Fandom

Wiki Errantes

Haeth Albacantora

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Horda.png
Haeth Albacantora
Imagen de Haeth Albacantora
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Género Masculino
Raza Sin'dorei
Edad 112 años
Clase Sacerdote
Alineamiento Legal Bueno
Ocupación Sacerdote del Sol Eterno, Cantor del Alba
Lugar de nacimiento Costa Brisa Azur, Quel'Thalas
Residencia Templo del Amanecer, Reducto de la Tradición
Afiliación La Orden de los Cantores del Alba, Los Santos Vivientes de Belore Emperador
Estado Vivo

TrasfondoEditar

Los Albacantora y los Cantores del Alba:

Los Cantores del Alba han entonado los salmos sagrados del Sol Eterno durante innumerables generaciones; y al igual que en muchas otras órdenes religiosas reconocidas por la Iglesia Beloriana, sus integrantes son ascetas, y viven consagrados a una vida contemplativa. Su nombre se debe a la antigua práctica espiritual de cantarle al amanecer, práctica que aún hoy se conserva como parte de la Tradición, pero que los Cantores del Alba han exaltado a su grado máximo. Gracias a ellos, muchos elfos todavía hoy abrazan esta arcaica costumbre y se entregan a ella, pues son los Cantores del Alba quienes, desde su templo en las orillas del Mar Adusto, elevan sus cánticos al cielo cuando las primeras luces de la aurora se derraman en el horizonte. Y así es como sus voces se contagian y se adentran en la foresta, donde a través de los árboles viajan, y encienden los corazones de muchas otras gentes hasta la otra orilla en el ocaso.

Haeth debe su apellido a su madre viuda, Azaharil Albacantora, ahora Madre Superiora de la Orden y máxima autoridad de ésta; pues aunque su estirpe no haya ostentado siempre este cargo de poder, sí ha caminado entre los cantores desde la llegada de los Hijos del Sol a Quel'Thalas, cuando el primer cantor, Aldruin Albacantora, viajó a la costa oriental y se encontró con el amanecer. Allí fue tal la maravilla que los cautivó a él y a sus discípulos que juraron solemnemente cantarle al Sol Eterno en el momento en el que Éste resucitase todas las mañanas de entre las sombras, así hasta el último de los albores que contemplaría el mundo.

Pero con el paso de los años el Patriarca de los Cantores del Alba terminó enamorándose; y habiéndose despojado de sus hábitos, contrajo matrimonio y formó una familia. Entonces tuvo a su primer hijo, y añorando los días pasados que vivió como cantor, lo envió a caminar los mismos pasos que él hubo caminado en su día, estableciendo de tal modo una alianza entre su familia y la orden. A día de hoy los Albacantora se distinguen por ser una de las familias que más cantores ha alumbrado a lo largo de la historia. En cada generación nace al menos un cantor que es destinado al Templo del Amanacer en pos de honrar la memoria del patrón familiar: una tradición que nunca habrá de morir, y que en el presente ha recaído sobre Azaharil y su hijo único, quienes tras perder a su esposo y padre a manos de la Plaga, se encargaron de restaurar la orden después de que fuera destruida por las legiones de muertos vivientes.

Los Santos Vivientes:

Por desgracia el joven Albacantora ha desaparecido recientemente y su desaparición ha sido denunciada a los forestales. Desde entonces se ha abierto una investigación que apunta a los autos de fe que hace poco han vuelto a incendiar el Reducto de la Tradición. Muchos cantores se niegan a creer lo peor y piensan que Haeth ha sido secuestrado, aunque han confesado que el día anterior a su desaparición el muchacho estaba terriblemente airado y disgustado; al parecer a causa de un repentino y radical pensamiento subversivo que vituperaba a la regencia y al orden público.

Pese a que ya no se encuentra entre los Cantores del Alba, Haeth es buenamente recordado por su entrega absoluta e indiscutible. Su madre siempre se mostró orgullosa de su comportamiento, ejemplar y devoto; pasional en muchas ocasiones, pues tal era el ardor de su alma que se dice que cuando Haeth cantaba pareciera como si su cuerpo entero se pusiera a arder: un fuego que despertaba en el resto de cantores un gran cariño y aprecio. Después de varios meses todavía sigue recordándose al joven Albacantora con nostalgia y dolor, ya que su ausencia ha horadado un profundo vacío en la orden.

AparienciaEditar

Los rasgos y la constitución de este elfo corresponden a un canon de belleza andrógino y de dificultosa distinción. A menudo su mera presencia suscita la incertidumbre en quienes lo observan, y aquellos que nunca antes habían tratado con él se preguntan si se encuentran ante un hombre o una mujer; pero toda duda es esclarecida cuando su voz se pronuncia, ya que se trata de un tenor que finalmente ha terminado de madurar. 

El resto de su cuerpo presenta una musculatura bien definida y guiada por una sinuosidad esbelta y delicada -en absoluto hercúlea ya que se le considera más bien delgado, pero es de suponer que un ejercicio físico riguroso ha labrado su figura durante muchos de sus años adolescentes-. Sobre sus pies se levanta el porte, alto como una montaña incluso entre los demás varones de su raza, regio y orgulloso; coronado por dos ojos que lo observan todo desde las alturas y cuyo dorado se ve a menudo eclipsado por un tenue fulgor de magia vil. Por lo demás pareciera como si su piel hubiera estado expuesta al Sol durante muchas estaciones, oscura y parda al igual que el bronce bruñido.

CarácterEditar

Podría decirse que el joven Albacantora tiene motivos suficientes para hacer alarde de su devoción, sin embargo una vida gobernada por la sencillez y exenta de excesos le impide pecar en demasía. Lo cierto es que los motivos pecaminosos en él serían realmente escasos si no fuera por la naturaleza veleidosa y pasional de su espíritu, la cual en muy pocas ocasiones consigue dominar y que con premurosa facilidad termina desbocándose, tornando su ánimo irascible y violento. De hecho cuando se expresa es raro que no lo haga con vehemencia y revelando una gran firmeza en sus convicciones, como si sus palabras fueran el fuego exhalado de las fauces de un dragón.

FamiliaresEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar