Fandom

Wiki Errantes

Donovan Alphonse Philips

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Horda.png
Donovan Alphonse Philips
Imagen de Donovan Alphonse Philips
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Apodo Devourer
Título Caballero, Sargento del Ébano
Género Masculino
Raza No-muerto
Edad 27 años †, 37 años actuales
Clase Caballero de la Muerte
Alineamiento Neutral Malvado
Ocupación Sargento en el Bastión del Ébano, Comerciante (anteriormente), Soldado raso de Lordaeron (anteriormente)
Lugar de nacimiento Lordaeron
Residencia Cerro del Cuervo, Bosque del Ocaso
Afiliación Los Renegados, la Espada del Ébano.
Estado No-muerto

TrasfondoEditar

Olía a pan recién hecho, la mesa estaba puesta y una de las sillas estaba volcada. Sin duda los había cogido por sorpresa, quizás incluso durante la bendición de la mesa. Deje el cadáver de la mujer tirado sobre la alfombra. Me giré y me dispuse a salir de la casa –  ¿Un sollozo?  - Parecía provenir de la cocina. Debía asegurarme de que no hubiera supervivientes o todos estaríamos condenados.

No había rastro de la persona que había proferido aquel sollozo, aunque quizás me equivocaba. Por el rabillo del ojo percibí un ligero movimiento, sin duda alguna algo se había movido cerca de la alacena y al acercarme a comprobarlo lo oí. Era un llanto débil y entrecortado. Abrí con cuidado una de las puertecillas del armario y la vi. Debía tener unos cinco años, su pelo era sedoso y de un rubio prístino. Su piel clara y las mejillas sonrosadas. Nada en ella parecía indicar que estuviera enferma. Pero quién era yo para desobedecer una orden. Saque a la niña de su escondite y la sujete con firmeza mientras con la otra sacaba la daga de mi cinturón. La hundí en su pecho con firmeza en el punto justo dónde no sentiría dolor y no agonizaría.  No se cuanto tiempo permanecí con su cuerpo inerte entre mis brazos pero recuerdo el olor a orina y el humo, me escocían los ojos, señal que debía salir de allí y que el final estaba cerca. Recuerdo su gemido lastimero, agónico y débil. Sus ojos desorbitados tornándose grises mientras expiraba su último aliento.  

Fuera, Stratholme, era consumida por el fuego y el humo. Y con las cenizas de la ciudad aún candentes, Arthas nos dirigió al frío norte. Todo se perdió en los yermos del norte. Los pocos que conseguimos regresar a Lordaeron, después de que Arthas nos abandonara en Rasganorte, lo hicimos solo para alargar nuestra agonía. La matanza de Stratholme había provocado el desconcierto y la desconfianza en Lordaeron.

Mi esposa y mis hijos me llamarón monstruo y me dieron de lado. Ahora solo espero que hayan corrido mejor suerte que la mía. Cuando Arthas regresó para reclamar el trono y asesinar a su padre, solo tuvimos dos caminos a elegir, la sumisión o la muerte. Me equivoqué al creer que la muerte me liberaría, solo alargó mi sufrimiento. Hasta que Sylvanas llegó y nos arrancó de las frías manos del autoproclamado Rey Exánime dándonos una causa por la que luchar; la venganza.

Con el tiempo nos dimos cuenta que el poder del Rey Exánime abarcaba más que la convicción y la voluntad. Volvimos a caer presos de la manipulación, el dolor y la angustia. Y así, junto a muchos otros, nos vimos imbuidos con un poder que nadie había logrado obtener hasta ahora; la capacidad de controlar y manipular la muerte para luchar en el combate. Ingenuos de nosotros por creer que el Rey Exánime nos daba algo. Fuimos de nuevo esclavos hasta aquel día en las tierras de la peste, dónde sentí calor y aceptación por primera vez desde que había muerto. Volvimos a ser libres, y ésta vez no volveríamos a caer en las demandas de nuestro creador.

Mi antiguo nombre solía ser Donovan Alphonse Philips. Fui humano en vida, tuve esposa e hijos. ¿Cuanto tiempo ha pasado desde que saboreara un pedazo de pan recién hecho, el cálido contacto de mi mujer y el reír de mis hijos?  Mi señora Sylvanas Windrunner me rebautizó como Devourer por mi ansia de lucha. Éste es mi pasado comandante, así fue como me convertí en lo que ahora soy. La muerte no me asusta, pues ya estoy muerto; el dolor no me afecta, pues ya estoy muerto; el hambre y la sed no merma mi cuerpo, pues ya estoy muerto; el ansia de lucha es mi fuego y lo único que me hace sentir aún vivo.  

AparienciaEditar

Moreno de piel violácea. Estatura 1'72m y peso 53kg. Los rasgos más identificativos son la falta del ojo derecho y la mandíbula metálica.

CarácterEditar

Frío, agresivo con fuertes convicciones; no es fácil hacerle cambiar de opinión. Es de pocas palabras y directo, si algo no es de su agrado lo dirá sin tapujos. No pierde el tiempo siguiendo estándares, protocolos o etiquetas, pero eso no quita que en ciertas circunstancias acepte "las formas correctas" si ello le proporciona beneficio.

FamiliaresEditar

  • Adelaida Alphonse Gallagher: Ex-esposa. Regenta una pequeña panadería en su propia casa en la ciudad de Ventormenta. (33)
  • Caledor Alphonse Gallagher: Hijo. Vigía en Villa Oscura. (17) Fallecido.
  • Elvira Alphonse Gallagher: Hija. Vive en Ventormenta con su madre aprendiendo el oficio de ésta.(11)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar