Fandom

Wiki Errantes

Edris

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Neutral.png
Edris la Blanca
Imagen de Edris la Blanca
Información del personaje
Título Sacerdotisa Lunar
Género Femenino
Raza Kaldorei
Lugar de nacimiento Eldre'Thalas
Afiliación Shen'Dralar
Estado Fallecida


TrasfondoEditar

Sacerdotisa Lunar Editar

Al igual que el resto de sacerdotisas lunares de la gran ciudad de Eldre'Talas dedicaba la mayor parte del tiempo al estudio y concentración de los poderes de Elune, atendía a los heridos de cuerpo y alma para que su camino fuera alumbrado por la calidez de la diosa Madre y sentía predileccion por todas las criaturas vivas de Kalimdor.

Pasaba las noches en el altar de los jardines de Eldre'thalas, pero durante las horas de luz abandonaba la ciudad para hacer, lo que un grupo de ciudadanos llamaban:explorar. En uno de esos dias, se encontró con un hombre cubierto de madera y hojas: Lon'der... Cuando volvio a la ciudad buscó en la Gran biblioteca y descubrió el Mundo de los druidas.

La Naturaleza la aceptó y poco a poco sus ojos fueron tornando naranjas. Pero unas visiones horribles acompañaron a este nuevo don que Ellune le habia otorgado. Entregó su alma inmortal para dar Luz en los tiempos de Oscuridad que estaban por llegar.

RevelacionesEditar

Tras su vuelta del Bosque, volvió a las noches frente al altar Lunar en los Jardines de la Ciudad y volvió a explorar los alrededores... pero algo había cambiando profundamente.

Al cabo de unos dias una serie de imagenes terribles venian a su cabeza. Acudió a Elune en busca de respuestas. Como cada noche caminó hasta el Templo de la Luna en los Jardines de la Ciudad. Esta vez portaba con ella una de las bellotas que el druida Lon'der le habia dado. Una vez en el altar pidió ayuda a Elune para encontrar la verdad. Un rayo de Luna inundo los jardines, la luz era cegadora, al cerrar los ojos, volvieron las visiones, pero esta vez se presentaron ordenadas...

La llegada de nuevas criaturas venidas de otros mundos. Seres oscuros consumiendo las Pozas y el Bosque no serían las únicas amenazas. 7 lágrimas caen en un lago negro. El equilibrio perdido. Una alianza oscura entre seres primigenios y entidades del Vacio. La corrupcion de todo cuanto les rodea.

Quedo en estupor, las visiones no podian ser ciertas, si asi fuera, todo el mundo que conocían desaparecería para siempre...La mortalidad formará parte de la Vida...

Cuando abrió los ojos, las plantas enfermas sanaron y un crujido atronador resonaba cerca de la puerta que dividia los muros de los jardines con otras instancias. Cuando se acercó a ver qué era aquel ser del tamaño y la forma de un árbol, la sorpresa la dejó paralizada.

Tendris A.(druidico)-Soy Tendris Alabeo druida, tu ciudad será salvaguardada.-

Rapidamente Edris alzó la mano para tocar la faz de aquel ser de madera; había leído sobre ellos, pero ni siquiera en el Norte le habían dejado verlos. Los horrores que habia visto parecian ahora disiparse como el perfume por el viento.

Tendris A.(druidico)-No esta mal para ser tu primera comunión con la Naturaleza-

Edris no terminaba de entender la palabras de aquel ser, pero era evidente que habia llegado para quedarse. Pasó toda la mañana intentando comunicarse con Tendris Alabeo. Al llegar a su habitacion Edris se percató de algo que pocas veces ocurre, una mujer con luz anaranjada en lugar de blanca en los ojos. En aquel momento no entendió lo que veía y se preguntaba si Elune le habia abandonado. No tuvo mucho tiempo para asimilarlo cuando la Sacerdotisa Viesna la hizo llamar... Tenía que dar algunas explicaciones de lo que hacia aquella criatura del Bosque en los Jardines de la ciudad.

La desidia de la Reina Azshara Editar

Las comunicaciones con palacio eran eficientes y Eldre'thalas no fue la única ciudad que recibio las bendiciones de la Luna y de la Naturaleza.

Azshara-0.jpg

Se comentaba que la reina se habia vuelto caprichosa y desatendia las necesidades de las criaturas libres. Otros decian que el altonato Xavius influia mucho sobre ella, le regalaba cosas para ganarse su confianza y tributos. La corte siempre fue hogar de politicas y burocracias que acababan como chismes en las ciudades lejanas.

Pero hubo un regalo que trajo el fin de todo cuanto habrian conocido. La corrupcion del Pozo de la Eternidad.

Una guerra perdida Editar

Cuando los ciudadanos quisieron darse cuenta de lo que habian permitido a su reina ya era demasiado tarde. Los demonios habian atravesado el portal corrompiendo las aguas que le dieron la vida y el Ser. Las ciudades que un dia vieron la Luz bajo el reflejo de las Aguas mas Puras quedaron arrasadas bajo el fuego y el azufre. La gran mayoria de los seres vivos perecieron, esos fueron los mas afortunados. Otros quedaron malditos para siempre convertidos en horribles engendros que causaban la muerte de cuanto les rodeaba. Tan solo unos pocos consiguieron sobrevivir, los que se acogieron a la Luz de la Luna y a las raices de la Naturaleza pudieron salvarse a cambio de un gran precio... Su inmortalidad.

La cidad de Eldre'Thalas tampoco se libró de la decadencia de los altonato. Edris sabía que las visiones habian sido un aviso de la diosa para protegerlos de lo que estaba por venir, y era demasiado tarde para revertirlo. Habia que defender la ciudad y a sus habitantes de la terrible maldad que se apoderaria de ellos. Pero todo acontecó muy rapido y la Corte aceleró los acontecimientos cuando decidieron traer a un almirante desde Zin Ashari por orden de la Reina. Cuando el principe se encerró con el demonio fue el principio del fin. Los Centinelas salian a patrullar y regresaban solo unos pocos. Muchos fueron encerrados para ser estudiados. Edris luchó en vano ante el Principe y la corte para alejar todo aquello y proteger la ciudad. Las sacerdotisas y los altonato intentaron crear un escudo que aislara al demonio pero finalmente este absorvio todo ese Poder y se desencadenó el Desastre.

La batalla fue cruenta y desoladora, los ciudadanos no sabian nada de lo que ocurria, no estaban preparados para defenderse; tradiciones usurpadas con fuego, familias enfrentadas por la ira, maridos y mujeres convertidos en aberraciones, mitad demonios y mitad elfos perdidos en una mente dividida, y sangre... mucha sangre. Aquello fue una Masacre sin piedad para nadie.

Edris-guerra.png

Cuando Alabeo cayó defendiendo las Puertas de la ciudad, Edris sucumbió... Pensó que todo habia acabado, los jardines tornaron de verdes a negros y Alabeo torno gris como la vision mas oscura de lo que habia sido. Fue en ese momento cuando una infusion de Poder recorrio cada trozo de carne de la sacerdotisa medio druida, sus ojos se tornaron azules y comprendió todo lo que debia hacer y todo cuanto le habia sucedido. Ahora era un Heraldo de la Luna y debia preparar el camino para los que vendrían despues.

Enclaustró a su querido Alabeo entre los muros corrompidos y asediados por montañas de cadaveres y reunió al pequeño grupo que aun quedaba con vida entre las paredes de la Biblioteca. Una vez alli contempló como incluso los supervivientes estaban corrompidos por grandes ansias de Poder y Magia. Decidió entonces partir hacia el Norte en busca de los Druidas. Antes de partir dejó un hechizo lunar bajo las escaleras de la biblioteca, siempre le serviria para encontrar el camino de vuelta al lugar en el que tantas horas habia pasado.

Enlace entre la Luna y la Naturaleza Editar

Cuando consiguió llegar al Bosque Ancestral, Lon' der la estaba esparando. Los arboles le habia avisado de su llegada, y salio en su busqueda.

Alli en la arboleda aconteció la union entre la Naturaleza y la Luna. Entre las pesadillas y los horrores de la Guerra un rayo de Luz iluminó el bosque en la Noche. Por un instante parecia que todo se habia parado, que no existia el tiempo ni el esapacio. Por un instante todo el horror habia desaparecido. De esta union surgiria una criatura que acabaría con el Mal que recorre el Mundo.

Cuando la linea de demonios avanzaba hacia los bosques, el embarazo de Edris estaba muy adelantado; era la hora de perecer bajo la Luna en comunion con la Naturaleza. Refugiados en el Claro de la Luna preparaban el asedio. Los pocos supervivientes de los FauceMadera se resguardaban entre los muros de los Kaldorei, sus cuevas estaban infectadas. Entre ellos destacaba un joven chaman

Alumbramiento en el Claro de la Luna Editar

Aquella noche estrellada y bajo una gran Luna, Edris encontro la muerte, la muerte que ella misma anunciaba y buscaba. La misma Muerte que ayudaría a los que vendrian en las sombras de la perdida de la inmortalidad. Tras el alumbramiento su cuerpo quedo sin vida. Y asi, entregó su alma inmortal para dar Luz en los tiempos de Oscuridad que estaban por llegar.

Edris muerta.jpg
Asi se convirtió en un angel de la Resurreccion...

FamiliaresEditar

Lon'der, esposo.

Ner, hija

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar