Fandom

Wiki Errantes

Hydrargiros, el Transeúnte

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Neutral.png
Hydrargiros
Imagen de Hydrargiros
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Apodo El erudito errante
Género Masculino
Raza Elfo de la noche
Edad Joven
Clase Sacerdote de Chi-Ji
Alineamiento Caótico Neutral
Ocupación Bibliófilo, Boticario y curandero, Restaurador de reliquias y documentos, Erudito
Lugar de nacimiento Auberdine, Costa oscura
Residencia Pequeño estudio en Alcor, Pandaría.
Afiliación Los Augustos Celestiales, Los Labradores, Liga de Expedicionarios, El Consorcio, Los Eremitas
Estado Con vida

Transfondo Editar

Hydrargiros Arcecuervo nació en Auberdine, en el seno de una familia de boticarios. Desde joven mostró interés en los libros que compraba en el mercado cuando tenía alguna moneda de plata para gastar, y cuando tuvo la oportunidad, partió a Ventormenta, donde acabaría realizando proyectos de arqueología junto a otros estudiantes. Catalogando los cajones llegados de artefactos kaldorei, un brazalete le llamo la atención. Después de restaurarlo levemente, hizo lo que no se tiene que hacer con los objetos viejos y recién recuperados, ponérselo.

Este era un antiguo artefacto que te teletransporta exactamente adonde quieres ir... si no eres muy exigente, y de este modo abandono ventormenta. Nadie echó en falta el brazalete, ni tampoco a él. Continuó sus viajes no sin dificultades por el camino( Más de una vez tuvo que quedarse escondido donde había aparecido a esperar medio día a que la magia del brazalete se recargarse), encontrando más de un libro que cautivó su interés.

El cataclismo llegó, su antiguo hogar fue destruido, fue a ayudar en el tratamiento de los heridos, pero esto ya no le llenaba como antaño.

Tras varios años de viajes, el defectuoso brazalete dejó claro que viajar a través del vacío abisal de un sitio a otro sin las salvaguardas necesarias tenia un precio,empezó a sufrir una ligera demencia, su deseo de saber más se tornó poco a poco en obsesión, y empezó a valorar más sus preciados libros, que la vida de las personas con las que se cruzaba en el camino.

Sin duda alguna su mayor adquisición fue un texto traducido de un libro pandaren llamado <<El camino de la grulla>>, un tratado de filosofía que le hizo descubrir una nueva forma de espiritualidad que no había sentido con las enseñanzas de Elune, y así fue como aparte de trotamundos, se hizo sacerdote, no muy bueno, porque tampoco puedes esperar mucho cuando solo lees 1 de los 4 libros, pero un sacerdote al fin y al cabo, ya encontraría los otros volúmenes. Esto le ayudo a paliar los efectos del brazalete mediante el estudio y la meditación, aunque el deseo de conocimiento no desapareció.

Hydrargiros continuó viajando, y buscando nuevas fuentes de conocimiento dejándose ver por las tabernas que le quedaban cerca, donde podía encontrar rumores sobre ruinas y descubrimientos.

El conflicto entre la Horda y la Alianza le era indiferente, aunque en caso de necesidad, colaboraba con esta ultima para velar por sus propios intereses.

Viajo a pandaría para culminar sus estudios espirituales durante 1 año.

Hydrargiros ha estudiado la filosofía pandaren, y sigue el camino de la gran calma y contemplación.Si no practica su meditacion, o se deja tentar por el deseo extremo de conocimiento, puede sufrir una ligera demencia y locura que le llevara temporalmente a la sombra de abandonar el camino del Wu wei

El transeúnte Editar

El inicio del viaje Editar

Hydrargiros Arcecuervo nació en Auberdine, en el seno de una familia de boticarios. Estudio herboristeria y alquimia junto a su familia, lo que le permitió desarrollar estas profesiones y ganarse algunas monedas a la semana, que gasto irremediablemente en la adquisición de libros en el mercado. Durante algunos años, este fue su pasatiempo, pero poco a poco, los libros que aun no había leído empezaban a escasear, y los volúmenes mas raros, costaban mas de lo que su humilde empleo podía permitirse.

En el año 25 D.P. decide pues trasladarse a ventormenta, donde comienza trabajando como mampostero por algo menos de lo que ganaba anteriormente, pero que le permitía estar cerca de la biblioteca de ventormenta, una fuente de conocimientos en la que no tendría que invertir sus propios ahorros.

Encontró tras varios meses de trabajo la opción de inscribirse a un curso de restauración de artefactos, dado el creciente numero de estos obtenidos tras el asalto de Zul`Gurub por parte de poderosos héroes.

Sin dudar, completo su formación con esmero, lo que le permitió en el año 26 D.P. tener acceso a algunos de los artefactos kaldorei obtenidos en Ahn`Quiraj para su restauración, mientras los héroes luchaban por la apertura del portal oscuro.

Fue entonces cuando encontró el artefacto que le cambiaría la vida, un antiguo brazalete kaldorei con inscripciones interesantes, que seguramente perdió alguno de los combatientes del mar de dunas, y se centro en restaurarlo lo mejor posible. Tras finalizar el trabajo, se encontró tan satisfecho que decidió probárselo, con lo que acabo perdido en frondavil, un sitio poco agradable, donde se escondió aterrorizado durante casi un día hasta que consiguió hacer funcionar el brazalete de nuevo, acabando esta vez, en tanaris, en una pequeña ciudad goblin conocida como Gazgetzan.

Paso unos meses trabajando como alquimista antes de retornar el valor para volver a utilizar el artefacto, la primera experiencia había sido terrible, pero con la segunda había acabado en un lugar donde aprendió bastantes cosas, y esa posibilidad acabo ganando al miedo.

Siguió pues utilizando el brazalete con mas o menos éxito en sus "aterrizajes", y consiguió llegar a algunos lugares interesantes donde ofreció sus servicios como alquimista para subsistir. Algunas veces pasaba días en un lugar, y otras se quedaba el tiempo justo para que el artefacto recargase su magia, unas 12 horas.

Un día, acabo en un sitio bastante raro, donde se encontró una especie de furbolg blanco y negro, conocía su idioma, así que tenia que haber tenido relaciones comerciales con su raza en algún otro momento, y tras una serie de negociaciones, consiguió intercambiar algunas pociones y un par de cervezas por una copia traducida del único libro que portaba el susodicho.

Tras esperar unos días la traducción, y con su nueva adquisición, Hydrargiros acabo perdido de nuevo en un sitio algo peligroso, y dedico la espera a leer <<El camino de la grulla>>, un texto de filosofía que poco a poco, y durante meses, le fue llevando al camino del sacerdote.

El cataclismo Editar

El cataclismo llegó, y con ello nuevos peligros, tesoros, y conocimientos de gran interés, sin embargo, su poder actual no le permitía colaborar en la lucha, así que se dedico a acompañar a saqueadores de tesoros a algunas ruinas para obtener artefactos , y algún códice antiguo que podría ser de interés. Sabia que podría ganar unas buenas monedas de oro por ello, pero lo mas importante, cierta reputación en la liga de expedicionarios para tener acceso a sus informaciones. Estos si eran grandes héroes, y tenían el poder de estar en primera fila donde estaban todos los nuevos descubrimientos. Algún día el seria como ellos, o al menos, podría estar cerca. Pasó por Outland en busca de algo interesante que aprender, y entabló negocios con el consorcio.

En Rasganorte, hizo un estudio sobre la cultura y arquitectura de la plaga obtenida mediante la absorción de los nerubianos. Era bastante aburrido y no tubo gran éxito fuera de un limitado circulo de lectores.

Las nieblas de Pandaria Editar

Un continente nuevo apareció en el mapa, y con la guerra en el, aun le era imposible visitarlo, pero de los veteranos heridos que retornaron se entero de ciertos rumores y lo mas importante de todo, había furbolg blancos y negros, llamados pandaren, y con ellos, podría obtener mas textos que necesitaba para mejorar sus conocimientos como sacerdote.

El tiempo fue pasando, y mas rumores llegaban de la isla al sur. Habia ancestros animales, y uno de ellos era una gran grulla roja, que según las tradiciones locales, representaba la esperanza. Tenia sentido respecto a lo que había estado estudiando, y según parecía, los otros ancestros entrenaban aprendices en sus templos. Podía ser posible ir a aprender directamente de la fuente, en vez de esperar lo poco que le llegaba.

Algunos pandaren pasaban por ventormenta, incluso había otros instalados en la ciudad, de los que pudo obtener mas información sobre el continente.

La lucha por pandaría finalizo, y comenzaron terribles eventos en otra parte del mundo.

Draenor Editar

Los grandes héroes habían sido convocados a esta tierra, pero si el quería ser capaz de estar preparado, sabia que aun necesitaba aprender. Por ello, se decidió a partir a pandaria en busca del conocimiento que tanto deseaba, y el poder para estar mas cerca de ser el primero en ver las reliquias que contaban la historia del mundo.

Preparo su equipaje, y partió en el primer barco de comercio en el que pudo encontrar pasaje.

La sabiduría de Pandaria Editar

Llegó al amanecer a Desembarco del León , en Espesura Krasarang, y tras preguntar, le indicaron que siguiendo la costa llegaría al templo de la grulla roja.

Se detuvo a medio dia en una pequeña aldea, donde comió algo en casa de Maolin Agua Fluente, una amable pandaren, e intercambio con Hilda, una joven interesada en los libros, informacion y mapas por alguna copia de sobra de las que portaba para el viaje.

Unas horas después, ya estaba en el templo, donde un Acólito le indico el camino para hablar con Thelonius, uno de los maestros.

Le llevaron a cuna de Chi-Ji, una isla donde entrenaban todos los aprendices del templo, y asi permanecio durante unas semanas.

Un día sin embargo, su maestro le indicó que si quería continuar su formación, tenía que viajar no solo para comprender la esperanza de la grulla, sino la sabiduría del dragón ,la fuerza del tigre y la fortaleza del buey.

Entró a las tierras del templo por una gran puerta, y le pidió indicaciones al guardes Weiji, y acabó en las clases de la Ancestro sabía Tormenta Sing. También aprendió algo de caligrafía, aunque no llegó a interesarse en ser inscriptor en ese momento, por sus estudios de filosofia, pero le servirá para la restauración de algunas reliquias.También pasó algunos días en la biblioteca del templo aprendiendo más sobre pandaria, y sobre los eremitas, unos eruditos pandaren a los que tendrá que visitar.

Habían pasado ya unos meses en pandaria, y aunque sus ahorros por sus antiguos negocios eran bastante, seria mejor buscar un trabajo para poder seguir pagando la instrucción cuando fuera al templo del tigre blanco y el de Niuzao. Su maestro le comentó que en Alcor se producía la mayor cantidad de alimentos de pandaria, asique seria un buen lugar para buscar trabajo, además de que parecía ser un lugar bastante bueno para meditar y relajarse.

El paisaje del camino ya era espectacular, pero la visión de la agradable aldea en la lejanía le asombro.

A su entrada conoció a Ben Voz Retumbante, un pescador del cual aprovechó algunos consejos. Encontró un trabajo en una de las propiedades de los labradores como temporero,

En lo que le quedaba de día, intentaba pescar algo para ahorrarse la cena y sacar algún beneficio con el excedente en el mercado.

Consiguió que el pago de su trabajo fuese destinado directamente a los templos en su nombre, lo que le ahorraría ser generoso cuando fuera mas tarde, ademas de ganar ya un poco la simpatía de sus futuros maestros. Pasado dos meses de trabajo, consideró que había hecho suficiente, y partió hacia el templo del Tigre blanco.

En el templo del Tigre blanco tuvo que hacer entrenamiento fisico tambien, y aunque no se le daba muy bien, aprendió a mover el bastón de una manera más coherente.

Solo estuvo un mes antes de partir, las lecciones de filosofía no le llevaron mucho tiempo, y el resto de estudios no serían tan aprovechables en su campo, aunque guardo conciencia de continuar la práctica de combate cuerpo a cuerpo por si algun dia le servía para defenderse, pero considero que si tenía que recurrir a eso, mejor usar las piernas para correr lejos. Aun asi, guardo el obsequio del Templo, un bastón nuevo de madera de bambú.

En el templo del buey negro paso algo similar, eran filosofías muy interesantes, pero se centraban mucho en el aspecto físico en la parte práctica.

Así pues, y tras 9 meses en pandaria, finalizó el aprendizaje que había iniciado hace ya algunos años con un libro encontrado por puro azar.



Retorno al templo de la grulla roja, a contarle y mostrarle sus progresos a su maestro. Pasó algunos días en el templo terminando de pulir lo aprendido, y antes de partir, su maestro le obsequió con una toga de seda roja, el color del templo, una moneda representado a la grulla roja, y por el otro lado el símbolo de los cuatro celestiales, y una pluma de las que se puede encontrar por la isla. Agradeció a su maestro, y tras pedirle alguna indicación, partió en busca de los eremitas.



En el trono del saber, encontro entre otros al Maestro Liu, el cual se encargaba de algunos proyectos de investigación. Tras aportar credenciales y demostrar un poco su habilidad( Y que su caligrafía no fuera lo suficientemente buena para ayudar al Escriba Wei Wu), aceptó que le ayudará en la búsqueda de algunos artefactos a cambio de acceso al conocimiento guardado si desarrollaba correctamente estos trabajos.

Antes de partir, le indicaron que tuviera cuidado en la cima kun-lai, y le cambiaron su gorro de paja, que había obtenido haciendo trabajos en Alcor, muy útil contra el sol, por uno similar al que llevaban los miembros del shadopan que era mejor contra las tormentas de nieve, quizás incluso fuera uno de esos y alguien se lo dejo olvidado entre todo lo almacenado. Tras mes y medio de trabajo, había conseguido aportar entre otros, un espejo de bronce tallado que aunque había perdido el cristal hace mucho, seguía resaltando la imagen del grabado de la grulla roja.

Poco a poco, se fue ganando la confianza y algo de prestigio por su trabajo con los eremitas, obteniendo algo del valioso tiempo del Eremita Fu para obtener alguna información nueva.



Había pasado casi un año ya en pandaria, y había comprado un pequeño estudio en Alcor, hacía buen clima y sería un buen sitio para almacenar sus libros y enseres personales mejor la cueva donde los iba dejando, y donde tenía luego que quitarles la humedad para no estropearlos. Estuvo unas semanas de mudanza, y aunque sabía que no se quedaría mucho por la zona, pues era muy dado a viajar, sus pertenencias estaría mejor ahi.

También participó en el festival del errante junto a algunos maestros eremitas, y le enseñaron a cuidar una pequeña mascota tortuga, a la cual y con poca imaginación, llamo Shen zin su , como la tortuga de las historias.

Ademas consiguió uno de esos artefactos mogu voladores que tenían tirados en una sala del trono del saber, estaba llena de ellos, aunque a alguno le faltaba alguna pieza, si no faltaba lo importante, aún servían para viajar cómodamente, aunque era mejor prescindir de ello si no tenías prisa, por pequeños defectos a la hora de mantener un vuelo estable. Así que adquirió también una simpática tortuga de viaje como las que usaban los pandaren, muy útiles para transportar cargas pesadas.

Pre-parche legión Editar

Durante 3 meses, Hydrargiros realizo algunos pequeños trabajos de arqueología, y comenzó unos estudios para mejorar sus habilidades de caligrafía y comprensión de inscripciones y runas.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar