Fandom

Wiki Errantes

Celia Delacoûr

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Alliance.png
Celia Delacoûr
Imagen de Celia Delacoûr
Información del personaje
Servidor Los Errantes
Género Femenino
Raza Semielfa
Edad 110 años
Clase Hechicera
Alineamiento Neutral Bueno
Ocupación Transcriptora, Sastre
Lugar de nacimiento Alterac
Afiliación La Alianza
Estado Viva

TrasfondoEditar

OrígenesEditar

Celia nunca llegó a conocer a sus padres, se crió entre las majestuosas murallas de la ciudad de Stromgarde junto a su tía Miriam. Pasaron muchos años antes de que el Paladín Rodrik Delacoûr de Lordaeron se hiciera responsable de su educación, convirtiéndose en su tutor.

A pesar de la dedicación de Rodrik, sus obligaciones para con su pueblo le forzaron a tomar la decisión de enviar a Celia a la academia de Villanorte en el reino de Ventormenta, a pesar de su potencial innato para la magia. Allí comenzó sus inicios de aprendizaje sobre la Luz Sagrada, por la insistencia de Rodrik. Celia nunca finalizó sus estudios pues se escapó del convento.

Instrucción y potencial mágicoEditar

Vagó durante día y medio por el bosque de Elwynn, donde escapó de peligros cercanos como lobos, murloks y otros riesgos. Su potencial mágico salió a relucir con fuerza tratando de evitar la muerte que acechaba en cada rincón. No obstante su irresponsabilidad no pasó desapercibida pues, Calysta Delacoûr, encontró a Celia y la tomó como su protegida a pesar de que nunca informó a Rodrik de que la había encontrado. La archimaga desgarró la capa de la muchacha en el bosque, cerca del cubil de unos lobos y todos la dieron por muerta.

Celia trabajó con Calysta, aprendió hechizos del fuego y del hielo, de lo arcano, y aprendió a controlar su poder. Estudió sin dilación durante muchos años hasta que Calysta le entregó un cristal de color verde y un libro de magia oscura, mostrándole una preparación superior, una magia mucho más potente de la que hasta ahora ella había canalizado. La muchacha no comprendió al principio el peligro que comportaba lo que iba a cometer y Calysta preparó a Celia para un viaje.

ConversiónEditar

Celia había sido preparada para canalizar un poder muy fuerte, y cuando estuvo preparada, Calysta contrató a un grupo de mercenarios y a dos porteadores para hacer un largo viaje del que no informó de su ubicación a Celia. El comienzo del viaje llenó de armonía a la joven pues ver los parajes de Crestagrana y del propio bosque de Elwynn sin peligros le dio una visión amplia de su entorno, siempre encerrada en la torre de magia. Pero en cuanto las enormes puertas de piedra de las Tierras Devastadas se abrieron ante sus azules ojos, temió.

El camino fue duro, el olor a azufre, la cercanía y el calor de la lava abrasaron su piel, sus manos se agrietaron y los vahos del interior de la tierra la aturdieron. Cuando llegaron a su destino, el enorme esqueleto de un dragón les esperaba junto a un círculo de muerte dibujado sobre su extinto abdomen.

La joven no entendió la situación, pero finalmente, cuando la energía vil atravesó su organismo, cientos de marcas se tatuaron perpetuamente en su cuerpo y sus ojos se encendieron del color verde del fuego vil. Entendió lo que sucedía mientras la muerte se aferraba a lo poco que quedó de su cordura.

Rodrik y un grupo de Paladines interrumpieron la acción de Calysta, pero Celia quedó marcada para toda su vida.  A partir de entonces la propia luz del sol dañaba y quemaba su piel, mientras que la energía vil le impidió continuar realizando hechizos.

DalaranEditar

Ante la imposibilidad de Rodrik de cuidar de Celia durante más tiempo, pidió ayuda a su hijo Alden, mago de batalla de la mágica ciudad de Dalaran. El joven había escuchado muchas historias de la profesora Ilveria Crisolardiente y de su inclinación hacia la magia responsable, por lo que al saber que se trataba de su hija, decidió ayudarla. La energía vil que corría por sus venas impedía que pudiera realizar sus hechizos con la potencia necesaria y en ocasiones incluso su propia personalidad se veía truncada por su afección. Alden la instruyó en el auto-control y en la justa medida.

Matrimonio y madurezEditar

Celia y Alden contrajeron matrimonio antes de marcharse a vivir a Tirisfal en las tierras de su padre. Ante la imposibilidad de Celia de tener vástagos, tanto ella como Alden se dedicaron a hacer del mundo un lugar mejor, ayudando a todo aquel que lo necesitara, pero ambos diferían en una cosa: Celia había hecho el juramento de que jamás arrancaría una vida, y eso contrarió a Alden, pero lo respetó. Alden se alistó al ejército de Lordaeron como mago de batalla, mientras que su mujer se dedicó a la transcripción.

Llegaron tiempos duros, Dalaran sucumbió, la plaga se cobró las tierras del norte. Rodrik fue asesinado y Alden partió a las heladas tierras de Rasganorte con la Cruzada Escarlata para obtener la venganza por la muerte de su padre, mientras Celia se quedó en los Reinos del Este esperando que la guerra terminara, sacando de allí a los pocos niños que quedaron con vida para emigrar al Reino de Ventormenta.

No volvió a ver a su marido. Pero jamás perdió la esperanza de encontrarle, quizá habría perdido la memoria así que pasados los años, con el dinero que tenía ahorrado decidió contratar a un elfo de sangre para que le encontrara. Ella misma vagó por todo Azeroth buscándole hasta que pasados unos años, decidió instalarse en Dalaran y ofrecer nuevamente sus servicios como transcriptora y sastre para pagar a su buscador.

Lord Ébeno WallaceEditar

Uno de sus benefactores principales fue Lord Ébeno Wallace, un noble de extraño pero exquisito comportamiento que contrató sus servicios para hacer un particular encargo. A pesar de que en un principio se negó, utilizó sus conocimientos mágicos y la ayuda de unos mercenarios para transcribir algo muy delicado. Un diario casi quemado. Celia se pasó mes y medio para poder copiar y transcribir dicho diario sin descanso.

A partir de entonces se hizo cargo de los asuntos personales de Lord Ébeno, y se mudó a Ventormenta, pues tanto en Theramore como en Dalaran tenía una sentencia de muerte. En Theramore, un trol llamado "El Congelavidas" intentó acabar con ella, y en Dalaran los cazadores de magos comenzaron a buscarla por haber hecho un muy irresponsable uso de la magia cuando tuvo que transcribir el diario.

Últimos díasEditar

Celia recibió la nefasta noticia de que Alden había fallecido en Corona de Hielo, junto con el agravante de su enfermedad, llegó a un punto de no-retorno. Se despidió con cariño de aquellas personas que estuvieron con ella, y se reunió con su hermano antes de partir a Rasganorte en un viaje del que no volvería jamás.

AparienciaEditar

Celia Delacoûr era una semi-quel'dorei que se esforzaba por ocultar su condición, tanto entre otros humanos como sus propios congéneres quel'dorei. El racismo hacia los mestizos hizo que siempre llevaba su larga melena de color rojizo como la sangre, o una capucha, tapando sus puntiagudas orejas, muy pocos eran conscientes de su condición.

Heredó de su madre Ilveria Crisolardiente sus ojos azules y su rostro afilado, de nariz redonda, boca pequeña y pómulos rosados, tanto como su piel nívea y frágil. De estatura moderada, medía 1 metro y 65 centímetros y pesaba cincuenta y dos kilogramos, su estructura corporal de por sí era endeble. Su forma de caminar era digna de una dama de alta cuna a pesar de sus orígenes humildes y de su educación inicial, con un exquisito sentido del gusto por la moda. Celia caminaba siempre con un atuendo del nivel de una hechicera de su nivel, adornado con ornamentos y filigranas sus ropajes de seda.

A pesar del físico esbelto de Celia, nunca mostraba su cuerpo, ni tan si quiera de sus propias manos, iba siempre cubierta por su enfermedad. 

CarácterEditar

Celia es un personaje reservado, guardaba un mundo interior muy rico que no solía mostrar a nadie a pesar de su calidez. Educada, paciente y calmada, eran pocas las veces se veía nerviosa o preocupada. Su carácter era esperanzador a pesar de tener el alma llena de cicatrices. La esperanza de volver a encontrar a su marido era un punto clave en su comportamiento cercano. De vez en cuando olvidaba hablar en común, conversando con el acento del norte de Lordaeron, el tosco idioma del reino de Strom o el propio Thalassiano, por lo que no siempre se entendía lo que trataba de decir.

Hacía el bien sin importar si era o no lo correcto, hacía lo que tenía que hacer aunque su corta experiencia con la vida real fuera de las torres mágicas hiciera que tomara decisiones muy poco recomendables.

CuriosidadesEditar

- Celia tenía una hipogrifo llamada Violeta, que antaño fue compañera de batalla de su marido.

- También tenía un bolsillo de costurera del que habituaba sacar muchas cosas. En realidad era una bolsa de vacío en la que guardaba algunas de sus posesiones más valiosas.

- Le regaló a Claryse Vientosur su osito de peluche, Popi.

- Fue fiel a su marido hasta el último momento.

FamiliaresEditar

  • Belthas. Belthas Akhael Crisolardiente — Hermano por parte de madre.
  • Ilveria. Ilveria Crisolardiente — Madre fallecida
  • Krulgir. Krulgir Valghor — Padre fallecido
  • Miriam. Miriam Valghor — Tía
  • Alden. Alden Delacoûr — Marido fallecido
  • Rodrik. Rodrik Delacoûr — Padre adoptivo fallecido 
  • Calysta. Calysta Delacoûr —  Madre adoptiva

Frases y anécdotasEditar

"Allí donde una persona intenta ser cariñosa oculta odio. Allí donde una persona transmite un odio intermitente, oculta amor. Allí donde una persona calla en silencio está deseando gritar a los cuatro vientos lo que siente. Allí donde una persona habla demasiado oculta sentimientos bajo sus palabras. Y allí donde el corazón pronuncia, la mente esconde." — Vega del Amparo.

"Mi corazón me da la serenidad que necesito para afrontar aquello por lo que no puedo luchar y la fuerza para luchar por aquello que debo afrontar." — Dalaran.

"Para ser un buen líder tendréis que escuchar oportunamente a vuestro corazón y oportunamente a vuestra mente, sólo así hallareis el equilibrio que os hará invencible en el reino de los hombres." — A Anduin Lothoren.

"Dar la vida por lo que se ama no es una estupidez, es un deber" — Hablando sobre Alden.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar