Fandom

Wiki Errantes

Eámanë Eärendil

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Alliance.png
Eámanë Eärendil
Imagen de Eámanë Eärendil
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Título Arcanista
Género Femenino
Raza Semielfa
Edad 19 años
Clase Arcanista
Alineamiento Caótico Bueno
Ocupación Maga
Lugar de nacimiento Dalaran
Afiliación La Alianza, Kirin Tor, Dalaran
Estado Viva

HistoriaEditar

Eámanë Galenford, actualmente Eámanë Eärendil con el apellido de su madre, es hija de Zarantir Galenford del Kirin Tor, familia de Sir Galahalt Halford y de Alessa Eärendil, Alta Elfa de los grandes de Dalaran. Eámanë fue criada mayormente bajo la tutela de su madre. El matrimonio de sus padres pronto consumió la llama del amor y siguen unidos por él por la divinidad de la Luz. Cada uno de los cónyuges vive su propia vida y atienden a sus deberes en distintos lugares del mundo.

Fruto de este matrimonio, cuando aún se anhelaban el uno por el otro, fue la niña. Querido por ambos era muy reñida su tutela cuando ya se separaron, pero mayormente su madre se encargaba de ella bajo la seguridad de la ciudad de Dalaran.

Eámanë fue doctrinada en el arte arcano de la magia desde muy pequeña, preparándola para su gran futuro. Su madre siempre la tuvo sobreprotegida y bien atendida sin que la faltara de nada, lo que creo no solo una muchacha refinada y noble, sino también una altanera y aniñada chica que no sabia mucho del mundo exterior.

Según avanzaba su edad, la necesidad de experiencia de un mundo exterior fue creciendo, y así sus padres pactaron, que obtuviera tal experiencia junto a su tío, Sir Galahalt Halford de Aguasclaras. Así pues, partió con él a los Reinos del Este. Esto fue en gran parte estratagema de Alessa, pues así acallaría las continuas protestas de Zarantir por estar más tiempo con la joven y que se relacionara con su rama de la familia. Después de su marcha, fue posteriormente cuando Eámanë comenzó a notar la ausencia de su padre por asuntos del Kirin Tor y después lo declararon desaparecido.

Con la Casa Halford, vivió muchas aventuras. La chica se amoldó como pudo al estilo de vida de la Casa y pronto demostró su potencial con la magia, aunque sus refinadas costumbres no acababan del todo encajar.

Después partieron a la campaña de los Baldios por la llamada de armas del Rey Varian. Allí Eámanë percibió la cruda realidad de la guerra y la vida, lo que la hizo cambiar drásticamente tanto en pensamientos y formas, sobre todo por las nuevas responsabilidades que hizo recaer en ella su tío cuando estuviera ausente.

Estuvo un tiempo ayudando en la gestión de la Casa hasta que su tío volviera. Hizo todo lo posible por volver a reunir a los antiguos hermanos y seguir adelante con los objetivos y sueños que tenia su tío. También esta dispuesta a luchar por los ideales de la familia de su padre, eso si, sin perder nunca contacto con su amada madre a la cual aprecia sobre todo.

En sus últimas semanas en Ventormenta, ayudó en todo lo posible a su amado tío, se sintió mucho más útil que nunca en su causa y habría hecho todo lo posible para que esta salga adelante. La joven ha evolucionado a lo largo del tiempo y comienza a hacer honor a la fama de su madre y al apellido de su padre.

Después de los sucesos del Aserradero, Eámanë intentó continuar con la investigación de la extraña enfermedad y sus causantes con ayuda de los Cazadores de Brujas de la Casa Halford. Consiguió una pista y siguió una estela hacia unos nigromantes en paradero desconocido que se movían a través de acólitos bajo su mando.

Una tarde la muchacha desapareció y los hombres de su tío la buscaron. La encontraron en el puerto de Ventormenta y arremetió contra ellos de forma frenética y descontrolada con su magia. Consiguieron capturarla y retenerla en la catedral para ver que mal la afectaba para estar fuera de si y como poseída, solo pronunciaba las palabras "el amo...".

Aprovechando una distracción de sus custodios, la maga consiguió escapar lastimando todo aquel que se interponía en su camino a causa de lo que la estaba controlando. No consiguieron seguirla y actualmente está en paradero desconocido.

Finalmente, los aventureros contratados por Mirrowind consiguieron salvarla de su cautiverio y el Caballero de la Muerte Zelick le liberó de la extraña enfermedad. Reposó en Ventormenta recuperándose de sus fuerzas. Junto a ella estuvo su madre en esta época, bastante enfadada por los sucesos.

Alessa pretendía llevarse consigo a su hija, y cuando a esta no la quedaron más escuxas por fin hizo entrarla en razón. Así se despidió de sus amigas en una carta de su puño y letra:


A mis Queridas Amigas de la gran Capital:

No es menester ni placer estar aquí ahora mismo escribiendo estas palabras, pues las sospechas infundadas vieron finalmente luz y anuncian la incuestionable voluntad de mi Madre. A mis espaldas, me vigilan bultos y maletas preparados para el viaje mientras aún de fondo se puede escuchar a mi Madre dando órdenes a los sirvientes para que todo quede dispuesto lo antes posible…

Es como sospechábamos. El final de mi estancia en la Capital. Su voluntad ha sido siempre cumplida y parece ser que esta no era la excepción. Ya me quedé sin escusas y argumentos para retrasar la marcha. Ella tomó la decisión por mí. Además a raíz del último suceso…

Una Kaldorei joven paseaba con una gran bestia por dentro de la ciudad, esta desbocó y la víctima aunque leve, fue mi querida Madre… No fue apenas nada, solo un par de rasguños y una caida, fue más la mancha en su orgullo del acto en público. Esto la ha sacado de sus casillas en nuestra intimidad y no veía nada lógico que una criatura asi viajara por la ciudad sin una mínima vigilancia. Finalmente su estado de ánimo fue calmado por mis palabras, pero más por las de una viajera del Exodar que nos visitó hace poco días.

El simple hecho de contemplarla era increíble, nunca había tenido el placer de estar tan cerca de un Draenei. Todo lo que ella era, despertó gran fascinación en mi, así como me recordó todo lo que aún debía aprender, lo cual fue aplastado por el sentimiento de condena de la partida inmediata. Ella hablaba con una preciosa voz. Cada palabra y entonación retumbaban en mi cabeza encontrando paz y sosiego. Después de un rato de conversación, el rostro de mi Madre cambió en ese momento y con estas palabras dio por finalizado el hecho: “Creo que podemos dejarlo pasar, tenemos cosas más importantes de las que ocuparnos”.

La sonrisa de ese ser era tan hermosa que podría decir que iluminó la estancia. El sentimiento negativo, frio y de rencor que había antes en el lugar desapareció en un solo segundo. Fue algo impresionante y puede que a la vez perturbador al darte cuenta del brusco cambio. Por cómo se dirigía a mi madre y mi madre a ella, parecían guardarse respeto mutuamente. Eso es algo raro en mi Madre pues no valora a la buena a cualquiera así como así, por lo que considero la opción de que debían conocerse de hace un tiempo.

Una vez marchó la Draenei, volví a mi cruda realidad. Marcho de la Capital hacia Dalaran. Se acabaron las escapadas, el estar con vosotras, nuestras habladurías, nuestros paseos por los exteriores, los chicos, el beber algo con vosotras tranquilamente en un local… Se acabó lo bueno. Vuelta de nuevo al enclaustrado día si día también. No desprecio el conocimiento y el saber, todo lo contrario. Me fascina pero obviamente echaré de menos todo esto. Mi madre dice que solo pienso en perder el tiempo y no en mis estudios… Puede que quizás una época centrada me venga bien. Hecho en falta algo que solo los libros y el estudio me pueden otorgar pero siempre fui partidaria de que podía continuar aqui con ello, cosa que mi Madre desaprueba completamente. No solo por la "falta" de concentración ante tantos estímulos sino por los últimos acontecimientos y mi seguridad.

Pues, queridas amigas, con este escrito me despido de vosotras. Espero volver a veros pronto y que nos escribamos frecuentemente. Sois lo que más voy a extrañar de esta ciudad pues verdaderamente ya no me ata nada aquí. Solo tenéis que ver que mi madre me hizo adoptar su apellido y me ayuda a dejar en el olvido a los que me olvidaron en el pasado.

Sin extenderme más, nos vemos al atardecer en el puerto, en mi último día en Ventormenta.

Os quiere

Eámanë Eärendil

En la ActualidadEditar

Actualmente, la joven maga viajó de vuelta con su madre a Dalaran. Allí reside actualmente centrada en sus estudios y obligaciones, bajo la dura doctrina de su madre.

AparienciaEditar

Pelo rubio y largo muy bien cuidado y peinado. Tiene una cara angelical que hace pensar que es más joven de lo que realmente es. Finos labios acompañados de unos preciosos ojos castaños. Suele tapar sus rasgos de Semielfa con sus peinados pero por su vocabulario respecto al tema, no parece avergonzarse de ello para nada.

Es de complexión delgada, con bonitas formas femeninas en su cuerpo que recuerdan constantemente que ya es una mujer. Suele vestir de forma elegante siempre y va bien acicalada y arreglada. Solo verla despierta la sensación de que cuida mucho su apariencia y aspecto.

CarácterEditar

Antes era una chica muy aniñada y mimada, una vividora de la vida que aprovechaba cualquier alto para escaparse a disfrutar con sus amistades. Ahora mucho ha cambiado después de conocer algo más del mundo. Se ha vuelto más seria y centrada aunque sigue teniendo alguno de sus "toques".

Al igual que cambio psicológicamente, también se ha convertido en alguien letal en las artes arcanas. Siempre se dijo que tenia un gran potencial y que estudiando y controlándolo podría llegar a tener un gran poder. últimamente lo está demostrando con creces.

FamiliaresEditar

  • Humano.jpg Zarantir Galenford: Padre de Eámanë. Siempre verá a su hija como la pequeña con la que nunca pasó el suficiente tiempo por culpa de la estricta tutela de Alessa, su esposa. Sirve actualmente al Kirin Tor aunque su paradero es totalmente desconocido y estos no se pronuncian al respecto.
  • Elfa de Sangre.gif Alessa Eärendil: Gran arcanista de Dalaran, ostenta un importante puesto entre los suyos. Alta Elfa, se fijó en el humano Zarantir por el que tuvo una gran pasión amorosa, aunque la distancia y grandes diferencias entre ambos les hicieron distanciarse. Su gran preocupación es su hija por la cual daría la propia vida. Hace todo lo posible por seguir en comunicación y estar con ella.
  • Humano.jpg Galahalt Halford: Barón de Aguasclaras y actual líder de la Casa Halford. Es el tío de Eámanë y hermano de Zarantir. Tiene un gran aprecio y cariño a su sobrina y esta le corresponde en tal afecto.

GaleríaEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar