Fandom

Wiki Errantes

Defendiendo Crestagrana

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentario1 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Defendiendo Crestagrana (Campaña Militar)
Imagen de Defendiendo Crestagrana (Campaña Militar)
Información de la Batalla
Fecha Inicia el lunes 15 de septiembre a las 19h
Lugar Inicia en Ventormenta
Resultado En proceso
Beligerantes
Guardia de Crestagrana
Voluntarios de La Alianza
Orcos de Roca Negra
Comandantes
Gran Maestre Näi Togaguja
Capitán Gavinthos
Heraldo Oficial Nébula

Introducción On RolEditar

- Nunca me ha gustado Villadorada - gruñó Velatian mientras descabalgaba de su montura.

Näi Togaguja pensaba igual que el paladín, pero prefería reservarse su opinión. Al fin y al cabo Velatian hacía apenas unas semanas que había entrado en el gremio, y es conveniente que el Gran Maestre mantenga las distancias con los escuderos. Así se mantiene la autoridad.

El anciano gnomo apagó su mecazancudo y recogió su macuto. Antes de saltar miró a su alrededor. Villadorada ciertamente se había convertido en un lugar extraño y bohemio, lleno de personas y seres venidas de todos los lugares de Azeroth . Villadorada les ofrecía atractivos innegables, porque ahí estaban más alejados de las estrictas normas de la capital, Ventormenta. Las Patrullas Reales apenas entraban en el poblado, que se había convertido en un nido de buitres donde el pillaje y los duelos estaban a la orden del día.

- ¡Alehop! - exclamó Näi mientras bajaba de un brinco de su montura. - Veamos, según la carta certificada remitida a la hermandad, el punto de encuentro es este, la Posada Orgullo de León.

- Una gran elección, sin duda - dijo sarcásticamente el escudero.

Humano y gnomo entraron en la Posada, que estaba muy concurrida a esas horas de la tarde. Näi tuvo que preguntar al Alguacil Dughan por el Capitán de la Guardia de Crestagrana para saber que lo esperaba en una de las habitaciones de la segunda planta.

Näi no conocía al Capitán Gavinthos. Puede que se hubieran cruzado alguna vez, pero no tenían trato personal. Cuando el gnomo recibió la carta suplicatoria, supuso que se iba a enfrentar a una propuesta de campaña militar. Los Heraldos de Gilneas llevaban varios meses inactivos, desde la última campaña en Gnomeregan, por lo que era también una buena oportunidad de desentumecer a los Heraldos y demostrar que están preparados para la guerra.

TOC, TOC. "Adelante" suplicó una voz potente desde dentro. 

- Maese Togaguja - el Capitán Gavinthos se levantó y se acercó a estrecharle la mano - un placer conocerle. Muchas gracias por venir.

- Lo mismo digo Capitán - dijo sinceramente Näi esbozando una sonrisa. - Mire, este es Velatian, futuro heraldo... pero de momento mi escudero personal - Velatian y Gavinthos se saludaron protocolariamente. - Si no le molesta, participará de la reunión y tomará nota de lo que digamos.

Gavinthos reflexionó durante un momento y asintió. Después les pidió que tomaran asiento y acercó unas tazas de té con pastas. El té estaba demasiado frío y las pastas demasiado calientes... Tras unos minutos de conversación vacua, el Capitán fue el primero en ir al grano.

- Bien Maese, tengo un problema y necesito que me ayude.

- Bien Capitán, arreglar problemas es mi especialidad.

- Eso está bien - el humano se rascó la frente y continuó. - Estamos perdiendo Crestagrana.

El anciano mago no se inmutó, como habría esperado el Capitán. Tal vez ya estuviera informado, o tal vez no le importara mucho.

- Los orcos Roca Negra llevan años siendo un problema en la región, pero más o menos los manteníamos a ralla, lejos de Villa del Lago. Pero en las últimas semanas estos orcos están experimentando una inusual actividad. Han multiplicado por cuatros sus incursiones y se muestran especialmente beligerantes - mientras hablaba Näi se sirvió más té. - Y lo que es peor, están empezando a atacar por distintos frentes. Como Capitán de la Guardia de Crestagrana ha sido mi deber defender prioritariamente Villa del Lago, pero ello me ha impedido reforzar otros enclaves. Los orcos nos han rodeado y se han hecho con el control de la pedanía de Molino de Alther y con el control estratégico de la avanzada de Tres Caminos, cortando la ruta comercial del Reino por el este. 

- La situación es grave - confirmó Velatian, a quien Näi le dirigió una mirada severa por participar de la conversación. El humano pilló el concepto.

Näi dió un último y sonoro sorbo a su taza de té y se lamió el bigote.

- ¿En qué podemos ayudaros, Capitán?

- Necesito que me ayuden a recuperar esos enclaves y a reforzar mis efectivos en la lucha contra los Roca Negra. El objetivo es hacer que retrocedan, al menos, hasta su emplazamiento anterior.

- Comprendo - Näi se masajeó el bigote. - ¿Por qué no ha pedido ayuda al ejército del Rey?

- El Rey se ha comprometido ha enviar un destacamento que está ahora en Pandaria, pero llegará dentro de un mes, no dispongo de tanto tiempo.

- Suponiendo que los Heraldos pudiéramos ayudar ¿cuántos efectivos tiene usted para afrontar estas batallas?

- Cien hombres, Señor - el Capitán Gavinthos se mostraba nervioso. - Quizás más, hemos emitido un bando en las regiones colindantes pidiendo ayuda a todo aquel que quiera servir a su patria. Les ofrecemos una buena soldada, pero de momento nadie se ha presentado voluntario.

- Hablando de soldadas, Capitán - Näi intentó ser cuidadoso en sus palabras. - Nosotros somos un gremio militar al servicio de la Alianza, no somos mercenarios. Pero Ventormenta no nos financia, sólo tenemos crédito del Kirin Tor y el respaldo puntual de Gilneas y Gnomeregan. Con ello pagamos las deudas del día a día que genera la Hermandad, pero no podemos hacer frente a una campaña militar. Por ello deberíamos firmar un acuerdo militar para percibir soldada suficiente para sufragar gastos. 

- Ya, bueno, sobre el dinero...

- Reitero que no queremos ganar dinero con esto, pero necesitamos cubrir los gastos básicos que supone este desplazamiento, la compra de armas nuevas, equipo apropiado, algún caballo que no esté moribundo, algún que otro Descacharracabezas Astronómico 4000X... ya sabe, lo esencial. ¿Puede pagarnos?

- Sí, el dinero no debería ser problema. La Guardia de Crestagrana tiene asignada una cuota de gasto a cargo de las cámaras del Rey. Incluso si rebasamos esa cifra, si la campaña es exitosa nadie nos podrá decir nada.

- Confíe en nosotros, le ayudaremos a defender Crestagrana - sonrío Näi. 

"Ah, volvemos al juego" pensó el Gran Maestre, radiante, mientras estrechaba la mano al Capitán Gavinthos para rubricar el acuerdo.

TrasfondoEditar

La Guardia de Crestagrana pide la ayuda de los Heraldos de Gilneas para defenderse de la inusual actividad de los orcos Roca Negra, que ya han conquistado Tres Caminos y Molino de Alther, y que están a las puertas de Villa del Lago. Los Heraldos se unirán a los 100 hombres de los que dispone el Capitán Gavinthos. El Capitán, el Gran Maestre de los Heraldos y la Oficial Nébula, dirigirán la ofensiva.

Desarrollo Editar

1. Näi llega a un acuerdo con el Capitán Gavinthos. Los Heraldos defenderán Crestagrana.

2. Näi convoca a los Heraldos a empezar la campaña el lunes.


Consecuencias Editar

Desconocidas, de momento.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar