Fandom

Wiki Errantes

¿Quién es tu mejor amigo, orco?

1.451páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Forsaken.png

Este texto es un panfleto propagandístico publicado por Tretiak (Miembro del Culto de los Malditos infiltrado entre los Renegados) durante la época del Cataclismo. Original: http://eu.battle.net/wow/es/forum/topic/927079455


La Horda ha superado los mayores retos desde su lejana fundación en Draenor. La destrucción de nuestra capital, Orgrimmar. El desenmascaramiento de las peores traiciones internas. El caos, la escasez, el hambre. 

Es en estos momentos de tremenda necesidad cuando buscamos con mayor tesón una mano amiga a nuestro lado. 

¿Y qué es lo que encontramos? 


Los trols. El eslabón perdido de las razas de Azeroth. Seres primitivos que acostumbran a reunirse en el fango y gustan de trepar por los árboles, afición que heredan de sus parientes más cercanos, los simios de Tuercespina. 

Los trols son una raza nómada por imposición. Históricamente, todas las razas que se han encontrado en el infortunio de toparse con estas bestias han aunado esfuerzos para expulsar la vileza de este especie de la tierra. Ha sido así siempre, con los humanos, los elfos, los múrlocs, y los naga. 

La Horda, en su infinita bondad, acogió a una de las manadas de trols más débil de todas a su llegada a Kalimdor: los Lanza Negra. Entre los logros más destacados del lumpen trol se encuentra la impudicia de proferir los peores insultos y amenazas contra nuestro Jefe de Guerra, y su autoexilio a los páramos del sur de Durotar, donde se dedican a domesticar alimañas y a procrear entre ellos. 


Los tauren. Esta subespecie animal data de los tiempos de la Primera Guerra, cuando los brujos humanos liderados por el rey Llane Wrynn crearon una horrible mutación mediante el cruce del kodo y la vaca en un intento desesperado de crear un ejército de demonios capaz de superar la fuerza bruta de los ogros de la Horda. 

Los desechos de este fallido experimento fueron expulsados a Kalimdor, donde posteriormente serían encontrados por la nueva Horda, que los salvó de la exterminación en un acto de misericordia. 

Los tauren forman la raza con el cerebro más pequeño de todos los seres sapientes de Azeroth. Su animalismo genético fue pervertido en el proceso de la brujería que los convirtió en especie, lo que certifica su obsesión por crear poblados en los lugares más altos que encuentra, en imitación de los nidos de ave, o su tendencia a montar kodos y convivir con ellos en el estiércol. 

Dos importantes hechos sintetizan la vileza de este crimen contra la Naturaleza: los Tótem Siniestro, miembros fanáticos del Martillo Crepuscular y traidores a la Horda, son tauren, de la misma forma que su antiguo cabecilla, quien intentó asesinar a nuestros Jefe de Guerra en la mismísima Orgrimmar. 


Los elfos. Miembros de segunda categoría y parias de la Alianza, fueron expulsados y perseguidos por sus antiguos aliados humanos al descubrirse su juramento de lealtad secreto a los demonios de la Legión Ardiente y a Illidan el Traidor. Ante esta situación, los elfos pactaron con trols y taurens su entrada en la Horda, que los orcos, tras la presión e insistencia de sus "camaradas", decidieron aceptar en acto de buena fe. 

Los elfos sienten una pasión innata por la energía vil. Su drogadicción es tal que ningún miembro de esta raza puede considerarse como útil, ya que necesitan vivir permanentemente enganchados a los oscuros ingenios fabricados para satisfacer sus perversiones. Su relación demoníaca puede verificarse mediante el brillo verde de sus ojos (aunque los más astutos logran disimularlo). 

Las proezas de los elfos y sus súcubos se limitan a organizar fiestas pervertidas en los suburbios en los que se arremolinan, en Lunargenta, al norte de Lordaeron. Por suerte para la Horda, su deprevación se encuentra lejos de nuestra querida Kalimdor. 


Los goblins de Kezan. Estos diminutos animales se asemejan fisiológicamente a un gnomo enfermo, y se ha determinado que a través de su carne y su sangre se propagan el doble de enfermedades que a través de las ratas y las cucarachas. 

Los goblins son un aliado de última hora de la Horda, a la que se unieron después de volar por los aires deliberadamente las islas donde se pudrían. 

Actualmente, los goblins malviven en un rincón de nuestra gloriosa capital Orgrimmar, que se afanan en emponzoñar con sus venenos sintéticos que acostumbran a utilizar como caldo de cultivo y comida. 

Además de dedicarse a dinamitar sus propias casas, los goblins viven permanentemente en la traición, que ya intentaron contra nosotros en su complot fracasado de acabar con la vida de Thrall.


¿Pero, y los renegados? 


La honorable raza de los renegados es ya un miembro histórico de la Horda, y, junto a los orcos, la raza que lucha con más ahínco por la liberación de Azeroth de las pérfidas garras de la Alianza. 

Los nuevos soldados de los renegados llegan a este mundo con la inspiración guerrera del estandarte de la Horda, y dan su vida con valor por defender los valores espirituales y las enseñanzas de nuestro honorable Jefe de Guerra. 

¡Los renegados son el aliado más fiel de los nobles orcos! 

Nuestros camaradas los renegados están luchando en estos momentos contra los más temibles enemigos de la Horda: los astutos huargens. 


¡Es nuestro deber como miembros de la Horda expulsar a toda la Alianza de la faz de Azeroth! 

¡A las armas! ¡Todos a Lordaeron! 


¡Por la Horda! ¡Por los renegados! 

¡Lok'tar! 

¡O'gar!

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar