Fandom

Wiki Errantes

Hermanos, volvemos a casa

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

El viaje había sido duro. Las experiencias, infinitas. Y los momentos, incontables. 

Habían luchado y peleado por aquel mundo que ahora podía volver a respirar con la seguridad de que sus nuevos huéspedes no permitirían dejarlo caer. 

Draenor había sido un lugar con un sinfin de emociones y lleno de conocimiento inexplorado, pero ahora debían de volver a casa y proteger el hogar que un día dejaron atrás.

No era mundo de elfos aquel en el que hubieron convivido durante tanto tiempo y las primeras semanas fueron infatigables. Desde la lucha del portal, se vieron rodeados de un mundo totalmente desconocido en el que no tuvieron otra elección que la de sobrevivir.Las criaturas de tan extraño mundo eran cuanto menos, sorprendentes. Algunas peligrosas, aunque en apariencia frágiles. Y otras pacíficas aunque voluptuosas.Supieron convivir y adaptarse pese a las notables diferencias de su tierra y el nuevo mundo. Y ahora, en la marcha, muchos miembros de la Orden observaban con nostalgia aquel lugar que les había provocado tantos problemas pero que a su vez, les había arrancado una parte de sí mismos que ahora dejarían ahí para siempre. Kalimdor esperaba.

Los druidas que aún permanecían dormidos en los túmulos, debían de ser despertados. Aquellos protectores de Hyjal, necesitaban apoyo con las peregrinaciones élficas al Santuario de Aviana. E incluso nuestra amada Auberdine, aún necesitaba ayuda para levantarse desde el daño que provocó el Cataclismo. Desde el mismo Claro de Luna la tierra lloraba la ausencia de muchos de sus hermanos. 

Aún así, mientras se preparaban en Ashran para tomar el portal que con tanto esfuerzo los elfos mantenían hacía Darnassus día y noche desde que hubieron conseguido unir las líneas ley de la magia de ambos mundos, no eran sino recuerdos de todo lo pasado lo que acontecía en cada uno de los elfos del Roble.

Jamás olvidarían a sus gentes, que tan amablemente y tan agradecidos se hubieron mostrado con la presencia de los elfos. Ni sus bosques, únicos en cuanto a floresta y a exótica fauna.Ni siquiera sus cielos limpios, llenos de estrellas impolutas que bendecían las noches del hermoso Valle Sombraluna.Tampoco olvidarían la batalla, ni todos aquellos con los que lucharon codo con codo: Los caídos, los heridos, los que sacrificaron y arriesgaron su vida por el resto de sus hermanos. Y fue entonces cuando se dieron cuenta de que Altonatos y Kaldoreis, junto con sus nuevos ciudadanos en la sociedad élfica, los huargens, habían sabido sobrellevar la situación y colaborar entre sí olvidando toda diferencia que el mundo les había dado en la cuna.

"No hace mucho tiempo, los elfos pactamos una Alianza con los hombres mortales. Esa Alianza nos permitía permanecer en paz en nuestros territorios y nos garantizaba la protección  de todo nuestro legado. Si alguna vez los elfos se levantaran a las armas, Ventormenta se levantaría con nosotros. Forjaz, pondría sus hachas y acero a nuestro servicio. Y nuestros nuevos vecinos, los draenei, no dudarían en mantenerse a nuestro lado sin duda alguna. Es por ello que ahora, nosotros los elfos, cumpliremos nuestra palabra y el pacto que juramos años atrás... Marchamos a Tierras Devastadas, hermanos. Tensad vuestros arcos, preparad provisiones y rogad a Elune, que volvamos con vida de esta nueva empresa".            

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar