Fandom

Wiki Errantes

El Roble Quejumbroso. De la biblioteca de la Orden del Roble

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Cata darnassus worgen district 09.jpg

El Roble Quejumbroso, Darnassus.

I - HermanosEditar

¿Recordáis cómo empezó todo? Quizás muchos no visteis el renacer del auténtico hermanamiento, del auténtico sacrificio, del verdadero amor entre hermanos. Quizás oísteis nuestro nombre, por mera curiosidad.

Quizás érais valientes druidas que desplegaban sus alas por los purpúreos árboles de Teldrassil. O un temeroso aprendíz, recién despertado del Sueño.

Quizás merodeábais por el mundo, como Altonatos perdidos. Sin hogar, sin familia, sin un lugar al que volver, sin una razón por la que luchar.

Quizás érais valientes Centinelas, dispuestos a luchar por la paz, por hacer prevalecer la verdad y la justicia como hijos de las estrellas.

Podríais haber sido tantas cosas... Pero sin embargo, alzásteis bajo el juramento de Elune vuestra arma, vuestra palabra, y vuestra vida. Y os consagrásteis al Roble.

Sabéis que no habrá amanecer para el mundo si no estamos unidos. Y sabéis que ha habido odio en el pasado. Pero, miráos los unos a los otros. Todos buscamos lo mismo. Todos sangramos. Todos hemos perdido a alguien que amábamos... Olvidad vuestra cuna, olvidad el rencor. Olvidad todo lo que nos diferencia, olvidad si os llamáis a vosotros mismos Altonato o kaldorei. Y hoy, esta noche, si tenemos que morir, muramos como elfos.' - Discurso de Lady Januar Luz de Plata, momentos antes de la batalla en Tierras Devastadas, al frente.


II- El Roble darnassianoEditar

Bajo la luz de Elune, años atrás, y a los pies del Roble Quejumbroso, Altonato, druida y centinela se miraban a los ojos, en silencio.

Habían vivido una aventura peculiar en la que habían regresado vivos. Y, por un momento, todo aquel odio inicial parecía convertirse en tristeza cuando sabían que iban a tener que separarse.

Habían sido meses de viaje, de lucha codo con codo. De peleas entre ellos, de ayuda, de convivencia. Algo inimaginable por entonces.

- Es el momento de la despedida, Januar. - Dijo el druida, acercándose a la Altonato.

- Habéis sido un buen compañero de viaje, Darnath. -

- Espero que ahora vuestra visión de los kaldorei... - comenzó a decir la centinela- haya cambiado... algo.

- Quizás sí, Lysedris.

Darnath sonreía, cruzando una mirada con la centinela.

- Quizás esto sí pueda funcionar. - Januar no quería admitirlo, pero aquella sacerdotisa que los unió con la esperanza de rescatar el lexicón de poder podía estar en lo cierto... Quizás la unión de Altonato y kaldorei si fuera el futuro de la sociedad... Quizás si podían trabajar juntos.

Januar alzó la vista al cielo, pero el enorme Roble Quejumroso la colapsaba en su totalidad. Sus aguas cristalinas, hermosas y limpias, caían a sus pies.

- ¿Y si esto no acaba aquí?

Darnath el druida y Lysedris, la centinela, miraban a la Altonato que, quizás por una vez en su vida, decía algo cuerdo, aunque sonara a locura.

- ¿Y quién os seguirán, locos?- dijo Lysedris, quién a pesar de haber vivido con Januar momentos en los que le habría considerado amiga, tenía principios que le impedían mirar a la Altonato con buenos ojos.

- ¿Locos como nosotros? - Dijo Darnath. Miro a la centinela, esperando ver su cara.

- Sí. - Dijo Januar, dejando su bastón a un lado en el suelo y tendiendo su mano al frente.


El druida se acercó un par de pasos, dejando igualmente su bastón a un lado.

- Confío en Malfurion, y confío que todo vuestro poder nos ayude como antaño hizo en Vallefresno.


Lysedris fruncía el ceño pero aún así, dejó su arco a un lado y puso la mano sobre la de ambos.

- ¿Y si esto no funciona? - dijo, clavando su mirada en Januar.

- Defenderé con mi vida mi pueblo, el pueblo de los elfos. Os lo juro. Bajo el Roble.

- Bajo el Roble. - Repitió Darnath.

- Bajo el Roble. - Repitió la centinela.


Tanto Lysedris como Darnath, andan desaparecidos a día de hoy. Sin embargo la Orden del Roble creció y sus filas se llenaron de Altonatos, centinelas, druidas, sacerdotes... añadida a la aceptación más tardía de huargens.


III El juramento Editar

Desde hace tres años, la Orden del Roble, fundada por miembros élficos de diferentes clases sociales, defienden la unión de un mismo pueblo.

Conscientes de que es muy difícil cambiar los ideales primitivos de cada elfo, la entrada en la Orden supone la aceptación del resto de miembros como hermanos, indiferentemente de la Cuna.

No hay cuna cuando, codo con codo, luchamos como hermanos y derramamos nuestra sangre en la misma arena. No hay cuna, prioridad, privilegios. Luchamos por la sociedad élfica con la esperanza de hacer de ella una sociedad mejor.

Es por ello, que no se toleran discriminaciones dentro de la Orden del Roble, y por ello que bajo el juramento del Roble y ante la luz de la diosa Elune, cada miembro del Roble deja caer sus jurisdicción en manos de la hermandad.


IV Lema del Roble Editar

Hijos de las estrellas, raíces del roble, hermanos de la noche... Que aguanten vuestras manos los arcos y vuestras fuerzas la espada. No flaqueéis cuando el amanecer despierte oscuro y frío.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar