Fandom

Wiki Errantes

Guía Los Bosques de Kalimdor

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Ashenvale-Trees-3937.png
Bien, para comprender esto será mejor empezar por una descripción generalista de los bosques de Kalimdor: frondosos, con muy poca luz incluso de día debido al manto de la vegetación, místico, silencioso y poblado por criaturas extrañas a los ojos de los forasteros.

Bien, ahora sabemos que ingame cualquier bosque de Kalimdor posee caminos, sí, pero esto es rol. ¿Qué ocurriría, si, para empezar, un PJ forastero no fuera capaz si quiera de encontrar un camino o sendero? Seamos realistas, uno cuando entra en un bosque oscuro, silencioso, donde se oyen criaturas moviéndose a la vez que huyendo de los intrusos, uno piensa más en observar todo lo que le rodea antes que lanzarse de forma automática y antinatural a un camino e ignorar el ambiente que inspira el bosque.


¿Qué le ocurre al viajero?

"¿Dónde estoy?": Los bosques son profundamente frondosos y oscuros, e increíblemente desconocidos y hostiles para todo aquel que no esté habituados a ellos, y digamos que no es algo a lo que uno se habitue en un par de visitas. Los elfos nocturnos habitan estos parajes la gran parte de su vida, y en estos bosques es donde encuentran su lugar más confortable. Es habitual que los forasteros, acaben perdidos, dando vueltas a la redonda o tal vez siguiendo una ruta equivocada, pues el bosque parece moverse junto al viajero, susurrando para los oídos adecuados, callando para los oídos menos adecuados.

Lugares seguros: Sin duda no hay mejor noticia para el viajero extraviado que el vislumbrar en la penumbra del bosque un par de farolillos plateados, indicando la entrada de un poblado o un pequeño campamento. Normalmente estos lugares están resguardados y bien protegidos, y aunque siempre y bajo el carácter habitual de los kaldorei, es decir, frío. Los kaldorei estarán dispuestos a ayudar a sus aliados en sus problemas si necesitan atravesar sus bosques.

Busca un guía: No es mala idea, en absoluto, el contar con la presencia de un kaldorei a la hora de adentrarse a estos bosques, pues los kaldorei están habituados a estos bosques y les resulta innatamente fácil el orientarse por ellos.

Cuidado con la oscuridad: Si bien de día los bosques de los kaldorei son penumbrosos, de noche la penumbra se torna más grave aún, pero bañada por la luz plateada de la luna, avatar de la diosa Elune. Y la infravisión de los kaldorei, no es tampoco una casualidad. De hecho, es común el ver como a algunos kaldorei les cuesta algunos minutos el aclimatarse a la brillante luz del sol cuando salen al exterior. Normalmente el consejo suele ser el mismo, no te hagas el explorador avezado, busca un lugar resguardado en el que descansar y espera a que pase la noche, o tal vez llegues a un lugar más peligroso comparado con el que acabas de dejar en plena noche.

Pisadas, rastros, trazas: Las cazadoras y cazadores kaldorei son conocidos por su destreza ancestral, siendo grandes rastreadores capaces de notar la más leve influencia de un forastero en el terreno. Algunos cazadores, creyéndose expertos, se adentraron a estos bosques, ocultaron sus pasos y se movieron como un animal más, pero los cazadores kaldorei se encontraban en su habitat, y desde luego es un lugar exigente. Habitualmente la presencia de forasteros e intrusos es advertida por los kaldorei del lugar mucho antes de que estos sean conscientes de que han sido descubierto.

Miedo, incertidumbre: Un forastero nunca olvida su primera visita a los bosques de Kalimdor. El silencio, la brisa que parece portar mensajes, los sonidos naturales del bosque, la sensación de sentirse observado. Esto último, muchas veces, suele ser verdad. El bosque posee su propio aura y consciencia, y todo aquel forastero que entra en él es consciente de ello de inmediato, pues lo padece en sus carnes.


Habitantes comunes y su faunaEditar

Sin duda los bosques kaldorei poseen una fauna que posiblemente pueda verse en algunos otros lugares, pero sin duda posee habitantes mucho menos comunes:



Ancestros: El origen de los ancestros, los árboles andantes y guardianes es algo difuso. Se sabe que algunos fuegos fatuos acaban convirtiéndose en algún tipo de ancestro, pero no se sabe la forma ni el momento. Los ancestros son espíritus guardianes con la forma de árboles andantes. Sus formas y funciones son muy variadas, mientras algunos centran sus conocimientos en las artes de la guerra, otros son auténticas enciclopedias del bosque viviente.

Hijos e hijas de Cenarius: Estas criaturas, la prole del semidiós Cenarius que dejó en el mundo antes de morir a manos de Grom Grito Infernal y sus Grito de Guerra, aún se cuentan entre los bosques de Kalimdor. A los varones se los conoce como guardianes del bosque, y a las hijas la mayoría de veces se las conoce como dríades. Estas criaturas están afiliados a la organización de druidas del Circulo Cenarion en su gran mayoría y son aliados de los elfos nocturnos.

Los fuegos fatuos: Los fuegos fatuos son espíritus del bosque, poseen consciencia y algo de inteligencia. Su papel es preservar la salud del bosque y de los ancestros. Los fuegos fatuos pueden llegar a transformarse en ancestros. También se dice que muchos de ellos son espíritus protectores del bosque, que antaño fueron elfos nocturnos, e incluso después de muertos siguen protegiendo al bosque. Son así parte importante del bosque, deben tenerse en cuenta. La ausencia de ellos en el bosque es una mala señal perceptible para un kaldorei.

Fauna salvaje, invisible, pero existente: La fauna de los bosques kaldorei es muchas veces lo último de lo que se percata el viajero incauto. Felinos, insectos, plantígrados, lobos, entes mágicos y elementales, son las especies de criaturas que suelen ocupar estos bosques. Acechantes, violentos y sobre todo, efectivos. La vida salvaje es dura, y tanto como cazador como presa viven en un ambiente de alerta contínuo.

Los fúrbolg: Los fúrbolg son una raza de criaturas sapientes, con apariencia de oso pero capacidades de humanoide. Siempre fueron aliados de los elfos nocturnos y muchos de ellos siguen también el camino del druidismo o el chamanismo, pero la corrupción creciente que se extiende por los bosques kaldorei como una plaga ha afectado también a estas criaturas, y ahora se muestran agresivas con cualquier criatura ajena a su comunidad.

Los hipógrifos: Estas criaturas, con un aspecto quimérico, son una de las joyas animales de las que disfrutan los bosques de Kalimdor. De reproducción complicada y muy selectiva, estos animales trabajan de lujo como monturas voladoras y son ampliamente utilizadas por el Circulo Cenarion, así como por los elfos nocturnos. Estas aves son exóticas y muy valiosas, además de ser verdaderos prodigios en belleza y rareza animal.

Dragones faéricos: Los dragones faéricos, también conocidos como “duendecillos”, o “dragones relampagueadores”, son criaturas de cuento que tienen la apariencia de lagartos voladores (parecidos a camaleones con alas). A pesar de no ser verdaderos dragones, estas místicas criaturas patrullan el Sueño Esmeralda en busca de magia. Es así que son inmunes a ella.


FuentesEditar

-Lorecraft

-WowWiki

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar