Fandom

Wiki Errantes

Lágrimas de Argus

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Alliance.png
Lágrimas de Argus
Imagen de Lágrimas de Argus
Información de la hermandad
Servidor Los Errantes
Estado Activa
Raza Draenei
Categoría Religiosa-militar
Líderes Naraat y Dhaneera
Antiguos líderes Vindicadora Kaneela
Base El Exodar
Afiliación Exodar, Mano de Argus, Los Sha'tar, Los Aldor, La Alianza
Foro.png

Lagrimas end.png

TrasfondoEditar

El origen de la orden se remonta hace un suspiro en la longeva vida de un draenei y tuvo su germen un año antes de su formación oficial.

La Mano de Argus fue avisada por parte de las Centinelas kaldorei sobre la existencia de unos focos demoníacos en los bosques élficos y por ello envió una pequeña expedición draenei encabezada por una de sus vindicadoras para investigar los hechos. Conforme la investigación fue dando sus frutos, lo que comenzó siendo un pequeño grupo destinado al estudio bajo protección fue evolucionando según conocían a qué se enfrentaban. No solo se dieron colaboraciones con grupos aliados para hacer frente al mal que se desenmascaraba, sino que tuvieron que reclamar más efectivos hábiles en batalla para garantizar la seguridad y la erradicación de los demonios. Según el grupo se acercaba más al eje de aquellos hechos, peores fueron las situaciones a las que se enfrentaron, teniendo que evolucionar para ser capaces de superarlas. Ya no solo se limitaba a ser un grupo de investigadores, ahora la expedición contaba con hábiles tanto en las armas como en sanación, para poder continuar hasta el fondo del asunto. Finalmente se descubrió una gran red demoníaca que trabajaba con un objetivo ostentoso. Muchas fueron las alianzas que se formaron para hacer frente a semejante hostilidad. Aldor, Sha'tar, miembros de La Mano... todos debieron unirse en una misión que de fallarla, habría supuesto una gran amenaza.

Como resultado de la victoria, se tuvo en cuenta el trabajo que efectuó la vindicadora Kaneela, la cual habría liderado por primera vez un grupo de objetivos tan complejos. Dada su facultad para organizar y dirigir correctamente tomando las decisiones adecuadas y habiendo reunido a un grupo competente hasta el triunfo, se le ofreció preservar su papel de líder en un grupo que se tornaría facción bajo unos objetivos propios.

Más tarde tras la marcha de Kaneela, que había decidido viajar al 'Nuevo Draenor' para ayudar en la lucha contra la Legión, el vindicador Naraat y su esposa, la vindicadora Dhaneera se situarían como nuevos líderes de Lágrimas de Argus, realizando una profunda transformación en su organización interna y reordenándola para participar en la defensa de Azeroth, que se volvía a ver amenazada por la Legión de Fuego.

Qué somosEditar

Lágrimas de Argus es una escisión de la Mano y, por ende, una subfacción definida y relativamente independiente donde se reúnen todo tipo de veladores del pueblo draenei, no sólo a nivel militar sino también a nivel cultural. Así, los fuertes de la orden no sólo se encuentran en las operaciones de carácter marcial, sino que también se atribuyen labores de carácter religioso y de estudio, siendo la preservación del legado de los draenei y de su historia uno de sus intereses más remarcables.

ObjetivoEditar

Acabar con los enemigos de la Luz, proteger a nuestro pueblo, preparar a nuestros aliados y unificar.

Los hechos pasados alertaron sobre la posibilidad de nuevas incursiones de la Legión. Lágrimas de Argus trabajará en busca de cualquier índice que apunte a sospechar de ello para detenerlos cuanto antes. No obstante la actividad nos ha inquietado hasta el punto de creer más cercano el retorno de la Legión de Fuego, eso nos impulsará a confraternizar con nuestros aliados para prepararles ofreciéndoles el ejemplo de la Luz y concienciándoles. Elaboraremos misas y conferencias, así como ofreceremos nuestro conocimiento.

Tras la partida de Maraad, el papel que desarrollaba dentro de la Alianza nos ha servido de ejemplo y tomaremos el relevo, ofreciendo un soporte más activo. Aprovecharemos para participar en aquellas campañas aliadas que puedan contener relación con nuestra especialidad, ofreciéndoles nuestro sabio consejo y ayudándoles en el campo de estudio así como en la batalla. Necesitamos mantener firme el vínculo con nuestros aliados si pretendemos hacer frente al enemigo que está por llegar.

No olvidaremos la unión dentro de nuestro mismo pueblo. Aún quedan muchos draenei que permanecen inadaptados tras las tragedias ocurridas en Draenor, como lo son los pocos y dispersos Auchenai y tribus Krokul. Entre nuestros objetivos está el de unificar, por lo que les invitaremos siempre que sea posible a regresar a nuestro pueblo ofreciéndoles funciones que les haga sentir cómodos y en el caso de los Auchenai, ayudarles a recuperar su tradición.

Valoraremos especialmente el valor, la fuerza de voluntad, el compromiso y la diplomacia entre otros asuntos.

Qué aceptamosEditar

A todo aquel draenei que se sienta responsable y capaz de actuar en pro de nuestros objetivos; ya sea como ayuda en batalla, instructores, clérigos, exploradores, magos, investigadores, artesanos... Hay muchas opciones que nos favorecen ¡y mucho que hacer! No admitiremos Caballeros de la Muerte.

Organización y rangos Editar

Actualmente la hermandad se rige bajo el mando de un triunvirato. De esta manera, los rangos quedan establecidos de la siguiente manera:

- Celador de la Luz: Rango reservado para el líder/líderes de la orden.

- Faro de la Luz: Formantes del consejo. Este rango se les otorga a un reducido número de individuos que su por experiencia y su dedicación han sido escogido para servir de cabecera de la orden, asesorando los líderes de la misma.

- Magus: Cuerpo dedicado única y exclusivamente a los magos y cuya función es variable: desde acciones militares hasta meros trabajos de investigación. - Hoplita: Rango dedicado a los miembros del cuerpo militar central, conformado por aquellos que están dispuestos a hacer frente a nuestros enemigos.

- Prosélito: Abarca a todos aquellos que tengan un papel espiritual dentro de la orden y de la sociedad.

- Archivador: Puesto destinado a los  investigadores y eruditos.

- Auchenai: Reservado para los Sacerdotes de Almas no corruptos, tan útiles como intrigantes.

- Explorador: Los más sutiles, con conocimiento de cómo adentrarse en el entorno.

- Neófitos: Todos aquellos que acaben de ingresar en la orden y que todavía se encuentren en un período de prueba o, por motivos más mundanos, sean aprendices de alguna disciplina y todavía no se les pueda encajar en ninguno de los otros cuerpos.

- Extraño: Los no presentados onrol en la hermandad.

Cómo ingresarEditar

Offrol puedes contactar con Naraat(-LosErrantes) o Dhaneera(-LosErrantes) por susurro en el juego, enviándonos un correo a lagrimasargus@gmail.com o mediante un mensaje privado en Twitter (@TearsOfArgus)


Onrol se nos puede conocer por diversas facciones, en especial por La Mano de Argus puesto que fueron quienes nos originaron. También los Aldor y los Sha'tar conocen nuestro proyecto. Quizás integrantes de dichas facciones sepan conducir a aquellos interesados en ingresar hasta los miembros del triunvirato o bien proporcionar la localización de la orden si ésta se encuentra en campaña.

Las Lágrimas de Argus cuentan con una sede en El Exodar, donde en caso de no estar en plena campaña se podría encontrar a cualquiera de los miembros del triunvirato y/o veteranos que a su vez puedan ejercer como representantes del mismo. La sede se encuentra en la Grada de los Mercaderes, en el punto resaltado en el siguiente mapa.

Mapa Exodar sede.jpg

CampañasEditar

Lágrimas de Argus estrecho1.jpg


- Vallefresno: La actividad demoníaca resiste en los bosques de nuestros aliados kal'dorei. Un par de focos han sido avistados y nuestra tarea es investigar el motivo por el que insiste la Legión en ocupar la zona, así como reducir el número de enemigos en colaboración con nuestros aliados.

Se participó con Manto de Elune durante la misión. Fuimos acogidos de primeras en su campamento situado en Aessina y con su ayuda liberamos Escara de los enemigos que la habitaban, al parecer con la idea de atacar a los refugiados cercanos a la par que experimentar con sus manáfagos usando a los diablillos como sujetos de pruebas, fingiendo estar buscando algo allí para mantener la tapadera.

Tras investigar el por qué de su actividad y con la ayuda de un manuscrito encontrado, los draenei se pusieron en contacto con el Exodar, y estos a su vez pidieron ayuda a los Aldor. Al parecer los demonios buscaban una reliquia con esmero que el grupo de draenei no reconocía.

Se les comunicó la situación de otro foco más al oeste. Esta vez fueron acogidos por miembros de su comunidad en Canción del Bosque, trasladándose a una avanzadilla al sur una vez provistos de recursos. Durante la ofensiva llegaron noticias desde Shattrath, advirtiéndoles de la descripción de la reliquia, procedente de su pueblo y actualmente dividida en dos. Por suerte una de las partes permanecía en los resquicios de Terrallende y con urgencia se encomendó su búsqueda.

En este encuentro un Nathrezim jugó con las mentes de todos los aventurados, sembrando duda y desconfianza y aprovechándose de sus puntos débiles para capturar al altonato Farelar y a la vindicadora Kaneela, con planes específicos para cada uno.

Por suerte pecó de confiado y llegaron a tiempo para acabar con él y así liberar a los cautivos. Lo que no esperaban es que la retención formaba parte de un plan para que se descuidara el asentamiento draenei al norte, el cual fue asediado por sátiros y aislado por una barrera mágica. Durante el encuentro participaron kal'dorei, dríades y draeneis, algunos de éstos salieron mal parados, pero finalmente se lograron reducir y cerrar los portales de invocación por los cuales aparecían abisarios del vacío.

Durante su cautiverio el altonato, conocedor de la lengua eredar escuchó parte de los planes del enemigo. Su próxima misión sería en Frondavil, donde parece estar el verdadero paradero de la reliquia.

Mapa Vallefresno LdA1.jpg


- Búsqueda de la reliquia por Terrallende: Los Aldor recibieron las cartas enviadas desde el Exodar en las que se solicitaba información sobre una extraña reliquia desconocida con urgencia. Actuando lo más rápido posible indagaron sobre ésta, averiguando que se trataba de un artefacto antiguo, eredar, el cual era capaz de registrar una localización y llevar a quien la usara hasta el lugar.

Mandaron a una mensajera en busca del vindicador Ahoo'ru, comunicándole a este los últimos paraderos de su portador, por Marisma de Zangar. Ayudados por la Guardia del cielo Sha'tari quienes les prestaron un par de rayas abisales para facilitar el viaje, llegaron a Telredor donde se les informó de la defunción del último custodio de la reliquia.

Siguiendo las últimas pistas, fueron conducidos a unas ruinas draenei, en el centro de la Marisma. Ayudándose de pequeñas detonaciones lograron desbloquear el acceso a una especie de retiro en el que se hallaba un rompecabezas. En éste encajaban un par de tablillas que habían encontrado, faltaba una.

Sombras sinuosas guiaron al vindicador hasta la tercera, custodiada por un hechizo antiguo que la protegía de las fuerzas oscuras. Una vez colocada, tras resolver el rompecabezas, las sombras salieron de sus escondites mostrándose como nagas y atacando a los draeneis. El mecanismo había dejado al descubierto la media reliquia que buscaban y los antaño altonatos la querían.

Una de las rayas abisales, la más inexperta, había llamado la atención de las salvajes y al tratar de defender a los draenei el resto de bestias se unieron a ella. Momento en el que aprovecharon los exiliados para escapar montados en la otra.

Ahoo'ru se convirtió en el nuevo custodio de la reliquia, nombrado por los Aldor, viajando hasta el Exodar para reunirse con el resto de la expedición.


Búsqueda de la reliquia


- Frondavil: Vista la importancia de lo que antes se desconocía, el grupo de expedición del que era responsable Kaneela volvió durante un breve período al Exodar para reclutar valientes y aumentar así su número y fuerza. Tras la reagrupación y el nombramiento del vindicador Raanti como responsable de la estrategia de batalla, los draenei retomaron su camino abriéndose paso a Frondavil. Después de una pequeña parada en Astranaar se les informó de que tendrían el apoyo de un grupo de druidas ya instalado y que serían puestos al corriente de la situación por ellos. Tendrían que encontrar la reliquia antes de que sea demasiado tarde.

Los druidas les comentaron la actividad de un grupo de sátiros al suroeste del lugar. Por curioso que pareciera tenían cierta relación diplomática con un par de Altonatas en el sur, las cuales estudiaban distintas formas de combatir la corrupción. A éstas les habían robado varios artefactos y material, por lo que aprovechando que los draenei iban a batallar les pidieron que tratasen de recuperar sus pertenencias, entre ellas unos elixires que según una de ellas, podrían purgar parte del vil.

Tras rescatar a uno de los druidas se adentraron en el territorio de los sátiros, algunos cayendo presos de sus malintencionadas trampas. Debilitado el demonio al mando, Farelar lo expuso a tortura para que confesara todo cuánto supiese, pero este se negó haciendo burla e insistiendo en que ya estaban siendo engañados por una mujer. Antes de morir lo único que dijo en claro fue que un grupo de diablillos habían huido con los artefatos y elixires.

Los draenei rastrearon a los pequeños esbirros logrando arrebatarles parte de los elixires, ya que muchos otros fueron deshechados al romperse en la persecución. Cuando se los entregaron a Delaris y a Sensiria recordaron las palabras del sátiro y ambas se incluían en la lista de sospechosas. A falta de Kaneela, que estaba participando con intenciones diplomáticas en un Torneo, Ahoo'ru trató de desenmascarar a la traidora usando el mismo artefacto que habían recuperado, un espejo Altonato que desvelaba las auras de quienes se reflejaran en él.

La sayaad, con la falsa apariencia de Sensiria, huyó. No sin antes de ser descubierta haber insistido en que dieran caza a un diablillo en particular. Sin más rastro que seguir decidieron buscarle.

El diablillo no parecía hostil, y tras una larga huida lograron capturarlo, sometiéndolo a interrogatorio para hallar alguna pista. Éste no dudó en confesar ya que se trataba de un esbirro desertor que pretendía desentenderse de sus antiguos amos. Una larga historia de conspiraciones se hallaba tras unos túmulos ocultos por un hechizo, motivo por el cual Sensiria deseaba recuperar los elixires que aquel sátiro le había robado ya que eran la clave para desvelar la entrada.

Decidieron perdonarle la vida y tras ello se dirigieron hacia los túmulos. En ellos a cada nivel que bajaban se encontraron una prueba peor. Primero un combate contra un sátiro en el que se enfrentaron a sus artes de lucha y hechizos; después tuvieron que usar su ingenio para poder cruzar una laguna subterránea corrupta capaz de erosionar las mismas armaduras de placas; más tarde se vieron cara a cara con Sensiria y su hermana, ambas con su apariencia de súcubo. Lograron despistar al grupo de draeneis jugando a las apariencias y embelesándolos, llevandose al Altonato con ellas.

Comenzaron a quedarse sin recursos y a dudar en si debieran continuar. Para entonces se enfrentaron a un brujo orco, maestro de los elixires y el sueño. Cada cual tuvo que superar su propia prueba sensorial para poder despertar de las pesadillas que aquel ser les provocaba. Cuando despertaron Sumira había desaparecido. A cada hora que pasaban en aquel lugar surgía una disputa entre ellos, siendo víctimas quizás de los juegos de algún demonio Kaneela y Raanti parecían estar cada vez más en desacuerdo.

Continuaron hacia los oscuros adentros y encontraron a Sumira y Farelar, aliviados trataron de darles acogida pero poco duró su alegría ya que a unos pocos metros encontraron el cuerpo de otro Farelar tendido en el suelo. El elfo que se hallaba con ellos gritaba que le matasen pero la vindicadora hizo una pregunta y ante la contestación del falso Altonato se desveló que era una de las sayaad camuflada. No tardaron en acabar con ella esta vez.

Llegaron al final de los túmulos donde se encontraba en Nathrezim con la media reliquia, Señor de todo aquel despliegue. Fue demasiado tarde y éste invocó un portal tras debilitarles, haciendo que Dhaneera se golpeara de mala manera y quedara amnésica. Tras abandonar con Sumira, que resultó ser también una falsa apariencia interpretada por la súcubo restante, el grupo maldijo la situación, tratando de abandonar el lugar.

Kaneela pudo encontrar a Sumira a salvo pero Farelar, quien se había adelantado, había quedado gravemente herido desvelando su oscuro secreto. Finalmente salieron y encontraron a Sepharian, Dhaneera y Raanti, quienes les advirtieron que el campamento de druidas estaba siendo atacado por el Nathrezim, su súcubo y un grupo de abisales. Decidieron resguardarse en el campamento de Delaris tras un nuevo enfrentamiento entre la vindicadora y Raanti, esta vez con motivo de la verdad sobre el Altonato.

Cuando se recuperaron prepararon una ofensiva para librar al campamento aliado de los demonios. Para sorpresa de todos, Farelar tragó su orgullo para avisar a la división Hoja de Ámbar y éstos llegaron en su ayuda. Juntos lograron vencer en una encarnizada batalla a aquellas criaturas invasoras.

Creían haber recuperado ambas mitades y no fue hasta que regresaron al campamento de Delaris cuando conocieron la verdad que les haría enfurecer: En todo momento la mitad situada en Frondavil había estado a salvo con Delaris, oculta bajo un hechizo. Tan solo la líder del grupo de druidas y ella lo sabían, aliadas "a la fuerza" para expulsar la presencia demoníaca de aquel lugar valiéndose de aquel secreto. Creían que sin ayuda externa no lo habrían conseguido y que tras conocer la presencia de Ahoo'ru con la otra mitad tendrían una buena excusa para sacar a aquel demonio de los túmulos y vencerle.

La reliquia falsa se trataba de un artefacto peligroso creado por Delaris en secreto. En el peor de los casos, al ser activado, habría capturado la esencia de aquel demonio para siempre. Por ello todos se sintieron utilizados, la líder de los druidas se excusó argumentando que de haber compartido su secreto aquel Señor del Terror habría podido leer sus mentes y descubrirles, que era la única manera de limpiar aquel lugar.

Sea como fuese, el grupo logró su cometido y junto a Hoja de Ámbar regresaron hacia el Norte. Pero aún no había terminado esa historia.

Mapa Frondavil trama.jpg

- Sombras de Pandaria: Mientras Daelya investigaba sobre la reliquia tratando de desvelar sus misterios, Kaneela decidió acompañar al Altonato Farelar, al parecer dispuesto a redimirse, en un viaje al recién descubierto continente: Pandaria. Varios de sus compañeros se ofrecieron voluntarios a acompañarles para brindarles protección.

Dimae quedó como encargada de la comunicación mediante emisor y Ahoo'ru como responsable en el Exodar al cargo de la reliquia.

Para más información click aquí.

- Desvelando la reliquia de Arvuun: Tras una exhaustiva investigación se descubrió que la reliquia se trataba de un antiguo artilugio eredar perteneciente a los tiempos de Argus, un medio de teletransporte rudimentario pero eficaz. Por desgracia ninguno fue capaz de desencriptar los datos que facilitarían su punto vinculado.

A sabiendas de que los demonios tenían un gran interés en poseer esa reliquia y sin ningún otro modo de descubrir qué ocultaba, Kaneela preparó a sus hombres para una misión suicida, pues no sabían qué les esperaría al accionarla. Los entrenamientos duraron meses, incluyendo tanto pruebas físicas como psicológicas y exámenes de conocimiento. El Altonato Lord Farelar, quien se había comprometido en un principio a colaborar como soporte para tratar de facilitar una huida en caso de ser una trampa, comenzó a despertar desconfianza al abandonar seguidamente las reuniones de los draenei en pro de acudir a las ocupaciones de su propio pueblo; esto hizo que empeoraran las ya de por sí malas impresiones de los compañeros de la vindicadora y siendo que Kaneela insistía en que la confianza era vital para esta misión optó por prescindir de él, acudiendo a la Altonata Ailil, maese del Cónclave Arcano.

Antes de juntar ambas partes de la reliquia y accionarlas reunieron todo lo que creyeron necesario para tener las circunstancias a favor, o al menos, no tan en contra. Al hacerlo aparecieron en un lugar desconocido y oscuro, irreconocible pues ya podía ser algún lugar remoto de Azeroth o Terrallende o bien un mundo distinto. Allí la tierra parecía fragmentada y les costó llegar hasta lo que identificaron como una construcción de aspecto agresivo y retorcido. Una vez dentro y tras acordar un orden de actuación los draenei y los altonato avanzaron con dificultad por el interior de ese lugar, llegaron a una sala decorada por lo que parecían espejos siniestros que decidieron ignorar y no mirar directamente; al llegar a una habitación más amplia habitada por algunos muebles se ordenó buscar cualquier pista útil, momento en el que el suelo cedió, haciéndoles caer a un piso inferior de forma brusca e hiriendo a algunos de los presentes. Tras atenderse rápidamente descubrieron lo que parecía una sala de control, presidida por un enorme cristal en el que se mostraban imágenes a intervalos; cerca de este había algún que otro libro y mapas. Por algún motivo el enorme cristal atraía de forma inconsciente a los draenei que se acercaron a él, momento en el que aprovechó Ailil para hacerse con un gran tomo a pesar de las advertencias que se habían dado sobre no tocar nada; mientras tanto otros draenei con más cuidado alcanzaron algunos de los documentos. El nerviosismo afloró ante la descoordinación de ese momento y Velagron disparó una flecha contra el enorme cristal; esta se astilló en cuanto lo rozó y un malicioso hechizo comenzó a congelar el suelo del lugar, obligando a los presentes a huir hasta el fondo. Todos quedaron atrapados e inmóviles salvo Kaneela y Ailil, quienes observaban con horror la situación en el fondo de la sala, desesperadas por salir de ahí ya que salvo el inalcanzable agujero del techo no había otra escapatoria.

Un man'ari eredar apareció frente a ellas. La Altonato, con el tomo que había alcanzado, comenzó a conjurar un hechizo de teletransporte mientras el demonio agarraba del cuello a la vindicadora, susurrándole en eredun. Tras unos segundos confusos Ailil logró sacar del apuro a los presentes, habiéndoles teleportado de forma asombrosa y poco corriente al primer lugar en el que aparecieron, fuera del edificio. Kaneela yacía conmocionada, con falta de respuesta, ante lo que fueron otros quienes tomaron la iniciativa para salir de allí; mientras se preparaba un conjuro de portal para ponerse a salvo se escuchó el ruido de cristales romperse, lo que parecían espejos resultaron ser contenedores de almas que no dudaron en atacar violentamente al grupo, probablemente bajo las órdenes del eredar.

Durante el tiempo que tardó el portal en formarse los demás lidiaron una batalla contra las criaturas etéreas. Cuando estuvo listo los draenei Iuren y Zarvius animaron al resto a cruzar el portal mientras ellos lo defendían, sacrificándose por protegerlo. Aquellos que cruzaron llegaron a Shattrath y fueron atendidos rápidamente por los Aldor; en seguida se dieron cuenta de que tan solo el escudo de Zarvius había cruzado con ellos.

El Anacoreta Arcus se percató de la presencia del sospechoso libro en manos de Ailil y no tardó en acusarla; para sorpresa de todos el chamán Naaryn se apresuró en defenderla, ofreciéndole de forma insistente su ayuda y atención. Ahora ya tenían las pistas suficientes para continuar la investigación, a costa de dos vidas y la memoria de Kaneela, o eso pensaban, pues que Ailil hubiera sido capaz de actuar con tanta eficacia bajo presión y que Naaryn de pronto se sintiera tan protector con ella no se debía a ninguna cualidad o devoción corriente.

Más tarde se descubriría que en efecto aquel tomo influiría sobre su portador y que aquel chamán había sido poseído por uno de los espíritus que atacaron, formando ambos parte de un plan paralelo de aquel eredar.

Regreso de la Legión Ardiente. Vuelta a la actividad. Editar

Tras largo tiempo pasando desapercibidos, Lágrimas de Argus volvió a hacerse notar en el contexto exterior cuando, ante los rumores sobre el regreso de la Legión Ardiente acudió a Forjaz para formar parte del primer Pacto de Forjaz de ayuda mutua.

Decepcionados por el estrepitoso fracaso del tratado, el triunvirato tomó la decisión de movilizar de nuevo a las Lágrimas una vez se pacificó la situación en Khaz Modan y marchar de vuelta al Exodar con el objetivo de reorganizar la orden y prepararla para los futuros acontecimientos, dando así por finalizada su participación con el resto de grupos que se adhirieron al Pacto.

Biblioteca y archivos Editar

- Sobre Objetos Malditos. Volumen I: Tipos.

- Demonios: Razas. Volumen I.

- Investigación sobre la Reliquia de Arvuun.

AddonsEditar

Recomendamos el uso de Total RP 3 en su última versión dada su utilidad como herramienta de apoyo al rol. También supone una enorme ayuda para el sistema de dados empleado en la hermandad.

WebEditar

Entrevista en Wowchakra.

Twitter.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar