la alta moral de los hermanos y hermanas, conocedores que la Luz protege a sus hijos.

Tras un par de días de acoso, un emisario Troll vino a proponer el no inmiscuirse en la batalla, de modo que el conflicto quedase aparte. Una buena ocasión para golpear a los infames no-muertos y otorgarles la piedad de la Luz. No obstante, horas después un nuevo ataque más fuerte que cualquier otro que hayamos sufrido rompió cualquier posibilidad de negociación, dado que el mismo que vino a hacer la propuesta se encontraba entre los atacantes, con su gente, maldita sea su falta de Honor.

Ayer por la tarde, el Comandante Aedan fue herido en lo que los vigías dicen que fue una emboscada en el exterior de la fortaleza, un guerrero trajo su cuerpo herido, que fue atendido sin demora con el resto de enfermos. Rezaré por él y su pronta recuperación, pero las heridas parecen serias y tras los cuidados de nuestros mejores sanitarios, parece no haber mejorado excesivamente.

Esta misma noche, caímos sobre uno de los campamentos de los troll, guarecido con una empalizada y numerosos resistentes libramos una dura batalla, amparados pos los contingentes Gilneanos y los voluntarios procedentes de Strom, resuelto con sangre y una costosa victoria que nos dará una noche y poco mas de tranquilidad. Los trolls, no son un rival con estrategias caóticas y brutales, son más astutos de lo que uno puede esperar, por ello reforzaremos nuestras defensas en vías de prevenir un contraataque, pero esta noche, después de muchas, ellos han probado el acero de la rectitud. Lamentablemente, si deseamos empujar a los Renegados mas al norte, vamos a tener que combatir a numerosos enemigos antes, bien armados y preparados para la batalla.

Esta guerra es larga y costosa, y nosotros posiblemente no seamos parte de su desenlace, pero de estas contiendas comprendo su larga duración y su elevado coste. Que la Sagrada Luz, amada por todos, vele por nuestras almas y nos conceda fuerza para defender lo que es justo.

Que la Luz sea con vos.
Tristan de la Tour.

. . .

Día cuarto del mes quinto del año XXXI:
Me encuentro en mi tienda de campaña, escribiendo el diario que me propuse cuando me encontré una vieja libreta abandonada por el cuartel. Hasta ahora no me había acordado de ella, pero hoy la vi entre mis cosas. La verdad es que no se que hacía ahí, pero ha sido bien recibida.
El Teniente Forjatruenos ordenó que nos estableciéramos en el puente Thandol. Parece que estaremos aquí por lo menos un par de días, ya que nos fue ordenado cortar madera y construir empalizadas.
Llegan rumores escalofriantes del norte, de los civiles que huyen de la zona. Al parecer, un grupo de trols locales se ha alineado con la Horda, y se lo está poniendo difícil a los caballeros y soldados de las distintas órdenes y cuerpos que están asentados en Stromgarde. Incluso dicen que los Renegados acumulan cientos de barriles llenos de letal añublo, listos para ser lanzados sobre las tropas de la Alianza. No estoy seguro de que creerme y que no, pero estas son noticias muy preocupantes, desde luego. Aún así, parece que las tropas resisten en Stromgarde, bien atrincheradas, y que están reparando la antigua ciudadela.
Ojalá pudiéramos ayudar a esos valientes soldados que resisten entre las murallas de Strom, pero me temo que las órdenes son distintas, por lo que nos ha contado el Teniente. Seguramente no participaremos en la lucha, aunque ya hemos tenido algún que otro encuentro con los Hierro Negro, en los que yo no participé, todo hay que decirlo.

Mejor dejo de escribir, que se está haciendo muy tarde.


Resumen 05/05/2012:

Al Alto Mando de la IV Legión de la Alianza,

Les escribo para informarles de que la III Compañía del I Batallón del II Regimiento de la IV Legión ha logrado alcanzar el primer punto de reunión sin incidentes graves y en el tiempo previsto. Nos hemos posicionado en la marca del terreno indicada, en la cabeza sur del puente Thandol a día IV. del mes V. del año XXXI.

Tras proceder al levantamiento del campamento comenzamos con las tareas de refuerzo de la cabeza del puente para proporcionar un paso seguro hacia el norte. Una escuadra fue enviada a revisar las cámaras de la aduana del puente y dieron con cinco enanos, Hierro Negro y Crepusculares todos ellos, fueron abatidos y logramos materiales como para poder abastecer dos días o tres de campaña. Se dio con un viejo combatiente que yacía muerto en las cámaras del paso del puente, se rezo una breve oración por el y se le condiciono un lugar para el descanso.

Las obras de refuerzo no irán a buen ritmo, las lluvias primaverales y la humedad del entorno hace que todo cuente con mas dificultad de la pensada. Se nos ha indicado que las aguas del pantano no se encuentran en estado potable, se dice que el azufre las ha contaminado, estamos a expensas de información mas precisa mientras deberemos ir diariamente con baldes hasta el otro lado a por agua, deberemos dar preferencia al sistema de extracción de agua.

Deberemos dar preferencia a los caballos de la granja Dabyrie, son mas cuerpos que dar de beber que requieren aun mas baldes y hacen toda la vida del campamento mas pesada, además de los caballos, la comida y las semillas les proporcionaremos un yunque encontrado para el uso en la granja, espero que se vea con buenos ojos este gesto de la Alianza con la población local.

Seguiremos con la ruta indicada para llevar acabo las tareas asignadas por el Alto Mando en caso de que duda o reasignación de tareas ruego que se nos indique con la máxima prioridad posible.

Lealtad y honor.

Teniente Forjatruenos, al mando de la III Compañía del I Batallón del II Regimiento de la IV Legión.

. . .

Máhal miraba fijamente las llamas de la hoguera que crepitaba alegremente a resguardo, en las tierras altas, oculta a los ojos extraños. Se habían detenido allí con su banda tras el ataque a Stromgarde y mientras los demás curaban sus heridas repasaba el día y lo sucedido.

Su plan de dividirse en varios grupos para iniciar una guerra de guerrillas comenzaba a dar su fruto, evitarían la posibilidad de verse totalmente aniquilados por las represalias de la Alianza y podrían ir minando poco a poco la determinación de sus defensores mediante las ancestrales tácticas trols de envenenar las flechas e irlos enfermando poco a poco.
El primer enfrentamiento no había ido muy bien. Algún vigilante les había descubierto infiltrándose por el barrio ogro y se encontraron con las fuerzas humanas ya desplegadas, pero gracias a Samedi, el Loa de los trucos, habían logrado retirarse del combate con dos heridos. Poco después los Loas les bendijeron y encontraron al espía, al que lograron herir, pero antes de poder ofrecer su corazón a los Loa tuvieron que retirarse nuevamente del combate ante la gran acometida de la Alianza. Odiaba retirarse, pero sus armaduras de caña y madera no eran rival contra esos perros blindados comejujus, ¡Así Shango se los llevara con sus rayos!
Por suerte, habían rodeado sigilosamente la ciudad por dos frentes, donde encontraron su presa. Una mujer humana y otra elfa sobre las que cayeron sin piedad para volver a retirarse, aunque algunos guerreros de Trol Kalar exaltados se adentraron demasiado en la ciudad y toparon con las fuerzas de la Alianza, que andando pesadamente con sus ridículas armaduras de hierro lograron hacerles retroceder.
Al final, cuatro heridos, dos de ellos de cierta gravedad, pero el mensaje estaba claro. Los Loas habían dictaminado que la muerte caminara entre ellos. Cada vez que uno se moviera solo por las ruinas escucharía el letal silbido de una flecha trol alojándose entre sus huesos. Si un guardia se extraviaba, al día siguiente le encontrarían con el cuello cortado, ofrendada su alma a Samedi, el Loa de los muertos. Cualquier anciano, mujer y niño al que encontraran sería despachado sin compasión. Tal era el castigo por profanar las tierras trol, como había descubierto el comandante de las milicias de Stromgarde, que había osado salir solo de la seguridad de su fortaleza escoltando un renegado.

Apartó la mirada de la hoguera y descubrió que había apretado los puños por su ansia de sangre. Respiró hondamente y meditó, para evitar que Ogoun se adueñase completamente de ella.
Debía ser la esencia de los trols. Astuta, cruel, con sangre fría. Su cuerpo le pedía un asalto directo sobre el cuarte de los Humanos pero ella debía velar por las vidas de los trols. Que los mercenarios orcos y tauren que apoyaban a los renegados cargasen de frente.

Se levantó, con una mueca por sus heridas de hoy.

Ellos tenían una tarea más importante. Convertirse en la peor pesadilla de los humanos.

. . .

Día quinto del mes quinto del año XXXI:
En realidad es por la mañana del día sexto, ya que ayer por la noche no tuve tiempo de escribir, tan atareados que estábamos.
Ayer estuvimos reforzando las defensas en nuestro lado del puente. Construimos una empalizada con las estacas que preparamos el día anterior, lo suficientemente resistente para parar al menos la primera carga de nuestros enemigos, si se da el caso.
Cuando estábamos por la mitad del trabajo, mas o menos, oímos un grito. Era el Alférez Pedregosa, que se había topado con un explorador trol cuando estaba de reconocimiento.
No estábamos seguros de que hacer, así que decidimos seguir con trabajando en la empalizada lo mas rápido posible, para resistir allí si venían nuestro enemigos. Después de un rato vino el alférez con el tabardo ensangrentado y destrozado del trol. Después de unos cuantos improperios, nos dijo que lo había matado, y junto con el Teniente Forjatruenos ideamos un plan si se diera el caso de un ataque de la Horda.
Cuando acabamos con las defensas exploramos el baluarte en la mitad del puente, en el que se encontraban los Hierro Negro que reducimos el día anterior.
Parece perfecto para instalarnos allí, pues es muy seguro, y está bien defendido. Por el momento, el Teniente nos dijo que hoy por la tarde prepararíamos una barricada en la sección media del puente. Parece una buena idea, ya que en esa sección se forma un cuello de botella perfecto para la defensa.
Aparte de eso, decidimos que todas las mañanas iríamos a recargar agua en grupos de tres al lago al otro lado del puente. Tenemos barriles como para almacenar doscientos litros, pero entre los caballos y nosotros mismos, eso solo nos da para aguantar tres días, cuatro como mucho, si nos cortan el suministro.

Esos trols parecen muy peligrosos. Por lo que se, atacan con tácticas de golpear y huir. Tendremos que estar muy atentos.

Bueno, ya dejo de escribir, que en diez minutos me toca ir a por agua.

Resumen 06/05/2012:

Enoch Plujaforta observa a todos los heridos apostadon en el suelo de la capilla. Durante estos ultimos dias, los trols hordas han estado acercandose demasiado al distrito, incluso llegaron a las mismisimas puertas del distrito, temia que las defensas flaquearan o se despistaran, y asi fue.

El pasado día quinto del quinto mes, tras la salida de la Dama Blanca y la Niña Azul, un grupo reducido de trols, no se con exactitud cuantos, consiguieron zafarse de toda vigilancia del distrito. No se como lograron subirse a las murallas interiores sin ser vistos, sin duda saben lo que hacen, y a por lo que iban, puesto que fueron directos a por su objetivo.
Pasando desapercibidos de todo guardia y miembro de cualquier orden, lograron prender fuego con flechas incendiarias a la enfermería, esta dado a su techo de madera no tardo en empezar a arder con suma celebridad. Mientras algunos soldados luchaban por sofocar el fuego, otros sacaron los heridos y algunos suministros de medicina. Doy gracias a Goldrinn que ninguno de los que en la enfermería descansaban fue herido por quemaduras u otra cosa, pero aun así se han perdido valiosas cajas de medicina, con suerte y tiempo llegaran mas cargamentos, pero espero que lleguen cuanto antes. No nos duraran mucho mas tiempo las medicinas a este paso, puesto que los heridos no son poco y cada día que pasa vuelven a llegar mas herido, y se dan mas casos de heridos, que de altas medicas y es algo preocupante.
Los sanadores andan cansados, puedo ver en sus caras las horas sin dormir, su cansancio ante tantos herido que tratar y mantener estables.

Solo espero que esos cargamentos lleguen rápido, y que esos trols paguen por sus fechorías, puesto que hay que tener poco honor para incendiar una enfermería con heridos.

. . .

El anciano Cazador de las sombras siguió una noche más con uno de sus muchos cuentos e historias con las que ensimismaba cada noche a los más jovenes de la tribu. Esa noche parecía especialmente filosófico. Quizá habia lamido algún sapo de más.

La venganza es algo que bombea el odio de nuestro corazón. Algo que se extiende por nuestras venas por todo el cuerpo. Agudiza nuestros sentidos y tensa los músculos. Todo con un objetivo; que aquellos que hicieron sufrir, experimenten el mismo dolor.

Y no con otra mentalidad, aquella noche, los Secacorteza agarraron sus arcos con el más instinto mortífero que podía haber en su interior. Durante décadas, nuestros hermanos Secacorteza conocían cada palmo de la fortaleza humana, cada palmo de la inalcanzable muralla, cada pasadizo derrumbado por el tiempo, cada recoveco donde asestar una flecha de manera asesina. Y si, fue aquella noche cuándo todo eso se puso a su favor.

Con ayuda de los loa que habitan el bosque, y gracias a su gran instinto cazador, un pequeño grupo de trols de Secacorteza aprovecharon los escombros derruidos de una muralla para conseguir encaramarse. Allí, únidos por una misma insignia, se escondieron, y llegado el momento encendieron sus flechas con el mismo fuego de la venganza que ardía en sus pechos.
Aún recuerdo como el humo ahogó su pocilga. Cómo sus heridos gritaban al ver como hervía su piel como cerdos en la hoguera. Aquellos valientes antepasados nuestros, se lanzaron con brutalidad contra la confusión del fuego que abrasaba allí por donde pasaban, sabiendo, que esa era su última noche.

No temían la muerte, pues era la muerte lo que les permitiría regresar con sus familias, y con Samedi. Aquella noche fué cuando los mártires Secacorteza vengaron el ataque a su poblado. Aquella noche, grandes guerreros cayerón, y grandes venganzas fueron selladas.

. . .

El ataque suicida de los trolls tuvo rápida respuesta esa misma noche. Amparados por la oscuridad de la noche y protegidos por el silencio de sus pasos un pequeño grupo de incursores se adentraron en la estepa, dirigiéndose con rapidez en dirección a Sentencia. Cansados, pero dispuestos a hacer lo que debían, alcanzaron su objetivo.

Tras preparar bien su mercancía se separaron, situandose cada uno en un punto diferente alrededor de la empalizada. Con la señal convenida, lanzaron explosivos a la población y a diferentes edificios, centrándose en los puestos que parecían de mando o de vigilancia. Con los primeros gritos de alarma, el grupo se dispersó, cada uno en una dirección, esperando que sus pasos no pudieran ser seguidos y que- si alcanzaban a uno- el resto del grupo no se viera comprometido.

Ahora el ataque de los Trolls había tenido represalias, y no contra sus congéneres..sino contra sus aliados mas honorables, que permitian que se atacaran heridos y enfermos sin Honor alguno.

. . .

Día sexto del mes quinto del año XXXI:
Al igual que el cinco, este día también lo he escrito el día siguiente, es decir, hoy, día siete, por la mañana.
Ayer no tuvimos ningún encontronazo con nuestros enemigos, pero presiento que cada vez estamos mas cerca de encontrarnos con ellos cara a cara.
Por el momento establecimos una defensa en la sección central del puente, esa tan buena para ser defendida, una barricada de sacos y cajas, además de la tierra y las piedras que extrajimos para hacer la anterior. Nuestra labor de defensa va bien, no creo que la Horda se acerque si quiera a el puente Thandol, y si la cosa sale mal allá en Stromgarde, aunque sea nuestros hermanos de las órdenes podrán retirarse sin gran peligro.
De todos modos, la defensa del puente no es nuestra única labor. Por la tarde fuimos a una granja a entregar unos sacos de semillas y tres caballos. Los granjeros no parecían muy agradecidos hacia nosotros. Espero que les sirvan de algo los suministros, parece que la vida por aquí es bastante dura, rodeados como están de fuerzas de la Horda u ogros rabiosos. Por suerte no nos encontramos con ningún trol ni nada parecido durante el camino, pero estoy casi seguro de que ya saben que estamos aquí.
Si han sido capaces de infiltrarse en Stromgarde e incendiar la enfermería, según dicen los refugiados, que cada vez son menos, seguramente ya sabrán de nuestra presencia.
Confío en que la Luz esté de nuestra parte si de verdad llegamos a batallar a esos salvajes.


Resumen 07/05/2012:

Remol - Claros de Tirisfal

A mis manos ha llegado una carta urgente de un hermano de armas. Al parecer han lanzado un ataque al enclave de Sentencia, aunque no muy eficaz. Un pequeño grupo de perros humanos ha conseguido esconderse de la mirada de los brutos que allí guardaban la empalizada. Una vez allí, han comenzado a lanzar petardos gnómicos, porque por su escasa potencia debería ser seguro de esa enclenque raza. La empalizada ha recibido pequeños desperfectos y los explosivos que han conseguido pasar la altura solo han causado daños menores. Al comenzar a salir brutos en su caza, se han dado a la fuga más rápido de lo que se creía. Sin duda, esto acentua mi creencia que esos perros humanos no tienen ni honor ni inteligencia para hacer este tipo de ataques. Mañana mismo recojo mis cosas y marcho hacia las tierras de Arathi, pero no como bruto, si no como faucedraco. Pronto conocerán el por qué los de mi clan son conocidos en el arte de la caza. Pese a esto, tendré que mantenerme alejado de Sentencia para no encontrarme con el oficial renegado. Garmok estará encantado de estas nuevas noticias.

. . .

Cuando decidió ir al frente sabía a lo que se atendría. Las guerras no eran fáciles, bien lo sabía de la batalla en Gilneas, aunque en esa ocasión era demasiado jóven para poder ayudar a los aliados. En ésta, en cambio, pretendía que los heridos volvieran a combatir con la ferviente tenacidad que los caracterizaba; pues ellos así lo deseaban. Un fin común que obligaba a cada uno a seguir adelante a pesar de las heridas.

Desde que la habían herido, los acontecimientos recorrían las ruinas del castillo como un río de pólvora incendiado, las escaramuzas seguían persisitendo por parte de trols y dudaba que la horda se replegara durante mucho tiempo para poder sanar sus propias heridas. Lo que más la preocupaba era la insitencia de las escaramuzas sobre esas ruinas: golpeaban sobre la zona asentada e incluso incendiaron la improvisada enfermería. Acciones que demostraban la cobardía pero casi aseguraban la muerte de los enfermos al estar lisiados e inmóviles.

Pero la pólvora continuaba incendiándose sobre ese mar de sangre y hierro, la fémina estaba segura que en algún momento el barril que lo acontecía estallaría con ira y rabia.

Las manos de la fémina seguían manchadas de rojo carmesí, los pacientes continuaban llegando a la capilla y ni Anna, ni ella, podían más. No recordaba cuando se las había dejado solas pero no culpaba a nadie, y estaba bastante agradecida por la ayuda que la aprendiz le aportaba. Ambas habían llegado a esa Campaña para hacer ese trabajo, y aunque estuvieran agotadas, incluso heridas seguirían luchando por la recuperación de sus compañeros.

Por la improvisada enfermería pasaban de simples cortes a heridas que encharcaban los pulmones de sangre. Sin duda, el lugar se convertía en un baño de sangre debido a las hemorragias y las vendas escaseaban, ocasionando que como alternativa se tuvieran que usar jirones de capas. Los delirios eran el murmullo latente del lugar, mientras que las altas fiebres ocasionaban que las empapadas gasas que regulaban la temperatura tuvieran que ser cambiadas con regularidad.

Con suerte, los que sólo iban por los rasguños y los cortes de filos se iban en unas horas, dejándo libres las camillas para los próximos heridos. Si se afinaba el oido, tras el puente que los separa de la zona asentada, se podían oír el barullo de una nueva escaramuza y los gritos de los soldados.

Las noches eran largas en aquel lugar, tan largas que parecían no tener fin.

. . .

Día séptimo del mes quinto del año XXXI:
Ahora que hemos acabado de cenar y el alférez me ha dado permiso para venir al campamento base, tengo tiempo de escribir.
Hoy el día ha estado bastante movidito. Hemos salido de patrulla, y creo que hemos ido a inspeccionar a los ogros de la zona, pero como me ha tocado vigilar la retaguardia, no me he enterado muy bien. Después, en el camino a la base, Norgrikk ha divisado a una exploradora trol, y la ha abatido en el acto. Como recompensa el alférez le ha permitido quedarse con el torques de bronce de la trol. Hemos llevado el cadáver al Refugio de la Zaga, y después hemos partido por un camino justo debajo de las murallas de Stromgarde, junto a un acantilado. De nuevo me ha tocado vigilar la retaguardia, así que no he podido enterarme de mucho, y encima mis compañeros no me han explicado nada, pero hemos visto una brecha en la muralla por la que creo que los trols entran a la ciudadela.
Después de eso nos hemos dirigido por el camino pasando de largo de Stromgarde, pero en el último momento el alférez a informado al teniente de que se estaba batallando en la ciudad, y este ha decidido ir a cortarles la retirada a los enemigos. Al final, y no se porque, el teniente se ha decantado por volver al campamento justo cuando estábamos en las puertas de Strom, después de saludar a un par de caballeros que han salido a recibirnos.
Una jornada ajetreada, al fin y al cabo.


Resumen 8/05/2012:

Día octavo del mes quinto del año XXXI:
La verdad es que mucho no pasó. Mis compañeros salieron con una caravana de suministros hacia Stromgarde, pero yo tuve que quedarme de guardia en el puente, así que no me enteré de nada, y la jornada fue muy aburrida.


Resumen 09/05/2012:

Día noveno del mes quinto del año XXXI:
Este día se me hizo interminable.
En primer lugar salimos a pie hacia una granja controlada por orcos. Una vez allí, robamos suministros de la Horda en gran cantidad: víveres en su mayoría, y algunas armas.
Pero, de vuelta, nos dimos cuenta de que un par de exploradores nos seguían, y la soldado de primera Rowe y el Alférez Pedregosa fueron a interceptarlos.
Al final tuvimos que intervenir el resto de soldados, y el Alférez acabó herido, pero los dos exploradores estaban muertos.
Tras ello, fuimos hasta el Refugio de la Zaga a dejar los suministros, pero, una vez allí, nos sorprendió otro suceso inesperado.
Unos cuantos guerreros de la Horda abatieron a varios guardas, y tuvimos que salir a espantarlos, siendo heridos el cabo Dharek y la soldado de primera Rowe en el proceso.
Un caballero de la Guardia de Stromgarde nos ayudó a ello, y, viendo que era la única capacitada para liderar, debido a la levedad de sus heridas, la soldado de primera nos lideró para escoltar al caballero hasta la ciudadela, aún en contra de las órdenes del cabo. Tras eso hubo una agria discusión entre el cabo y la soldado de primera, que acabó con el veredicto del Alférez Pedregosa y el Teniente Forjatruenos: La soldado de primera no sería castigada, al menos no que yo sepa.
Después de eso simplemente patrullamos alrededor de la Zaga, y después volvimos a el campamento base.


Resumen 10/05/2012:

Extraños rumores se agitan entre los habitantes de Stormgarde, una muchacha semielfa con una armadura de placas ligera, atravesó la ciudad escoltada por varios soldados de la Alianza. Unos hablaban que era una prisionera, otros de una desertora de la Horda dispuesta a dar información.
Solo unos pocos la vieron llorar a alguien que había perdido hace tiempo en una lapida resquebrajada por el paso del tiempo y dar un beso a la fría piedra grabada. Ese dia, una joven semielfa de sangre, atravesó con gestos y palabras todas las defensas de Stormgarde para llevar flores a su madre.

. . .

Informe de la III Compañía del I Batallón del II Regimiento de la IV Legión de la Alianza para el mando del Regimiento con base en Menethil a día diez del quinto mes del año XXXI.


En el día de hoy se ha realizado una incursión contra una de las granjas al este de arathi bajo posesión de las fuerzas de Sentencia. Durante el mismo hemos incautado uno de los carros con provisiones que partirían esta noche rumbo a Sentencia. En el mismo había cinco barriles de cebollas, dos barriles de ajos, cinco sacos de avena, dos sacos de trigo, tres barriles de nabos, un barril de manzanas, un barril de naranjas, una caja con veinte pieles de raptores y un cajón de clavos y martillos. No es posible cuantificar los heridos o muertos dada la naturaleza de la misión, pero al menos cuatro orcos fueron alcanzados por el tirador. Del mismo modo no se pudo efectuar la quema del granero este por nuestros comandos al ser imposible el acceso a este por la fuerte presencia del enemigo, el intento de quema del granero oeste fue infructuoso, la quema de un cobertizo como distracción ha sido el único daño material.

Las dos escuadras encargadas del asalto reportan avistamientos de exploradores en su marcha al este, así como un enfrentamiento contra tiradores montados tras el robo en su marcha hacia la Zaga. El Alferez Pedregosa ha sido herido en el enfrentamiento, un troll ha sido gravemente herido pero pudo escapar, un orco ha sido abatido, sus armas y armadura se han unido al botín. El carro y su contenido ha sido llevado a los aliados de la Zaga según lo dispuesto.

Se han producido combates cerca del refugio de la Zaga durante toda la tarde antes y despues de nuestra llegada, cuatro defensores han sido abatidos por los comandos de la Horda y hay cinco heridos, ademas del Cabo primera Dharek y de menor gravedad la soldado de primera Lucylda Rowe. Un orco, un troll y un goblin han sido abatidos por nuestras fuerzas, y se han producido varios heridos en las fuerzas de Sentencia, sus armas y armaduras se han trasladado a las armerias del refugio.

Se solicita al Mando la entrada en vigor de las misiones avanzadas de la "Operación Cabeza de Puente" ordenando el avance hacia la Zaga a fin de usar la posición táctica del refugio así como para reforzar las defensas de los aliados. Por ello pedimos el remplazo de nuestra posición actual en Thandol por parte de la III Compañía y el envio de nuestra Compañía al refugio de la Zaga.

. . .

Montañas del sur - Tierras altas de Arathi

Ayer fue un buen día. Tras conseguir convencer a un grupo de jóvenes orcos y trols para que se uniesen a cambio del sabor de la sangre, encontramos un campamento humano en el Noroeste. Era gratificante ver como saciaban su sed con aquellos infelices. Tras matar a casi la totalidad de los que estaban allí, me costó frenar sus hojas contra los últimos que huían. Son jóvenes e inexpertos. Cualquiera que conociese un poco el terreno, sabría que no huían en dirección de la Zaga o de Stromgarde. Si iban en esa dirección era porque había algo. Y así fue. Tras seguirlos nos condujeron a otro campamento. Esta vez no hubo supervivientes. Pese a eso, la furia en los ojos de aquellos orcos no me gustaba demasiado, y ellos mismos desestimaron mi liderazgo, marchando cada uno por su cuenta. No les auguro nada bueno.
Esperé hasta que solo eran puntos en el horizonte, y entonces comencé a buscar entre las cajas del campamento. Mis peores temores se hacían ciertos. Entre los cuerpos y despojos había un comunicado en el que pude entender mis peores presagios. Llegaban refuerzos del sur. Seguir ahora en la batalla era un suicidio, y aquellos orcos desdichados lo iban a sentir en sus carnes. Llegaba el momento de volver con los mios a las tierras crepusculares. Quizás matar a algun enano me animase un poco.

. . .

Día décimo del mes quinto del año XXXI:
Hoy, básicamente, hemos comprobado la resistencia del puente Thandol, y nos hemos trasladado al Refugio de la Zaga.
Livji y Tempoeje, los dos alocados gnomos de la unidad, se han colgado de cuerdas para comprobar la resistencia y los daños sufridos por los pilares del puente. Su conclusión es la siguiente: Los daños probablemente sean causa de los restos que hubieran salido despedidos cuando el otro puente estalló, si es que fue derribado por explosivos, pues ninguno en la unidad recuerda que le pasó de verdad.
Después nos hemos trasladado al Refugio de la Zaga, sin incidencia alguna.


Resumen 11/05/2012:

Día undécimo del mes quinto del año XXXI:
Hoy ha sido un dia frenético.
En un principio debíamos realizar una incursión en la colina frente a Stromgarde, de donde provenían las tropas de la Horda, pero solo hemos encontrado a un individuo aislado,el cual el Alférez ha abatido rápidamente.
Después el Teniente a decidido cargar a la roca infestada de ogros y trols tras la colina, y nos hemos abierto paso hasta un cueva.
Sin embargo, entonces han aparecido por encima de la roca unos cuantos trols con arcos, y nos han disparado desde arriba. Han abatido a Eberth, y yo he sido enviado a protegerlo de mas flechas.
Lo peor ha sido cuando unos ogros han lanzado rocas desde arriba. Una le ha dislocado la rodilla a Dairin, y otra le ha dado en la cabeza a el Teniente, dejándolo inconsciente.
El Cabo Primero Dharek ha aprovechado para subir justo en el momento en que los enemigos sobre la roca han tenido que apartarse por los disparos de Tresham, y ha lanzado a dos trols al abismo, dándonos un valioso momento que hemos aprovechado para salir de allí.
Pero nos han seguido algunos ogros, y hemos tenido que enfrentarlos Leon y yo, pues la mayoría de el resto (el Teniente, el Alférez, Dairin) estaban heridos.
Durante ese combate me he "jodido", como lo llaman Abrek y Norgrikk, matando a un par de ogros, uno de los cuales, antes de morir, me ha dado un porrazo en la cabeza, arrancándome el yelmo y causándome una pequeña herida. A Leon le han dado en el costado, rompiéndole alguna costilla, quizás.
Por fin hemos llegado al Refugio, y Tresham y yo hemos sido enviados a por una camilla y algo de ayuda. Hemos conseguido la camilla, y un médico de aspecto desorganizado ha venido con nosotros. Hemos llevado al Teniente hasta una tienda, y el médico ha procedido a operarlo, pero, por lo que ha dicho luego la médica de la unidad, Livji, lo ha hecho incompetentemente, y ha puesto en peligro la vida del Teniente. La médico lo ha estabilizado como ha podido, y después, se ha quedado con el toda la noche.
Ha habido un momento en el que han llegado un par de caballeros del Alba de Plata, uno de los cuales era su líder. En ausencia del Teniente, el Alférez ha conversado sobre tácticas de combate o algo así con ellos.
Si ha pasado algo después no lo se, porque me he acostado, y ahora que he acabado de escribir, me voy a dormir.


Resumen 12/05/2012:

A su eminencia el Obispo DeLavey,

Monseñor, la situación aquí ha pasado de las escaramuzas y los combates constantes a una situación incierta de calma, temo que finalmente sus heridas les han podido, cosa que nos da unos pocos días para recuperar a nuestros heridos y presentar nuevamente batalla. La moral y la fe de los hombres, gracias a la Luz se mantiene intacta y elevada, hasta he tenido que oficiar una boda, entre uno de los Stromgardianos abanderados de la casa Partecaras y una joven muchacha Gilneana. Le envío con la misiva el adjunto para el registro Real de la Santa Catedral.

Hemos tenido ocasión de conversar y colaborar con las tropas del ejército aquí apostada, que al parecer llevan días apostados, dando a los trolls la misma moneda de guerra de guerrillas que estaban practicando hasta hace unos días por los aledaños de Stromgarde. Rezo a la Luz por que tengamos la oportunidad de compartir campo de batalla y lanzar un golpe definitivo que detengan su avance, y vuelva a permitir la libertad de movimiento de nuestra gente en las Tierras Altas. El apoyo del ejército es vital para poder asestar ese golpe, así que colaboraremos con ellos. Hemos preparado almenaras para comunicarnos entre ambos campamentos, prenderán en caso de necesidad.

Estos días, se hizo un cautivo para poder tener oportunidad de negociar una rendición por su parte, pero aprovechando la confusión en uno de los ataques trataron de tomar como prisionero al mismo. Fue necesaria la intervención del hermano Galic Buchebarrica y el Sargento Arada, los cuales, tuvieron que orquestar un heroico rescate, y por ahora, Lord Aedan no deberá reunirse con la Luz Sagrada. Debo reconocer que me preocupa el Comandante desde entonces, se ha aventurado demasiado a salir solo de la fortaleza, mientras mantenemos la línea. Esos trolls cortaron sus dedos, así que le he forjado un guantelete de veraplata para que pueda sostener una espada aún y así. Rezo por su pronta recuperación, aunque temo que sea larga y dolorosa. He tenido que tomar el mando de los hombres en su ausencia, para que no sumiera el caos, espero que vuelva pronto y pueda dirigir a sus propios soldados a la batalla, y a nosotros como aliados. Su actitud defensiva, preocupa a los hermanos, y debo confesar que también a mi. No podemos vencer una batalla la cual se lucha en nuestro territorio únicamente, tienen que aprender esos paganos troll que las tierras de nuestra gente deben ser respetadas. Por ello, estamos ultimando nuestra colaboración para un nuevo asalto del cual informaré pertinentemente en próximas misivas.

Por lo que a los troll se refiere, mucho me temo que no sabemos nada de ellos, como si se hubiesen esfumado. Esa actitud repentina, parece la calma que precede a la tempestad, de modo que los batidores se encuentran buscando indicios de nuevas posibles emboscadas.

Que la Luz os acompañe, escribiré pronto para informar de las novedades.

Atentamente,
Sir Tristan de la Tour.

. . .

Día duodécimo del mes quinto del año XXXI:
Hoy, al igual que ayer, ha sido otro día ajetreado.
En un principio, no había nada planeado, pero la Soldado Primera Rowe nos ha reunido a Dairin, Norgrikk y a mi para partir a patrullar los caminos hasta Stromgarde. Además, ha venido ese tipo tan raro, el enano obsesionado con las piedras que se hace llamar Andrucha.
Una vez llegados a Stromgarde, hemos estado una media hora allí, charlando con los caballeros que se han reunido a nuestra llegada, y después, nos hemos preparado para partir de nuevo hacia la Zaga.
Pero, cuando estábamos en la puerta, ha aparecido un elfo, que me ha golpeado un par de veces en la hombrera, sin causarme daño alguno.
Después hemos seguido por el camino, pero hemos sido emboscados por un grupo de trols, además de aquel elfo, que iba con ellos.
No han habido heridos de gravedad, lo único, Norgrikk se ha caído del caballo, y el Lord Comandante Aedan, que ha salido de la fortaleza a socorrernos, ha sido herido levemente por una flecha.
Hemos trasladado al Lord Comandante con nosotros al Refugio, y, mientras era atendido, hemos hecho guardias en la entrada.
Se palpaba la tensión en el aire, y pronto han aparecido un par de trols.
Norgrikk ha abatido a uno, y yo a otro, el cual, por cierto, antes de ser atravesado por mi espada me ha dado un buen tajo con su hachuela en la mano.
La hachuela me la he quedado como trofeo, y la herida no era grave, suerte que no me ha atravesado ningún tendón.
Esos trols serán primitivos, pero luchan salvajemente. Espero que podamos asestarles el golpe definitivo dentro de su propio territorio del que habló el Alférez.


Resumen 13/05/2012:

Máhal observaba calmadamente la hondonada donde la Alianza planeaba la reconquista de las tierras que no eran suyas, y que llamaban Refugio de la Zaga, desde una colina, escondida tras un árbol.

Sus guerreros patrullaban escondidos la zona asegurándose de eliminar a cualquier testigo inoportuno mientras la 'Jin y líder de la tribu meditaba sobre los sucesos de los últimos días.

Llevaban días planeando una nueva estrategia, tras el último ataque a Stromgarde. Habían perdido a varios guerreros y tras capturar al Lord Comandante de la ciudad y haberle mutilado ritualmente como advertencia, había quedado claro que los humanos comenzaban por fin a establecer una defensa efectiva de la ciudad.

Es más, sus exploradores le habían informado de un ejército humano que subía por el sur, por el puente de los enanos para apoyar a la ciudad. Concentrados en vengarse de la tribu del Alba de Plata los habían ignorado deliberadamente, aparte de un par de escaramuzas menores entre algunos jóvenes secacorteza y los recién llegados. Pero tras unos días habían comenzado a montar redes de suministros y patrullas por todo el camino humano, e incluso unas fogatas para avisarse. Suspiró. La estrategia había surtido efecto y habían creado, o eso parecía, un sentimiento de seguridad en los humanos, que pronto volvieron a abandonar la ciudad en pequeños grupos y a montar un sistema de suministros, que era fácilmente interceptable en tres o cuatro lugares.

Sus trols no habían entendido sus órdenes de no atacar a los humanos y dejarles tiempo, pero parecía que ahora comprendían la razón de ser. Hoy, sin ir más lejos habían destruido un convoy y como había supuesto, eso motivó a que los humanos salieran en tromba de la ciudad para auxiliarles, lo que le daba la razón sobre el uso de las fogatas como almenaras. En cualquier caso, Ogoun les había sonreído, pues el mismísimo Jin de la tribu del Alba de Plata había aparecido con varios de los suyos en valiente auxilio del convoy.
La emboscada había sido rápida y efectiva. Habían reducido al convoy, así como el grupo de ayuda. Incluso había podido ver a Zul'Drakar batirse en combate contra el jefe del Alba, quien, como había supuesto, se había lanzado a por ella al identificarla correctamente. En el combate había visto a sus cazadores derribar al humano, así como al que parecía su lugarteniente, pero se habían visto obligados a abandonar el campo de batalla tras reducir a los humanos antes de la llegada de los refuerzos y no habían podido cerciorarse de sus muertes. Rezaba a Dambala y Samedi por que se recuperaran, aunque sabía que lo harían. Había dictado una orden de muerte sobre todos los comandantes de la Alianza y ya había caído sobre el Comandante Stromgardiano. Pero quería dar cumplimiento a la sentencia con sus propias manos sobre el lider de la tribu que tantos problemas y heridos le había causado entre los suyos.

Tras la destrucción del convoy se habían retirado y espiado el Refugio, pues sabía que algo se tramaba ahi. Sin embargo el lugar estaba fuertemente custodiado, y cuando se habían acercado para capturar a algún humano, sus cazadores habían sido rechazados rápidamente. Sus maldito Rebanacabezas seguían haciendo estragos entre sus trols. Suspiró de nuevo y se levantó, llevándose al cuello el saquito de piel donde tenía uno de los pulgares del Comandante Stromgardiano como amuleto de suerte. Con la escasez cada vez mayor de "voluntarios" de la Horda, los trols se quedaban cada vez más solos ante un abrumador número de humanos.
Sonrió agriamente. Bueno, nada había cambiado, una vez más, los trols lucharían solos contra la invasión de los extranjeros.

. . .

Al gran sacerdote Alpheus.

Monseñor Alpheus, soy tu primo, Gareus Tuercaplata. Espero que esta carta llegue a tus manos pronto. Los soldados de la guarnición del Castillo de Stromgarde han demostrado su completa falta de honor al mutilar al Alto Señor del Alba de Plata Tristan de la Tour, con previos golpes con deshonor en el cuello, en los pies y en la cabeza, atacándolo con el yelmo, y, tras recuperar la espada, mutilar al Alto Señor y quedarse su mano, hasta que la he recuperado con un certero bastonazo que estaba destinado a abollarle el yelmo y que soltara el miembro amputado.
Los stromgardianos soldados han faltado al Respeto, una Virtud de la Luz Sagrada repetidas veces, poniendo en duda sus condiciones de sir y de paladín.

Todo acto tiene su consecuencia.
Gareus Tuercaplata.

. . .

-Este sentimiento... El aroma a sangre y miedo... Esto es la guerra...

La tauren avanzo mirando desde una colina cerca de la gran muralla, hacia la fortaleza de Stromgarde y las grandes franjas de terreno verde de la zona.

Se mantenia lejos de los caminos, no le gustaria encontrarse con el enemigo o con alguien que atacase primero y luego preguntase.

Utilizaba el terreno para ocultar su marcha, no podia permitir que nadie la encontrase.

Su trabajo como mercenaria la llevaria ahora a buscar a cualquiera que pudiese comprar sus servicios como espada de alquiler. Sabia que ambos bandos serian susceptibles de pagar, aunque no fuera mucho y quien sabe, incluso si se enteraba de alguna cosa importante, podria delatarlas al otro bando.

-Si hay pasta, con esos nos basta -Sonrio con malicia al repetir la frase que llevo a su padrastro a probar el acero de la tauren.

Se alejo de la colina desde la que veia la fortaleza con total claridad y se dirigio a buscar algun refugio tranquilo...

. . .

Día decimotercero del mes quinto del año XXXI:
Locura total.
Es la única frase que puede describir el estado en que están las cosas. Los caballeros alojados en Stromgarde se han vuelto enormemente confiados, tanto que se permiten hasta auspiciar duelos entre sus murallas.Un derroche de fuerzas, que hace que mi opinión sobre ellos cambie.
En el duelo entre el Alto Señor Tristan y un Stromgardiano, este último ha hecho trampas, al parecer, y ha mutilado a el Alto Señor.
La Orden del Alba de Plata se ha ido de Stromgarde junto con unos cuantos gilneanos, y no se les ha ocurrido lugar mejor al que venir que al Refugio de la Zaga.
Estamos saturados de espacio, muchos de ellos han tenido que dormir en la cueva, y la mayoría ni si quiera se han traído tiendas de campaña.
Además, se han dejado todos sus suministros allá en Stromgarde, y tenemos que alimentarles con nuestros víveres.
No se cuanto tiempo seguirá así la cosa, pero, en todo caso, yo le hecho una semana como mucho, si no consiguen una fuente de víveres alternativa.
Además, los trols han aprovechado para atacarnos mientras cortábamos madera para preparar la almenara.
Hemos abatido a un explorador, y mas tarde, a un grupo de unos seis enemigos.
Uno de ellos ha corrido a mi cuenta, y como trofeo me he quedado un collar de huesos que llevaba encima.
Después me he ido a mi tienda, y creo que de mientras ha habido algún ataque, teniendo en cuenta todo el ruido y el jaleo que se ha montado.
Cuando me ha tocado vigilar he ido, y, ahora que he vuelto, estoy escribiendo esto. A ver si se callan ya todos estos recién llegados, no me dejan dormir.


Resumen 14/05/2012:

Día decimocuarto del mes quinto del año XXXI:
La situación es cada vez mas tensa.
El Teniente sigue sin recuperarse, las Orden del Alba de Plata y sus aliados solo tienen ojos para su Alto Señor, y han comenzado las disputas internas.
Un huargen montó ayer un par de peleas con un mendigo, al parecer porque lo había confundido con otra persona, y aunque se lo explicamos varias veces, siguió obstinado en ello.
Tuvimos que separarlos un par de veces, y la cosa se puso bastante tensa.
Por otra parte, la disciplina no es algo que estos caballeros conozcan, al igual que la obediencia, pues se van por su cuenta del Refugio, sin pedir permiso si quiera, a cazar trols, como si de un deporte se tratara. Encima, lo hacen por separado, de uno en uno, arriesgándose a que les capturen y les saquen información vital para la campaña. Son muy valientes y heroicos, desde luego, pero con eso solo no se gana la guerra, desgraciadamente.
La situación con los suministros no es tan mala como yo creía, pero dista mucho de ser estable.
Gracias al lago que hay en el interior de la cueva, agua no nos falta, pero apenas se trajeron nada los caballeros desde Stromgarde.
Al parecer el Alférez ordenó no dar nada de nuestros suministros a los recién llegados. Me parece algo razonable, no estamos como para gastarlos de esa manera.
Me preocupa que se queden sin comida y se vuelvan en nuestra contra, pero por el momento no hay ningún problema respecto a eso.
Aún así, las soluciones respecto a la falta de alimentos de la Orden del Alba de Plata son bastante desagradables, en la mayoría de los casos.
Se podría cazar intensivamente a los animales de la zona, pero acabaría con la fauna local rápidamente.
Por otro lado, se podrían pedir suministros a retaguardia, pero habría que requisar mas comida a los esforzados trabajadores de nuestras propias tierras.

Espero que se encuentre una solución pronto.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar