Fandom

Wiki Errantes

El marchito guerrillero

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

El sonido distante del gramófono resonaba por toda la amplia y vacía mansión; llenaba sus cámaras desoladas de música, estentórea y potente. Se filtraba entre los desvencijados maderos del hogar poco a poco, y producía unos siniestros ecos en las pausas. Mientras el gramófono hacía sonar la música con fuerza, una figura vestida de azul observaba con parsimonia la lluvia caer sobre los empapados ventanales del lugar al que antaño llamó hogar y del que solo quedaban retazos de una época no mejor, pero sí más placentera. Del periodo de la historia que mostró la grandeza de Gilneas, el férreo tesón de sus gentes y de sus avances sociales, culturales y como buena prueba de ello, la música del gramófono que resonaba por todo el lugar.

La figura sostenía con sus pálidas manos desnudas una copa de vino de Gilneas, una de las pocas cosechas que habían logrado sobrevivir a la hecatombe. Pese a que su sabor se asemejaba a un caldo, siempre sería mejor que la bebida sureña que había probado en el pasado.

La escala musical ascendió en un crescendo, poco a poco, hasta llegar al punto máximo, estridente y chirriante, que hizo que el hombre sonriera de medio lado, como si se tratara de una broma. Una divertida broma, sin duda.

A su lado, reposaba una pistola de manufactura gilneana, de duelo, indudablemente. El hombre la vio, y recordó que con ella había matado a su primer duelo. Recordó el consejo de su guardián, Rywain Vonnington, que le decía:

- La mejor manera de vencer un duelo es disparar antes, William.

Casi sonaba como si Rywain estuviera allí de nuevo, dispuesto a ayudarle con sus nimios problemas. Casi.

Apartó la mirada del arma, mientras la música seguía resonando entre los muros de la mansión de los Vonnington. William se giró y abandonó los amplios ventanales, dejándolos a merced de la lluvia que caía con profusión contra los caros cristales. Para variar. Recordó la huida por los páramos de Gilneas, mientras llovía, temiendo que los huargen le persiguieran. Recordó su primer beso con Anabelle Carlston, debajo de la lluvia. Recordó a su padre mirándolo desde la mansión de los Fensbury, mientras él subía al carruaje de los Vonnington. William separó los labios y murmuró algo que había oído hace mucho tiempo, de boca uno de los mejores escritores que la Madre Gilneas había dado, cuyo nombre no alcanzaba a recordar.

- A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante. - su voz, pastosa, había perdido parte de la musicalidad que tenía cuándo aún tenía a su espalda el laúd.

- Y muchos de los tuyos han muerto sin vivir en absoluto. - dijo una voz a sus espaldas, cargada de impasibilidad y un claro deje de desdén. - Ya va siendo hora de que te reúnas con ellos.

No se giró lentamente, como se hace en los relatos de terror fruto de los creadores más brillantes de Gilneas. Lo hizo rápidamente, llevándose una mano a la cadera, dónde reposaba su pistola. O debería, pues todo cuánto enarboló fue aire. Miró al Renegado, desarmado. En situación normal, hubiera cargado contra él, pero el no-muerto portaba un arma de fuego. Exactamente, la suya. Ironías de la vida.

Decidió por él la sensatez. Se fue corriendo hasta el mirador de la mansión, el primer lugar que se le vino a la mente y el Renegado lo siguió, seguido por unos pasos camuflados por el sonido del gramófono. No era un Renegado, eran tres.

Acorralado, sin escapatoria, sir William Fensbury no tuvo otra opción que lanzarse al mar.

Las olas lo acogieron. La marea le asestó un puñetazo en el costado, y otro en el rostro. Así pues, se entregó al frío sueño que lo llamaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar