Fandom

Wiki Errantes

El Rescate del Arzobispo

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

El Rescate del Arzobispo
Imagen de El Rescate del Arzobispo
Información de la Batalla
Fecha 04/07/2008 - 05/07/2008
Lugar Entrañas, Claros de Tirisfal
Resultado Rescate del Arzobispo y tropas de la Alianza masacradas
Beligerantes
La Alianza
Jinetes de Tormentas
La Horda
Comandantes
Elessar Stark
Rasilt Noktumbra III
Lémgedith

TrasfondoEditar

Durante un ataque relámpago a Ventormenta, un grupo de asesinos consiguen secuestrar al Arzobispo Benedictus de la propia Catedral, llevándolo fuera de la misma mediante el uso de magia vil. Pronto las autoridades eclesíasticas y militares exigen respuesta a esta atrocidad, para restaurar el desasosiego instalado en Ventormenta fruto de este secuestro.

Los secuestradores exigieron como pago las cabezas de los principales líderes de hermandades de la Alianza, cosa que fué totalmente descartada a cambio así que no quedó mas remedio que marchar nuevamente a la guerra.

Durante largas semanas, se estuvieron preparando misiones de exporación e infiltración dentro de ciudad Capital como recogen ciertos informes que dispone la catedral redactados por Liessel.


Nos reunimos en la torre derruida que hay al oeste de la vieja Lordaeron: allí, agazapados en las sombras, bien hubiéramos podido ser espectros o gárgolas. Nos dividimos en dos equipos: Lobo y Sierpe por un lado, y Mirlo y yo por el otro. Como habíamos acordado, cortamos todos los lazos que nos unían con la hermanad para evitar comprometer la diplomacia. Activamos los comunicadores gnómicos y penetramos en Entrañas.

Nuestra misión estaba clara: observación. Efectivos, inventario, acceso... Una recopilación de datos para que el rescate del Arzobispo no sea un auténtico fracaso. Todo se sucedió con normalidad, con esa dosis de tensión que nos mantiene alerta. Por varias veces temimos haber sido descubiertos, pero nadie dio la voz de alarma. Una vez llevada a cabo la primera parte de la misión, dio paso la segunda y tal vez más crucial. 

Sierpe y Lobo tenían la misión de localizar los laboratorios y tomar cuantas muestras fuera posible para someterlas a un estudio y ver si existe la posibilidad de desarrollar algún antídoto. Tuvieron un enfrentamiento con uno de los boticarios y consiguieron deshacerse de él si que se diera la voz de alarma en la ciudad.

Mirlo y Irbis debíamos localizar a los prisioneros e investigar qué se hace con ellos en ese lugar. Los tienen, están allí hacinados como animales, y prueban en ellos su repulsivos experimentos. Tuve que contenerme para no matarles allí mismo y liberarles de su sufrimiento. Semejante acto nos hubiera delatado al instante. 

Había una celda excavada en la pared, con una puerta negra y sólida, 

de metal, en la que no había ninguna abertura salvo la finísima ranura a ras del suelo. Cual fue nuestra sorpresa cuando vimos asomar bajo la puerta un pequeño trozo de papel. Mirlo se hizo con él. 

Nos reunimos en la salida del apotecarium y nos dirigimos a la sala en la que imparte justicia Sylvannas. 

Estaba cantando. 

La melancolía de su canción, la nostalgia y el dolor que bañaban sus ojos, no lo olvidaré jamás. Tampoco ella olvida, lo sé.


Finalmente el Arzobispo es localizado en el Apothecarium de Entrañas, preso junto a otros muchos mas hombres y mujeres, como parte de los maquiavélicos experimentos de los viles Renegados. Se hace una llamada a las Armas, a la que acuden numerosas hermandades lideradas por los Caballeros del Grial bajo órdenes de Elessar y Lyanna Stark, viejos amigos de la Orden del Alba de Plata, así como los Jinetes de Tormentas, Sendero de Sueños  y Sangre de Hierro empujadas por el golpe moral inflingido a la Alianza con el secuestro del Arzobispo. La fuerza de combate conjunta de los miembros de la Alianza, liderados por Tristan de la Tour y Elessar Stark prepara una maniobra de distracción a las puertas de la ciudad, en un tira y afloja que dura largas horas, mientras Liessel se infiltra junto a un pequeño grupo de asalto en el corazón de Entrañas. 

También se hizo un reclutamiento público en las plazas de Ventormenta la noche anterior al comienzo de la marcha sobre Lordaeron, en la que las proclamas decían que se trataba de rescatar al Arzobispo y de liberar la ciudad. Mucha gente enaltecida se unió a las filas de la batalla. Por otro lado, ninguno de los participantes "externos" a la organización principal conocían la realidad de que para salvar a un hombre se iba a lanzar un ataque como distracción sobre la ciudad, sin más función que la de ser eventualmente aplastados, como ocurrió.

Parte de la ayuda demandada para tal empresa recaía en un pequeño grupo de mercenarios llamados Fauces en las Sombras, que finalmente y bajo un misterioso pago, fueron llamados a otro lugar, dejando a su completa suerte al grupo de infiltración. 

Gracias al empuje colectivo, y la sangre de muchos valientes, se logra llegar hasta las cámaras dónde había sido trasladado el Arzobispo. Un hechicero elfo de sangre, mas tarde conocido como Daerloth, movido por sus propios intereses, facilitó a la Alianza, una via de escape cuando las fuerzas combinadas, abrieron la llave de la jaula y sacaron fuera al maltrecho Arzobispo.

Sobre el desarrollo de la batalla, decir que las tropas se reunieron a las puertas de Lordaeron, dónde permanecieron estancadas en perfecta posición de carga durante horas. Los Caballeros del Grial formaron aparte del resto del batallón por algún motivo que no alcanzo a recordar, aunque quizás por desavenencias tácticas con la Orden del  Alba de Plata. Mientras que se negociaba con la horda por la liberación del Arzobispo, los renegados fueron recibiendo refuerzos rápidamente y reforzaron sus defensas, lo que convirtió la que pudo haber sido una gloriosa carga en un río de sangre. De hecho, una pequeña parte de las tropas, conscientes de este hecho incluso dieron media vuelta o no participaron en el ataque, volviendo a su lugar de origen.

El Rescate del Arzobispo03:58

El Rescate del Arzobispo

La táctica era sencilla: los paladines cargarían en primer lugar, abusando de sus hechizos defensivos abriendo paso al corazón de Entrañas, mientras que detrás iría el resto. A la orden respondió el ejército, que se estrelló contra un muro. A partir de aquí todo lo que recuerdo es muerte y ruido de huesos chocar con acero, siblido de hechizos y sangre. Muchísima sangre.

Pocos días después, sin informes de ningún tipo sobre lo ocurrido con el grupo de asalto, que se había dispersado por Tirisfal tras lo ocurrido, se encontró el cuerpo sin vida de la Prelada  Liessel.

Con gran pesar, el cuerpo de Liessel recibe el “Pasillo de los Arcángeles”, un ritual de despedida con todos los honores y desde un barco en Feralas, se lanza su cuerpo al Mar. Se ordena la construcción del “Sueño de Liessel” barco que ha servido a la Orden del Alba de Plata durante mucho tiempo.

El elevado número de heridos y caidos durante la batalla, hizo que la recuperación fuese lenta y dolorosa, tras estos hechos, se decidió emprender la Segunda Cruzada de la Vida, a fin de centrarse nuevamente en los frentes de la Plaga y empujarlos de nuevo hacia el interior de las Tierras de la Peste. Por otro lado, muchos consideraron la táctica un verdadero fracaso, y jamás volverían a unir sus tropas con ninguna de las órdenes implicadas en la organización.

GaleríaEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar