Fandom

Wiki Errantes

Eredum Lágrimavil

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Neutral.png
Eredum Lágrimavil
Imagen de Eredum Lágrimavil
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Género Femenino
Raza Kaldorei
Clase Cazadora de Demonios
Estado Viva

Zin-Azshari, el orgullo de la ReinaEditar

Ameth'zara nació hace largos milenios en la majestuosa Zin-Azshari. Su madre, una centinela  comprometida con su oficio, enseñó a su pequeña a manejar el arco con destreza para que algún día pudiese custodiar y servir a su pueblo junto a ella, sin embargo la joven parecía mostrar mayor interés por las artes mágicas.

Al caer el sol, la joven solía caminar sola por la capital, la luna reflejaba su brillo plateado en cada edificio, cada torre, cada rostro... y los caminos que recorría resplandecían con una luz ultraterrena dotando a aquel lugar del encanto propio de un ensueño. Su lento caminar en ocasiones, se cruzaba con el de un grupo de magos Altonato que paseaban y charlaban sobre sus asuntos hasta altas horas de la noche. Atraída por el magnetismo de estos hechiceros y después de ser apadrinada por uno de ellos, se inició en el mundo de la magia y bebió de las fuentes del conocimiento arcano.

Como el resto de aprendices, Ameth'zara se dedicó a aumentar su poder y perfeccionar sus habilidades, por medio de la lectura y la practica.

Experimentó todos los placeres que la vida podía ofrecerle, pero jamas pudo sentirse plenamente satisfecha. Si ver realizados todos sus deseos no la llevaba a hallar la felicidad ¿Que podría hacerlo?. Inexplicablemente el vacío en su interior se hacía mas profundo a medida que aumentaban su poder y sus logros. Las relaciones con sus semejantes eran tan superficiales y vacuas como sus conquistas. El éxito se mostraba ante sus ojos como un impostor insidioso.

Mientras los Altonato y su Reina se vanagloriaban de su superioridad respecto a los demás y veían en Sargeras la promesa de obtener un poder inconmensurable, la Legión Ardiente preparaba su devastador ataque sobre la gloriosa capital, que en su aparente hegemonía mundial fue masacrada por los súbditos del Titán, como un castillo de naipes expuesto al viento.

Ameth'zara, consciente de los aterradores poderes que manipulaban a su Reina abandonó a los Altonato y acudió en busca de sus familiares con el objetivo de ponerles a salvo, pero la realidad le asestó un golpe atroz cuando comprobó que su poder no fue suficiente para salvar a su madre. El sentimiento de culpa y la sed de venganza le hicieron abalanzarse, torpe y furiosa contra los demonios, asesinando con violencia uno tras otro como un cazador hambriento sobre una presa imbatible, acto que casi acaba con su vida. La joven cayó inconsciente superada por uno de ellos y justo antes de recibir el golpe final, una silueta apareció de entre los árboles y atravesó con su daga el estómago del diablo que murió desangrado sobre la elfa caida. Éredum cogió a Ameth'zara en sus brazos y cargó con ella lejos de allí cuando de repente sintieron el temblor de la tierra retorciendose de dolor bajo sus pies, los ojos de Ameth'zara estaban abiertos. El pozo de la eternidad había implosionado.

Visiones del pasadoEditar

Tras la implosión del pozo:

Despertaba sobresaltada en mitad de la noche, atormentada por los recuerdos del pasado. Se ponía en pie y caminaba por la habitación tratando de pensar en algo agradable, pero su mente no le obedecía y se revelaba contra ella rescatando las peores vivencias de su memoria y arrojandolas ante ella una y otra vez. Lo único que le mantenía cuerda era la promesa de que su salvador volvería...

Instrucción:

“La mente puede ser tu mayor enemigo o tu mayor aliado, has de afrontar tus demonios interiores y superar tus debilidades para que seas capaz de tomar este camino y comprendas el motivo de nuestro sacrificio. No será fácil, no será rápido... Pero una vez domines por completo tu propio ser, hallarás la verdadera libertad. Libertad respecto a tus miedos, deseos, remordimientos... Nada podrá perturbarte, nada podrá detenerte.


Tu preparación física es buena...yo la haré perfecta. Tu cuerpo será ágil y ligero a la par que resistente. Tus movimientos serán equilibrados y tus ataques certeros y letales. Tus ojos verán lo que nadie mas puede ver, tu visión despejada iluminará lo que ahora ves como oscuridad. No esperes ser comprendida por los demás, ellos son esclavos del temor y la mediocridad. No esperes reconocimiento, ni quieras poder para satisfacer deseos egoistas, también te liberaré de esas cadenas...” -Palabras de Éredum.

Ritual:


-Recuerda el motivo de tu lucha, puedes dominar el fuego, puedes combatir a los miembros de la Legión como amo y señor de su propio poder. -dijo el Maestro mientras clavaba una cuchilla en el ojo de Ameth'zara-.

La elfa arrodillada, se sacudió levemente de dolor, arañó sus muslos en silencio, con los labios entreabiertos, reteniendo un grito de agonía. La sangre se deslizó por sus mejillas, hacia su mandíbula cuadrada, impactando contra su torso semidesnudo. Su mentor la agarraba fuertemente de la nuca saboreando cada emoción de su discípula, descubriendo su fortaleza.

-Soportas el dolor, nunca huyas de él. Eres capaz de cargar con dosis mayores... -dijo Éredum y acto seguido clavó la cuchilla en el otro ojo de Ameth'zara-.



ActualidadEditar

Éredum reposa en lo alto de una colina, tras ella danza el fuego de una hoguera alzandose hacia el cielo, intentando alcanzar la profundidad de la noche mas oscura. Al morir Éredum, ella continuó con su misión, adoptó su seudónimo, su filosofía y disciplina como propias, pues ahora formaba parte de ella. Los recuerdos volvían a su mente pero ya no le atormentaban, había comprendido que todo lo ocurrido había servido para encontrarse consigo misma y descubrir su propósito en el mundo: Librar la lucha eterna contra la Legión Ardiente e instruir a otros en el arduo camino que pocos habían escogido. 

La cazadora de demonios se levanta, recorre con sus finos dedos los tatuajes de su brazo, desde la muñeca hacia el hombro, lentamente, concentrandose en cada trazo. Vuelve la vista al frente observando desde lo alto a los demonios que pueblan la zona. La noche será larga... Comienza la caza.

AparienciaEditar

CarácterEditar

FamiliaresEditar

  

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar