Fandom

Wiki Errantes

Jonathan Drake

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentario1 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Neutral.png
Jonathan Drake
Imagen de Jonathan Drake
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Género Hombre
Raza Humano
Edad 35 años
Alineamiento Caótico - Neutral
Ocupación Capitán Pirata
Lugar de nacimiento Barco en el Mare Magnum
Residencia Isla del Saqueo
Afiliación Bucaneros Velasangre
Estado Muerto

TrasfondoEditar

Inicios y carrera en la piratería: Jonathan Drake nació en una humilde goleta mercante cinco años antes de la Apertura del Portal Oscuro, mientras esta navegaba por el Mare Magnum. Sus padres, marineros errantes sin patria ni bandera, pero honrados y dueños del navío llamado La Copa del Naga, recorrían frecuentemente la ruta marítima que unía Kul Tiras con Ventormenta, comerciando con productos del sur y telas. Su pequeño retoño se desarrolló desde la más tierna infancia sobre la cubierta de un barco y en continuo contacto con el mar. Jamás pasó más de cuatro meses en un mismo país o reino, por lo que se veía constantemente cambiando de aires y conociendo gente distinta, nueva, en cada viaje que realizaba junto a sus padres.

A medida que iba creciendo y era consciente del mundo que le rodeaba se percató de la creciente miseria y malas oportunidades que sus progenitores sufrían a consecuencia de las guerras en las que Azeroth se había visto envuelta desde la llegada de los orcos. Al cumplir quince años, La Copa del Naga dejó de navegar al fracasar el negocio familiar. En la ruina absoluta, Alfred Drake, el padre del adolescente marinero, tuvo que vender el barco en Bahía del Botín y dedicarse a trabajar en un tugurio infecto de la ciudad goblin como camarero.

Incapaz de soportar aquella mala fortuna, Jonathan Drake se enroló a los veinte años como grumete en la tripulación de André de Jaquelain, un pirata venido a menos del que se decía que tenía importantes contactos con los Velasangre de la Isla del Saqueo y que disponía de dos balandros como embarcaciones: La Daga y La Chica. Abordo de la primera, conoció el auténtico oficio de la piratería y durante diez largos años participó en abordajes contra barcos mercantes y navíos rezagados de la Armada de la Alianza. Sin embargo, al igual que ocurrió con sus padres, el viejo André de Jaquelain se hacía más anciano, menos atrevido y cansado. Con el tiempo, menor era el número de saqueos, abordajes, botines, y cada vez más prolongados eran los descansos en tierra: En Trinquete, Puerto Bonvapor, la isla del Saqueo y en La Hidra. Haciéndose eco del malestar de los otros compañeros de tripulación, Drake encabezó un motín contra el capitán, el cual cayó en combate junto a sus más leales, mientras que el primer de los amotinados fue votado como nuevo señor de La Daga y La Chica.

Ya treintañero y experto en los negocios de la vida pirata, Jonathan Drake se unió a un grupo de asalto pirático a la isla de Kezan, sede del cártel goblin Pantoque. No obstante, en medio de la incursión, estalló el volcán Monte Kajaro, comportando que aquella empresa no solamente fuese fallida, sino un desastre total. Tras la pifia, Drake puso rumbo a los Mares del Norte, con la esperanza de poder saquear las costas de Rasganorte ahora más desprotegidas desde el fin de la Guerra contra el Rey Exánime. Empero, la mala fortuna le siguió acompañando, y apenas encontró qué rapiñar en aquella tierra congelada, que tanto se diferenciaba de la riqueza y el exotismo de otros países del hemisferio sur del mundo. Justo cuando ya se escuchaban rumores acerca de su mala capitanía, mientras descansaban en el Cabo Pillastre, un caballero de la Alianza llamado Sir Baldrín Ventfort apareció, ofreciéndole el Perdón del Rey de Ventormenta y una oportunidad para convertirse en Corsario de la Alianza. A cambio, eso sí, debería participar en el bando aliado en una operación militar que se denominó Campaña de Pacificación de Rasganorte en la que cumplió con un papel secundario junto a sus muchachos, los cuales muchos no veían bien ese cambio de facción, aunque colaboraron a regañadientes por órdenes de su capitán.

La Hidra y la Perla de Azjatar: Editar

Tras los sucesos de Rasganorte, Jonathan Drake continuó con su labor de corsario. Junto a Jesabela Rocarena, planeó la expedición a La Hidra, antigua colonia tirasiana ocupada por las piratas. Públicamente se presentó como un antiguo lobo de mar redimido, con el interés de prosperar bajo el imperio de la ley y el orden. No obstante, sus verdaderas intenciones eran totalmente contrarias. Su auténtico propósito era emplear a la Alianza y a Jesabela como herramientas para hacerse con el control de La Hidra y ofrecérsela al Duque Falrevere, líder de los Velasangre. De este modo, durante el asalto a la Ciudad de Tiramar, los hombres de Drake traicionaron a la expedición aliada. No obstante, su plan falló y tanto los soldados de la Alianza como los aliados nórdicos de Jesabela consiguieron desbaratar sus planes y lo pusieron en fuga. Derrotado, el pirata consiguió huir junto a pocos de sus hombres en la fragata de La Espada de Wrynn, la cual robó a la Armada en el último momento.

Azjatar.jpg

La bruja naga Azjatar le entregó una perla mágica a Jonathan Drake que permitía a su portador controlar vientos y mareas a voluntad.

Como consecuencia de su última pifia, Jonathan Drake se refugió en la Isla del Saqueo, donde su reputación cayó por los suelos y fue humillado por sus pares por su nefasta carrera en la piratería. Hundido, y completamente alcoholizado, Drake buscó alguna forma de recuperar su nombre y su valor como hombre confiable para el Duque Falrevere. Su oportunidad le llegó cuando en un acantilado de la Isla se encontró con una naga llamada Azjatar, la cual le entregó un orbe mágico que le permitía dominar mares y tempestades a voluntad. A día de hoy están claros los motivos por los cuales la mujer serpiente le entregó el artefacto. La naga buscaba un capitán pirata manejable y lo suficientemente desesperado como para aceptar un regalo tan peligroso. A cambio, ella conseguiría poder dominar su voluntad y transformarlo tanto mental como físicamente, para que sirviese a la Reina Azshara.

Con el orbe bajo su poder, Drake reunió una pequeña tripulación para La Espada de Wrynn, y haciendo uso de la Perla de Azjatar, atacó él solo un nutrido convoy mercader del Cártel Bonvapor, en las aguas cercanas a Tanaris. El éxito de su ataque le permitieron ganar renombre en todos los Mares del Sur, de tal manera que el mismo Duque Falrevere lo hizo llamar para una empresa que el señor de los Velasangre tenía en mente. Aquel misterioso negocio no era otro que el de apoderarse de la costa oriental de Kalimdor, donde sentarían las bases para un dominio pirático por el Nuevo Mundo, el cual había quedado desprotegido por la Guerra de las Dos Hordas, y la caída de Theramore.

Durante los dos primeros meses la operación fue un éxito absoluto. Sus hombres tomaron las costas de Tanaris y arrinconaron a los efectivos del Cártel Bonvapor en Gadgetzan, mientras mantenían bien alejados a los vagayermos. A su vez, Jonathan Drake conoció a Agatha Thoubaldis, una terrible mujer pirata que se consideraba como una de las mejores capitanas de los Mares del Sur y que capitaneaba La Novia del Kraken. Se decía de ella que podía derrotar sola a una flota de cualquier armada enemiga, y que nadie había conseguido derrotarla en una batalla naval. Tanto si las habladurías exagerasen como no, Thoubaldis y Drake tuvieron un apasionado romance entre perros de mar. Como consecuencia de aquella relación, Agatha quedó embarazada.

No obstante, no todo era felicidad y éxito para el pirata. A cada día que pasaba, notaba que la Perla de Azjatar ejercía una influencia extraña en él. Cada vez que la observaba escuchaba un susurro como lejano, o le parecía ver dos ojos amarillos, serpentinos, mientras lo observaban. Pasadas las primeras semanas, también le llegó una nueva noticia: La Armada de la Alianza liderada por Jesabela Rocarena y varios aliados de la facción estaban preparando una campaña militar en Kalimdor para vencer la piratería. Como consecuencia, Thoubaldis, Drake, y otros dos piratas principales conocidos como El Cano y Alfred Rackham, hicieron los preparativos de defensa.

A pesar del esfuerzo de los piratas, sus enemigos de la Armada pronto empezaron a cosechar victorias en el Cabo de Tuercespina y en Los Baldíos. A la par que sus adversarios avanzaban, Drake empezó a notar que sus brazos estaban empezando a cubrirse de escamas, y que por las noches tenía sueños con una extraña naga que vivía en las profundidades, rodeada de lujos y de una innumerable corte de sirvientes que la alababa como si fuese una diosa. Debido a que la situación lo reclamaba, Agatha Thoubaldis se separó de Drake sin saber nada de la transformación de su amante, y se puso al frente de los Velasangre en Kalimdor, donde dio más tiempo al portador de la Perla de Azajatar para preparar sus defensas al derrotar al Cártel Bonvapor en las Mil Agujas.

Drake Naga.jpg

Jonathan Drake en un avanzado estado de transformación serpentina.

Aunque Thoubaldis probó ser una extraordinaria enemiga, la Armada consiguió capturarla. Sin embargo, cuando la pirata anunció que estaba embarazada, decidieron perdonarla la vida. El anuncio del aprisionamiento de su amante, provocaron que Drake perdiera la fe en la empresa Velasangre en Kalimdor y se entregase a las visiones cada vez más fuertes que tenía. Como si fuese una revelación, en una noche fue visitado por Azajatar, la misma naga que le había entregado el orbe, y le dijo que la Reina Azshara lo estaba esperando para que le jurase eterna lealtad. El pirata, con la mente bajo control de los naga y con la transformación física ya bastante avanzada, prometió a la naga entregar a los soldados de la Armada y de La Hidra como ofrenda para Azshara.

Preparado para llevar a cabo su plan, Jonathan Drake invocó con la ayuda de la Perla un kraken de las profundidades, y desató una tormenta para atacar el Venganza de Tiramar, en pleno mar abierto. La batalla finalizó con el barco encallando en un islote de La Vorágine, salpicado de edificios altonato. Allí se produjo el combate final entre sus antiguos enemigos entre los que figuraban Jesabela y Amaldir; que acabaron venciendo al pirata. Por último, sus rivales se hicieron con la Perla mientras que asesinaron a la naga Azjatar, rematada por Hamira Wildberg. Lo único que quedó de Drake fue un rostro serpentino, desfigurado por la mutación y la herida de una lanza que lo atravesó el rostro antes de morir.

Apariencia y carácterEditar

Jonathan Drake Velasangre.jpg

El inefable Jonathan Drake vestido de Velasangre.

Cercano al metro ochenta de estatura y pesando alrededor de los setenta y ocho kilos, Jonathan Drake no es un humano ni corpulento ni enteco. Goza de una agilidad necesaria para el desempeño de su oficio y de unos penetrantes ojos azules que son acompañados por una sonrisa de galán que luce en cada puerto en el que desembarcaba. Lleva el pelo largo, de color negro, a la altura del hombro; normalmente suelto o en ocasiones recogido en una coleta baja. Con el tiempo se ha dejado crecer bigote y perilla, con el único objetivo de parecer un seductor de las olas.

Como buen pirata hortera, le encanta vestirse con los mejores atuendos que tiene la oportunidad de rapiñar. No es extraño verlo con sombreros con plumas de tucán, de quetzal, y luciendo camisas de seda junto a caras botas de cuero ventormentino. Según la situación, es capaz de vestir casacas azules o rojas, pero siempre con elegancia y algún que otro accesorio que recarga su estampa.

En cuanto a su carácter, adjetivos como traicionero, amigable, astuto, ladino, guasón, fiestero, canalla, zalamero y carismático han sido usados para describir a Jonathan Drake. Los hay de otro calado que por su naturaleza verde o malsonante no pueden ser mostrados aquí. No obstante, todos coinciden en representarlo como una persona a medio camino entre el bandido de mar y el dandy gilneano perfecto. Quizás, por semejante mezcla inusitada, tratar de detallar el carácter de Drake sea imposible si no se tiene a mano un buen cargamento de grog.

FeEditar

Chápiro Verde.jpg

El Chápiro Verde en su forma de moai de jade.

Jonathan Drake es un hombre supersticioso que cree en la existencia de todo tipo de criaturas, deidades y genios acuáticos. Cuando se ve en peligro, es capaz de rezarle a cualquier cosa que pueda salvarle el pellejo: desde Sargeras hasta el mismo Neptulon.

Sin embargo, muchos han oído de su boca el gran aprecio que le tiene al Chápiro Verde. A pesar de que algunos lo toman como un ser metafísico y abstracto sin más utilidad que la de evitar la apelación a divinidades serias, para Jonathan Drake es una entidad muy real y relativamente palpable. Él mismo ha confesado que en sus noches de borrachera ha sufrido apariciones del Chápiro Verde en forma de un moai de jade que le revelaba el futuro. En otras ocasiones, le visitó en sueños adoptando la morfología de un duende canijo y retorcido que le mostraba mapas de lugares donde se escondían importantes tesoros.

Sea como fuere, Drake es religioso a su manera. Recurre al sincretismo si es necesario y no se preocupa demasiado por la ortodoxia. También guarda en su chaleco una estampita de Alonsus Faol, sacerdote legendario de la Luz Sagrada, porque piensa que le trae buena suerte.

FamiliaresEditar

  • Alfred Drake: Padre. Se cree que sigue trabajando en una taberna miserable de Bahía del Botín.
  • Rose Lead: Madre. Trabaja como costurera en Bahía del Botín.
  • Agatha Thoubaldis: Amante.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar