FANDOM


[El original de esta epístola permanece archivado en los registros de la Catedral de Ventormenta. Es posible que aún queden copias circulando en la clandestinidad en Ventormenta. El texto fue escrito por Inocencio de Poniente, conocido como el Monje de los Pobres, en algunas regiones más empobrecidas del sur de los Reinos del Este. Actualmente, su autor se encuentra en el destierro, y en paradero desconocido.]

Al pueblo del Reino de Ventormenta:

Nuestras tierras hoy son sujeto de la injusticia, de la desolación, y del mal gobierno. En los Páramos de Poniente hay familias de menesterosos que no tienen nada que llevarse a la boca, y esto no es debido a que sean malignos o carentes de talento; sino porque no tienen trabajo. La feroz revolución de los Defías, que canalizaron mal su protesta, arrasó los campos y obligó a muchas gentes de buen corazón a entregarse a la delincuencia para sacar adelante a sus seres queridos. Sin embargo, igual de injusta fue la respuesta del Ejército Real y de los ministros del rey, quienes respondieron a los refugiados y pobres de los Páramos de Poniente con violencia, acero y desprotección.

Como consecuencia, el parameño se encuentra sumido en la más absoluta de las pobrezas, olvidado por su rey, y sujeto a toda clase de abusos de maliciosos oficiales del reino. Si esto no fuera poco, la constante participación de la Alianza en guerras extranjeras obliga a que sean reclutados en las fuerzas armadas los más jóvenes de las poblaciones de Ventormenta, causando un fuerte desarraigo familiar, pues muchos muchachos no regresan nunca. Pobreza, hambre, y reclutamiento militar constante han provocado una gran herida en el corazón de nuestro reino que se ceba especialmente con los más necesitados.

A estos grandes problemas hay que unirle otro de gravísima condición, que es la corrupción moral y religiosa que lleva acaeciendo en estas latitudes en los últimos años. La Luz Sagrada, nuestra Única Señora y verdadera Reina Celestial, fue ofendida y atacada cuando se emitió el Real Edicto que consentía a los Caballeros de la Muerte regresar a los territorios de la Alianza, pues se nos dijo que eran "útiles militarmente". De hecho, el proyecto de recuperación de la Ciudad de Andorhal, en Lordaeron, fue encomendado curiosamente a un personaje de esta oscura estofa; que como no podía ser de otra manera, fracasó para caer rendido ante sus camaradas no-muertos, los renegados de la Horda. ¿Casualidad? No lo creo. Como dato adicional, este negro rufián empleó a campesinos parameños (a los que se les prometieron tierras que cultivar) como carne de cañón para contener a los renegados; mientras él perdía el tiempo o bien culminaba el plan del enemigo. ¡Esto no es coincidencia!

La aceptación de los Caballeros de la Muerte también comportaba la necesidad de silenciar al clero para que este no lanzase sermones y prédicas contra estos seres de oscuridad que ahora pululan con protección legal ofrecido por la Corona. Con ello, la Divina Legislación fue ultrajada. Pues la no-muerte es una abominación y un gran infundio para nuestra Creadora; por lo que hay que combatir y jamás consentirla, por mucho supuesto beneficio que haya en ello. Ante estos atropellos que os señalo he decidido quitarme el bozal y hablar inspirado por la Luz Sagrada, cuyas leyes divinas siempre han de obedecerse por encima de las legisladas por los hombres. A mí el mal no me silenciará.

Sobre este mismo tema, las gentes de este reino deben saber que la Corona ha permitido que un linaje de malvada reputación como es la Casa Veniant, liderados por una Dama de la Muerte, se haya apoderado de una notoria porción de tierra en Villa del Lago. Desde allí muchos campesinos y gentes honestas me han contado que se pasean esos adoradores de las tinieblas con trajes negros como sus almas y que habitan en un lugar hechizado. ¿Cómo es posible que se esté permitiendo a no-muertos comprar terreno cuando hay labradores que no tienen tierra para trabajar y de la que alimentarse? ¿Desde cuándo la Luz Sagrada consiente semejante blasfemia?

Cuando la Ciudad de Ventormenta fue destruida por la Horda bárbara en la Primera Guerra, hubo muchos hombres santos que se dedicaron por completo a su reconstrucción sin pedir nada a cambio. El patrón de la Iglesia, Alonsus Faol, fue el más grande de todos ellos. Gracias a sus fondos la urbe pudo recuperar su antiguo esplendor, junto al santísimo sitio de la Abadía de Villanorte, donde un servidor reside. ¡Seguid el ejemplo de Faol! Dadlo todo por los pobres, sed humildes, y sobre todo, servid a la Luz Sagrada, la única reina que jamás falla.

Algunos os preguntaréis qué está haciendo nuestro rey, Varian Wrynn, ante estas situaciones. Es difícil de pensar que un rey digno de tal título, que sea devoto de la Luz Sagrada y padre de su pueblo, consienta tamañas tropelías. Pues la legitimidad de un rey no está en sus conquistas, sino en la salvaguarda de la paz de los hombres, del bien común y de la vigilancia de la religión.

¿Está nuestro rey protegiendo a su gente? No, muchos sufren de terribles hambrunas, no tienen casa y son abusados por sus oficiales. ¿Mira nuestro rey por el bien común? En absoluto, tan sólo parece embarcarse en fantásticas batallas en territorios extranjeros a los que nuestra gente más humilde es obligada a combatir y a servir bajo el mando de Caballeros de la Muerte o canallas de semejante ralea. ¿Custodia el rey la religión? Tampoco, pues consiente y fomenta la presencia de la Sombra y de la no-muerte en nuestro país.

¡Rey serás si obras rectamente; sino, no!

Yo os digo, que en verdad ahora mismo o estamos huérfanos de un monarca de verdad, o que sus malignos ministros han tomado control del gobierno de este reino.

Pueblo del Reino de Ventormenta. La rebelión y la protesta son herramientas legítimas y que la Iglesia de la Luz santifica cuando el monarca pierde la legitimidad de ejercicio y fomenta el mal gobierno del que tanto sufrimos.

¡Por la Luz y el pueblo!

¡Viva el rey y muera el mal gobierno!

Firmado,
Inocencio de Poniente, Monje de la Abadía de Villanorte.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar