Fandom

Wiki Errantes

Historia de Gilneas

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

En el año 2.800 AP tras vencer en las Guerras Trol, el imperio de Arathor entró un periodo de prosperidad y desarrollo. Después de la muerte del rey Thoradin, el imperio empezó a expandirse y se fundaron nuevas ciudades estado, entre las cuales estaba incluida Gilneas, gobernada por la dinastía Cringris. Cada ciudad creció y progresó. Gilneas desarrolló un poderoso ejército que exploraba el mundo y su reino abarcaba la Península de Gilneas, la isla de Zul'Dare, la Aldea Piroleña y Molino Ámbar. Con el tiempo, el poder de Gilneas y las otras ciudades estado creció mientras que el de Strom disminuyó. Pasaron los años y el imperio de Arathor se iba desintegrando, mientras que las poderosas ciudades desarrollaban sus propias costumbres y creencias y finalmente, en el año 1.200 AP, el imperio se dividió en siete reinos independientes; Gilneas, Lordaeron, Dalaran, Alterac, Kul’Tiras, Azeroth y Strom.

Gilneas Ciudad.jpg

Bajo el Mando del Rey Archibald Cringris, padre del actual rey Genn Cringris, Gilneas creció de tal manera que llegó a compararse con el reino de Azeroth y Lordaeron.

En el año 6 DP, durante la Segunda Guerra, Gilneas fue uno de los reinos humanos más poderosos y, debido a esto, el rey Genn Cringris nunca apoyó a la Alianza de Lordaeron, creyendo que sus propios ejércitos eran más que suficientes para enfrentar con cualquier amenaza. A pesar de esto, Gilneas se unió a la Alianza de Lordaeron tiempo después durante la Segunda Guerra, aunque en realidad nunca ayudó a la Alianza.

A finales del año 7 DP, poco tiempo después de que la Horda fuera derrotada y se diera por culminada la Segunda Guerra, el rey Cringris se separó de la Alianza de Lordaeron y detuvo la "ayuda" de Gilneas, negándose a gastar ni un solo recurso de su nación en mantener apresados a los orcos con vida en los campos de internamiento en vez de ser eliminados, o en la reconstrucción de otras naciones devastadas por la guerra. Por ello, el rey Genn Cringris mandó la construcción de la Muralla de Cringris, una muralla que dividiría su reino en dos dejando fuera de las murallas las tierras de Lord Darius Crowley, que incluían la Aldea Piroleña y Molino Ámbar, y no permitirían a nadie, ni siquiera a otros humanos, la entrada ni salida de Gilneas, con la finalidad de cortar toda relación con lo que él consideraba "los problemas de otros". También el aislamiento se pudo haber influenciado por Lord Daval Prestor, quien secretamente era el dragón aspecto Alamuerte en forma humana, a quien Cringris apoyó para ser elegido como nuevo rey de Alterac.

Lord Crowley no aceptó la muralla de buena gana y desafió a Cringris ayudando a la Alianza de Lordaeron durante la Tercera Guerra, enviando a un grupo de soldados conocido como la Brigada de Gilneas para ayudar a Lady Jaina Valiente. Desgraciadamente, la mayor parte de estas tropas fue destruida por Grom Grito Infernal y el clan Grito de Guerra, junto a Thrall y sus tropas.

Cuando llegó la Plaga a las puertas de Gilneas, asaltó la Muralla de Cringris y amenazó con acabar con todo Gilneas, los ejércitos del rey marcharon contra las hordas de no-muertos pero fueron repelidos. Genn Cringris no tuvo más remedio que ordenar al Archimago Arugal a soltar su arma secreta, los huargen, quienes estuvieron encerrados durante milenios en el Sueño Esmeralda por los elfos y este había descubierto cómo liberarlos.

Arugal liberó a los huargen. Al principio parecieron ser una gran arma contra la Plaga, pero cuando la victoria ya estaba siendo a favor de Gilneas y el número de no-muertos ya estaba muy reducido, estos desataron su ansia de sangre también contra los gilneanos. Los huargen empezaron a contagiarles la maldición.

Culpando a Arugal del ataque huargen, Gilneas le exilió fuera de las murallas. Este tomó esto como un insulto y acogió a muchos de los huargen en su seno, retirándose a la antigua mansión del Barón Filargenta, ahora conocida como el Castillo del Colmillo Oscuro. Sin embargo esto no sirvió para contener la maldición, que continuó extendiéndose por las tierras del Bosque de Argénteos.

Con esta maldición los gilneanos se sintieron inútiles, muertos de espíritu. Fueron excluidos del resto del mundo, separados por la Muralla de Cringris por tierra y por los altos acantilados y arrecifes traicioneros por mar. Durante muchos años el rey Cringris prohibió cualquier intento de dejar el auto-aislamiento y todos los puertos fueron cerrados, pescadores y pobladores de otras naciones quedaron varados en los puertos de Gilneas. El estado del reino se tornó opaco para el mundo exterior y los rumores sobre qué ocurría en el interior de la ciudad llegaron a conocerse en toda la Alianza. Incluso el reconocido explorador Brann Barbabronce creía que había caído ante los naga. Los gilneanos que no fueron encerrados eran raros de ver, pero existían casos.

Aunque era un amigo muy cercano a Genn Cringris, el aislacionismo de Gilneas llevó a Lord Darius Crowley a levantar las armas contra su rey y, en un intento de derrocarlo, llevó un ejército de simpatizantes a la Ciudad de Gilneas, pero una sangrienta guerra civil se desató entre rebeldes y monárquicos. La llamada Rebelión de la Puerta del Norte terminó con la captura de Crowley y sus aliados por parte de las fuerzas de Genn Cringris.

Los renegados empezaron el ataque a las puertas de la nación de Gilneas con la esperanza de conquistarla. Según órdenes del nuevo Jefe de Guerra Garrosh Grito Infernal, Sylvanas Brisaveloz fue enviada a invadir Gilneas, pues la Horda reconoce esta tierra como una ubicación estratégica con recursos claves para alimentar los esfuerzos bélicos de su facción contra la Alianza. Sylvanas también tenía su propio objetivo: la Guadaña de Elune, un artefacto capaz de extender la maldición sin control a toda la humanidad.

Mientras tanto, debido a los esfuerzos del antiguo “Alfa Prime” de los huargen, el elfo huargen Ralaar consiguió encontrar una forma de cruzar la muralla por unas cloacas subterráneas. Así pues, dio comienzo a su plan, con paciencia y observando a los ciudadanos de Gilneas, uno por uno fueron eligiendo a conciencia a ciudadanos de Gilneas a los que les contagiarían la maldición para así poder atacar Gilneas. Cuando ya eran suficientes, su manada de huargen salvajes lanzaron un ataque en masa contra la ciudad de Gilneas, invadiendo la capital. Gilneas intentó repeler el ataque, incluso el rey Cringris mandó liberar a Lord Darius Crowley y sus rebeldes de su prisión a cambio de ayudarlo a evacuar la ciudad hacia el Refugio del Ocaso. Para distraer la atención de los huargen de los gilneanos que huían, Crowley formó un equipo que les hizo frente en la catedral donde se vieron superados en todo momento, cayendo en la maldición y convirtiéndose en huargen.

Con la ayuda de la sacerdotisa elfa de la noche Belrysa y otros tres elfos, los gilneanos víctimas de la maldición mostraron cierto autocontrol y mantuvieron la razón de sus mentes humanas una vez que su cuerpo se había transformado en feral. Otros, sin embargo permanecieron bajo su forma feral bajo las órdenes del “Alfa Prime”, un aliado de Sylvanas, hasta su muerte en Tal'doren.

Una vez a salvo en Refugio del Ocaso, Krennan Aranas, el alquimista de la corte de Cringris, creó con éxito un remedio temporal para que los huargen dejaran de ser irracionales.

Cuando las cosas parecían mejorar, se produjo el Cataclismo que destruyó algunas de las defensas principales de Gilneas; la Muralla de Cringris y algunos arrecifes que no dejaban paso por mar. Esto permitió a los renegados acceder a Gilneas desde el Bosque de Argénteos así como desde la costa.

A medida que la invasión de Gilneas avanzaba, la parte sur de la península cedió por el Cataclismo y Refugio del Ocaso quedó destruido, engullido por el mar. Los supervivientes se refugiaron en el abandonado Poblado Valletormenta, mientras Cringris y Lord Godfrey viajaban hacia Tal'doren para pedir ayuda a Darius Crowley y a los huargen sanados por los elfos de la noche. Cringris le pidió a Crowley ese favor como amigo, no como rey, y tras revelarle que él también había sucumbido a la maldición de los huargen, Crowley aceptó unírseles. Lord Godfrey, al descubrir que su rey era huargen, intentó derrocarle y entregárselo vivo a Sylvanas Brisaveloz a cambio de la paz, con la ayuda de otros dos nobles; el Barón Ashbury y el Barón Walden. Pero a pesar de que lograron capturar a Cringris, ambos barones fueron asesinados y Godfrey terminó por suicidarse antes de tomar a Cringris como rey.

A pesar de los intentos de los valientes gilneanos, huargen y humanos, por tratar de ahuyentar a los renegados de la ciudad ocupada de Gilneas. Tras morir su hijo Liam a manos de Sylvanas, esta huy´´o de la ciudad y los gilneanos también tuvieron que huir de su ciudad, pues los renegados iban a bombardear la capital de Gilneas con añublo gaseoso, por lo que fueron evacuados por las catacumbas a todo el que quedara en la ciudad y llegaron al cementerio de Gilneas, donde sería enterrado Liam y comenzaría una batalla conjunta entre gilneanos y elfos de la noche contra la Horda para huir finalmente en los barcos elfos hacia Darnassus. Antes de poder zarpar tuvieron que destruir la nave de guerra orca que ponía en riesgo su huida. Cringris decidió resguardarse en el santuario de Darnassus para algún día volver para reclamar su reino.

Víctima de su maldición y amenazada por los renegados, Gilneas finalmente regresó a los brazos de la Alianza, a pesar de que Ventormenta de primeras no quiso que los gilneanos se unieran, lograrían ser aceptados como aliados después de ser un punto decisivo en la batalla de Vallefresno y ganarse nuevamente la confianza del rey Varian Wrynn, adquiriendo una mutua deuda con los elfos de la noche, quienes los ayudaron a sanar la locura de aquellos que cayeron bajo el embrujo de los huargen. Lord Crowley y sus leales huargen del Frente de Liberación de Gilneas han reactivado la guerra contra los renegados, avanzando al norte hacia el Bosque de Argénteos. Con la ayuda de un submarino gnomo, utilizado para romper el bloqueo de la Horda a Gilneas, la Séptima Legión realizó una gran ofensiva por la Alianza para reclamar Lordaeron a los renegados, comenzando con Gilneas. Las fuerzas combinadas de la Alianza consiguieron repeler rápidamente a los renegados que habían invadido la Ciudad de Gilneas y hacerlos retroceder hacia más allá del Muro Cringris.

Sin embargo, la Horda consiguió recuperarse en el Bosque de Argénteos y hacer retroceder a la Séptima Legión. Lord Godfrey fue levantado por las val’kyr como un renegado junto a sus dos fieles aliados, los barones Ashbury y Walden, pasando a formar parte del ejército de Sylvanas aunque no tardarían en traicionarla, asesinando a traición a Sylvanas y refugiarse en el Castillo de Colmillo Oscuro.

Esto significó el fin de la ofensiva de la Alianza en el Bosque de Argénteos, cuyas actividades pasaron a las Laderas de Trabalomas a cargo de la Manada Colmillo de Sangre, comandada por Ivar Colmillo de Sangre.

Uno de los últimos dragones del vuelo negro que se escondía disfrazado de un noble rico gilneano y tomando por nombre Lord Hiram Creed, hizo para no ser descubierto que los huargen de aquella zona bebieran de su sangre y por lo tanto sucumbieran a la corrupción del dragón que al parecer potenció sus capacidades físicas y sin darse cuenta los mantuvo leales a Creed, creando así la Manada Aullido Negro. Pero Hiram Creed es asesinado por un asesino enviado por el Príncipe Negro Wrathion y al ser asesinado la corrupción de los huargen de la Manada Aullido Negro desaparece, no se sabe cuál es el destino de esta manada pero se rumorea que se reincorporaron a la Alianza y al resto de gilneanos para proteger Gilneas de los Renegados.

Actualmente la Ciudad de Gilneas está parcialmente en ruinas y gran parte del reino sigue plagada.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar