Fandom

Wiki Errantes

Batalla de la Ciudad de la Muerte

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Batalla de la Ciudad de la Muerte
Imagen de Batalla de la Ciudad de la Muerte
Información de la Batalla
Fecha 08/08/2013
Lugar Ciudad de la Muerte, Tierras Fantasma
Resultado Victoria de Quel'Thalas
Beligerantes
Quel'Thalas
La Plaga
Comandantes

Trasfondo:Editar

Las Tierras Fantasmas se mantenían en un inquietante silencio en aquella noche. Desde la caída final de Zul’Aman y el cese de la presencia de los trol del bosque, los forestales de Quel’Thalas junto a los magíster se habían dedicado a tareas de reconstrucción y mejora de caminos, los cuales a su vez eran más seguros. Agentes de los Errantes notificaban que sin embargo, desde hacía varios meses se había divisado a varios grupos de no-muertos dirigiéndose hacia el extremo meridional, donde estaba situada la Ciudad de la Muerte. También añadían que varios soldados de patrulla habían sido sorprendidos por el vuelo de una banshee que aterrorizaba con sus chillidos a los guerreros y que sólo se aparecía en noche cerrada, siempre cerca de los portones de la ciudadela del Azote.

Un destacamento del ejército thalassiano comandado por Seldune Namardan y reforzado por voluntarios del cuerpo de seguridad de Lunargenta coordinados por Anderion se aproximaban hacia el enclave no-muerto para neutralizarlo con el objetivo de que en un futuro, cuando las fuerzas thalassianas estuviesen en Kalimdor, no molestasen a los que se quedasen a defender el Alto Reino. Portaban con ellos dos cañones shao-tien que se habían empleado en maniobras militares dos días atrás y que estaban preparados para desatar su poder contra el enemigo. Según avanzaban por el lateral oriental de la Cicatriz Muerta comenzaban a detectar tímidas patrullas de plagados que deambulaban sin aparente orden, a un paso lento, pero que de ninguna manera componían grandes números como en el pasado.

Finalmente, las tropas de Quel’Thalas llegaron a las puertas de la Ciudad de la Muerte. Explicándoles la estrategia a los presentes, Seldune dispuso los cañones no apuntando contra las verjas, sino contra un punto en el medio del umbral de las mismas. El planteamiento consistía en atraer a la Plaga con un cebo para que ellos mismos saliesen de su fortaleza, presentando batalla en el exterior. En el momento que apareciesen, los cañones shao-tien tratarían de sorprenderles y desplegar su artillería contra ellos. Con la estrategia aprendida, varios combatientes se posicionaron al frente de las puertas. El trol Akalai, que había venido de Kalimdor gritó contra los no-muertos del interior con furia mientras que lady Namardan sopló un cuerno de batalla thalassiano que rompió la sepulcral calma de la noche. Tras apenas un minuto de silencio, las verjas de la entrada chirriaron alzándose, la batalla había comenzado…

Texto de la batalla:Editar

Los sonidos metálicos de los soldados de la Plaga, amortiguados en la distancia empezaron a ser más fuertes y audibles según avanzaban. El hediondo olor a podrido y a muerte que rezumaban era asimismo más perceptible. Mientras el enemigo avanzaba, los thalassianos se retiraron hacia atrás para dar espacio a los cañoneros, quienes esperaban la señal para disparar. De las puertas de la Ciudad de la Muerte salían en un bloque sorprendentemente compacto más de ciento cincuenta plagados, a un paso lento pero decidido en dirección a los intrusos. Cuando estuvieron a tiro, Seldune alzó su espada, significando la orden que esperaban los artificieros. Los cañones mogu rugieron con ferocidad y su letal fuego cayó sobre las tropas enemigas en formación, acabando con aproximadamente la mitad de ellos en un violento estallido.

Aprovechándose de la momentánea confusión de los adversarios, la caballería thalassiana cargó derribando a las dos primeras columnas. Seguidamente, los soldados plagados atacaron al encuadrarse y comenzó el combate cuerpo a cuerpo. Las flechas certeras de los forestales atravesaban cráneos y detenían ataques contrarios. El capitán Kaer y Malanior lanzaban sus certeros dardos contra los arqueros de la Plaga, que caían al vacío al ser alcanzados en sus altas posiciones. Los brujos Daelran y Lyreth sometían a un infierno de fuego vil, calcinando a los no-muertos que se aproximaban, mientras que los trols Veruno y Akalai, combinando magia y acero dejaban en su espacio una pila de cadáveres inertes. Anderion y Seldune con plegarias a Belore invocaban la luz divina para exorcizar y fulminar a los plagados que eran purgados de su fatal existencia.

Sin embargo, también los muertos causaban heridas en los soldados thalassianos. Durante el encarnizado combate los heridos empezaban a retirarse a posiciones más seguras y algunos soldados yacían muertos a causa del acero del Azote. No obstante, la Plaga estaba perdiendo y justo cuando quedaban tan sólo nueve en pie de ellos, apenas pudiendo sostenerse un chillido de angustia se escuchó, deteniendo el combate. Una banshee en lamento descendió de las nubes negras de la Ciudadela y absorbió la esencia de sus propios guerreros necróticos, potenciándose y dejando escapar un gemido de diabólico placer al hacerlo.

La Dama de Sangre Amariel se unió desde los refuerzos e hirió con la luz divina a la aparición fantasmal, la cual se enfureció entonando un espeluznante cántico fúnebre tras el cual inició una serie de conjuros y maldiciones que dejaron fuera de combate a numerosos atacantes. Empero, los demás combatientes continuaron en la lucha, en la que la banshee continuó demostrando un poder inaudito. Sin embargo, el poderío de los vivos era mayor, y tras varios ataques más el veterano de guerra Anarel Rabiasolar se encargó de desterrarla del plano físico hendiendo su lanza consagrada en la cabeza etérea de la banshee, que dio un grito de dolor y se desvaneció, dejando restos de ectoplasma en el lugar.

La batalla había finalizado con victoria para el ejército de Quel’Thalas, resultando en la destrucción de las fuerzas de la Plaga mientras que por parte de los atacantes se contaban varios heridos y algunos muertos. Los militares se encargaron de tomar finalmente el bastión exterior (que no el resto de la ciudad por dentro, donde todavía quedarían residuos, pero desde ese momento encerrados) de la Ciudad de la Muerte, clausurando los portones y echando las verjas para asegurarse que nada más saldría de aquel mefítico lugar. Mientras tanto, Eronah y Amariel ayudaban a los sacerdotes y personal sanitario a atender a los heridos. El capitán Anderion, fue trasladado a Lunargenta por la gravedad de sus heridas, a la vez que aquellos con lesiones más leves eran tratados en Tranquillien o cerca del campo de batalla.

Con el triunfo militar de la noche, las Tierras Fantasma quedaban así aseguradas para la mejor defensa futura del reino, neutralizando al principal punto de poder de los residuos de la debilitada Plaga en las Marcas del Sur.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar